Muñecos callados

0

Quedaron mudos. Su ventrílocuo, Donald Trump, fue echado del espectáculo. Los presidentes pitiyanquis a través de los que hablaba –sus muñecos de circo– están en pánico: desde Peña Nieto en México hasta Abdo en Paraguay, pasando por Duque, Romero, Añez, Bolsonaro, Macri, Piñera, además de los autoproclamados de Bolivia y Venezuela. Con ellos, el ventrílocuo de la Casa Blanca había resucitado la doctrina de Monroe y del “patio trasero”. Un cartel fue clavado en la puerta de la carpa: “Hoy no hay función”. Viene otro ventrílocuo y traerá o pondrá sus propios muñecos. Esto, si los trabajadores lo permiten porque desde ayer decidieron que mejor desmontaban todo el circo. No bote su ticket, no devuelva las cotufas todavía.