Magallanes liquidó por partida doble a Tiburones

0

A primera hora, los turcos ganaron por la mínima (3-2) a los Tiburones de La Guaira, sin embargo, en el segundo cotejo desplegaron su poderío con blanqueada incluida al despachar 9 a 0 a los escualos.

Un golpe de autoridad dio el Magallanes este domingo, cuando visitaron el Estadio Universitario de Caracas. A primera hora, los turcos ganaron por la mínima (3-2) a los Tiburones de La Guaira, sin embargo, en el segundo cotejo desplegaron su poderío con blanqueada incluida al despachar 9 a 0 a los escualos.

Un duelo totalmente distinto en la segunda contienda, demostró el poder al bate de los jugadores eléctricos. En el primer episodio decidieron abrir temprano el marcador con sencillo de Alberth Martínez. Pero el dolor en el pecho de los salados llegó en la tercera entrada, cuando el propio Martínez conectó cañonazo a las gradas por el jardín central y con un corredor en circulación.

Más tarde, específicamente en el cuarto acto, Engelb Vielma sonó doblete remolcador de una rayita en las piernas de Gabriel Noriega. Siguieron el asedio con sencillo productor de una anotación de Ezequiel Carrera.

Por si no era suficiente, el desembarco en la Ciudad Universitaria continuó con ataque explosivo en el quinto tramo. El cubano Jorge Luis Peña conectó tubey por el patio derecho, con el que Martínez aprovechó para anotar. Rápidamente, Noriega disparó otro biangular por la tripulación para impulsar a Peña.

Para cerrar la fábrica, Noriega marcó la novena y última rayita del encuentro con un biangular más en la misma entrada para los visitantes.

Erick Leal se mandó un verdadero festín, digno de un capitán de barco. El derecho laboró de manera excepcional por seis entradas completas, en la que solo sufrió cuatro incogibles y ponchó a siete contrarios. De los 22 bateadores enfrentados, solo negoció un boleto. El serpentinero de 25 años de edad, se adjudicó el primer lauro de la temporada, en su tercera apertura.

Por su parte, Eudis Idrogo volvió a fallar en una jornada como abridor, al permitir seis hits y tres anotaciones en 2.2 innings trabajados. Es el segundo juego perdido para el zurdo en lo que va de campaña.