LETRA DESATADA | Toca rapidito

Mercedes Chacín

0

Toca. La estatua de Colón fue derribada en Caracas en octubre de 2004 y el paseo del mismo nombre se llama ahora de la Resistencia. Unos años antes, en 1992, el mundo empezó a hablar de leyendas doradas y negras y en ese momento no se manejaba con fluidez y confianza el significado de eso de desaprender, el único verbo que le calza a ese berenjenal en el que estamos metidos cuando impulsamos el descolonialismo. O de cualquier otro “ismo” que se oponga al imperialismo desde el humanismo. Primero fue derribado el Colón más visible, que se encontraba nada más y nada menos que en Plaza Venezuela. Quien a estas alturas pregunte cuál es la importancia de ese hecho no ha desaprendido ni las vocales. Se puede estar o no de acuerdo con eso pero fingir demencia alegando “no entender” y preguntarse con ínfulas de genio a un amo sin deseos: ¿cuál es el peo con que una autopista se llame Francisco Fajardo? Es muy fuerte explicar verdades de Perogrullo. Toca desaprender todo rapidito porque para luego es tarde.

Desaprender. Antes, hace unos diez años, se podía llegar a Altagracia de Orituco en una camioneta por la vía del Parque Nacional Guatopo. Desde que esa carretera fue cerrada al tránsito, todos los mortales que hemos viajado por ese bosque hermoso y tupido con sus saltos de agua y espejismos de cunaguaros, llegamos al terruño por la “vía del llano” que en verano es lo mismo que El llano en llamas. En nuestra más reciente visita a Altagracia quisimos observar el estado de un asfaltado recién hecho y se constató que se taparon unos 89 huecos y se asfaltó un kilómetro (cálculo a vuelo de pájaro) sumando varios tramos de la vía. Bien por eso. Solo les faltó atender tres hundimientos que amenazan con dejar la zona (parte de Guárico y Aragua) incomunicada si esos agujeros negros se convierten en grietas de carreteras de películas de terremotos y gente corriendo para que el hueco no se los trague. Sí, estoy exagerando. Solo que hay que reparar esos hundimientos antes de que sea tarde. Toca asfaltar rapidito porque para luego es tarde.

Rapidito. El feminismo siempre es un tema interesante porque “afecta” (en el buen sentido) a todos los seres humanos. La historia de la humanidad tiene miles de años y el feminismo escasamente pasa de ¿cien? ¿200 ó 300 años? Las precursoras del feminismo empezaron por el principio: los derechos políticos y ciudadanos. La mujer tiene derecho a votar, a vestirse como quiera, a estudiar, entre otras cosas, y a no morir en esos intentos. En 2020 aún hay hombres que creen que la mujer es inferior, o que es una moneda de cambio o simplemente existe como muñeca de plástico, para satisfacer instintos y provocar eyaculaciones. Las feministas de ayer y de hoy desaprendieron para tener derechos. Se arriesgaron. En tiempos electorales se desempolvan leyes, se proponen reformas, el 50 y 50 se pone de moda y el socialismo se llama feminista. ¿Es verdad esa máxima según la cual la revolución es feminista o no es? Pues sí, no puede haber igualdad si una mitad de la población es oprimida. ¿Miles de años de resistencia no son suficientes? Toca desaprender el machismo y el patriarcado rapidito, porque para luego es tarde. Sigamos.

Mercedes Chacín