Murió Enrique “Conejo” Fonseca, el último de los Héroes del 41

0
Fonseca fue el cátcher del equipo que ganó la Serie Mundial de Beisbol en La Habana.

Dos reconocidos personajes del deporte venezolano dejaron de existir ayer, Enrique “Conejo” Fonseca, último sobreviviente de los Héroes del 41 y Manuel Gallegos Carratú, uno de los iniciadores de los estudios de Educación Física en Venezuela, en el Instituto Pedagógico de Caracas (IPC).

Fonseca, quien el pasado 18 de septiembre había cumplido 102 años, fue el cátcher del equipo venezolano que derrotó al de Cuba en la final de la Serie Mundial de Beisbol Amateur realizada en La Habana en 1941, lo que es considerado como el primer gran triunfo del deporte venezolano, y hay quienes lo valoran como el más significativo del pasado siglo.

Fue tal el impacto de esa victoria que resultó determinante para impulsar la práctica de esa disciplina deportiva en el país.

Fonseca fue uno de los pilares de esa conquista, dirigiendo desde la receptoría a los lanzadores, encabezados por Daniel “Chino” Canónico, ganador del juego final en el que tuvo como rival a la estrella del montículo cubano, Conrado Marrero.

Se inició como pelotero con apenas 16 años en su nativa Maracaibo, donde también se graduó como normalista. Igualmente integró las selecciones venezolanas que intervinieron en las Series Mundiales de Beisbol Amateur de 1942, 1944 y 1945.

En una entrevista que le realizó Julio Barazarte en septiembre con motivo de sus 102 años, Fonseca recordó que en Zulia también había actuado con el equipo Gavilanes, a cargo de los hermanos Luis y Ernesto Aparicio Ortega, y en la capital venezolana estuvo con el Cervecería Caracas.

Tras su retiro del beisbol enseñó ese deporte, pero especialmente se dedicó al ejercicio de su rol como maestro en instituciones educativas, vivía en Guatire.

Manuel Gallegos Carratú, el pionero

Nacido en Caracas, el 18 de noviembre de 1926, Manuel Gallegos Carratú integró la primera promoción de egresados en Educación Física del Instituto Pedagógico de Caracas (1951) y por muchos años se desempeñaría como docente en esa institución, promoviendo la captación de deportistas que cursaban otras carreras en distintas instituciones universitarias, para que se motivaran a formarse en Educación Física, para entonces una carrera nueva. Se le considera uno de los pioneros de la Educación Física en el país.

Además de su labor como docente, también fue directivo del IPC, de federaciones deportivas y presidente del Instituto Nacional de Deportes, igualmente llegó a representar en el directorio de ese ente al Comité Olímpico Venezolano.

Su desempeño y contribución en la Educación Física y actividad deportiva fueron objeto de numerosos reconocimientos, uno de ellos, quizás el más visible, la asignación de su nombre al gimnasio del Instituto Pedagógico de Caracas, en El Paraíso.

JUAN CERMEÑO / CIUDAD CCS