ECONOMÍA DE LO COTIDIANO | Cripto viene… y viene a gobernar

Raúl Peñaloza

0

Las criptomonedas han tenido un espacio muy polémico en el acontecer financiero mundial desde la aparición del bitcoin (BTC) en 2010. Lo que originalmente fue concebido como una alternativa anarcoliberal en contra del establishment financiero y los bancos centrales controlados por los Estados, y diseñado para el intercambio directo entre las personas (P2P) sin intermediación institucional, ha ido mutando y evolucionando hasta el más amplio y variado conjunto de iniciativas de monedas virtuales, dirigidas a financiar y ser utilizadas en actividades públicas, privadas, tecnológicas, culturales, ecológicas, subversivas y hasta delictivas, mientras ha formado su propio cuerpo y ecosistema financiero.

En estos últimos días han ocurrido algunas situaciones relacionadas con las criptomonedas, que son importantes de evaluar por ser del interés de los venezolanos.

La semana pasada el precio del bitcoin superó los $18500, precio que no alcanzaba desde noviembre de 2017; este aumento representa un 36% de variación sobre su precio. Una lectura que se le puede dar a esta variación es que el dólar se depreció con respecto al BTC. Los venezolanos atravesamos hiperinflación por lo que tenemos experiencia y sabemos muy bien lo que significa un cambio de valor de una moneda con respecto a otra.

Los movimientos en los diferentes exchange (casas de cambio) se han multiplicado en las cuentas de venezolanos, muchos usuarios de las plataformas más populares han cambiado dólares por BTC, inclusive los que tienen dólares en efectivo los cambian a bolívares para luego adquirir la criptomoneda en localbitcoin, un portal donde pueden adquirir BTC pagando en moneda local.

Comprar BTC es una excelente opción para quien por alguna razón posee bolívares, ya que compraría un activo financiero que gana terreno frente al dólar, por lo que no solo mantiene el valor de los ahorros, sino que puede dar utilidad (ganancia) cambiaria. Utilizar la plataforma localbitcoin es una opción fácil y bastante segura para tal fin.

De todas formas, el precio de las criptomonedas es bastante volátil, y aunque esta nueva subida del precio del BTC mantiene altas las expectativas, y es una opción clara para invertir, es bueno observar con cautela, ya que es probable que el precio retroceda antes de terminar el año.

Otra situación que tomó por sorpresa a los criptousuarios en el país, es la reactivación del mercado de intercambio de petros (PTR) en el monedero de la Plataforma Patria. Esta semana se ha permitido la oferta e intercambio de PTR por bolívares. El detalle es que no son transados al precio estimado por el Banco Central de Venezuela (BCV), que a la fecha de escribir estas líneas rondaba los 42 millones de Bs, sino que en el propio monedero se transa mediante ofertas en torno a los 15,5 millones de bolívares, lo cual representa un 36% de su valor oficial.

El intercambio de PTR a precio menor del oficial es una praxis que ya viene sucediendo. Ahora mismo en los pocos exchange autorizados por la Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (Sunacrip) para comerciar con PTR, es decir, CryptoEx, Cryptia Exchange, Bancar, Amberes Coin, AFX, Criptolago y Criptomundo, también se pueden observar las operaciones en PTR a un precio entre 15,5 y 16 millones de bolívares, lo cual representa un valor muy por debajo del valor oficial establecido por el BCV.

Este diferencial entre el valor facial (valor que le otorga el ente emisor) y el valor nominal (valor real en el mercado) genera una distorsión que en general perjudica al Estado venezolano, ya que este acepta pago de tasas y algunos impuestos en PTR, recibiéndolo a tu precio oficial, es decir se está generando un incentivo a usar PTR que representa un descuento de 64% cuando se trata de pagar al Estado.

Lo mismo ocurre para pagar la gasolina en las estaciones de servicio a precio internacional, ya que muchas reciben el pago en PTR a su precio oficial, lo que quiere decir que si usted compra PTR en el Monedero Patria o en cualquier casa de cambio autorizada, y con ese mismo PTR paga la gasolina, estaría pagando la gasolina a un precio un poco más de un tercio de su valor ($0,18 por litro).

Esta distorsión debe ser corregida, ya que Pdvsa termina recibiendo el pago en PTR el cual es un instrumento financiero no transable internacionalmente, generando descapitalización en el proceso de comercialización y rotación del inventario.

¿Qué hace luego Pdvsa con ese PTR que recibe por concepto de venta de gasolina? Puede tener 2 opciones, lo comercializa en las casas de cambio autorizadas donde recibirá un tercio del valor (arrojando pérdidas) o paga con ellos a proveedores locales, quienes reciben el pago en PTR. Pero estos proveedores entendiendo que el precio al que van a poder cambiar el pago recibido en PTR es a un valor aproximado de 1/3 del valor oficial, por lo general procuran cobrar más del triple del precio normal del bien o servicio ofrecido, lo cual también contribuye en el proceso de descapitalización de Pdvsa.

Definitivamente la tecnología de las cadenas de bloques utilizada en las criptomonedas llegó para quedarse, y tendrá un papel protagónico en las finanzas del siglo XXI. Toca corregir estas distorsiones y seguir avanzando en la tarea de poner estas tecnologías al servicio de los usuarios.

Raúl E Peñaloza B. | @raulen13