EstoyAlmado | Bienvenido 2021

Manuel Palma

0

Hola 2021.Tu año antecesor te dejó una pandemia regada por el mundo que, lejos de extinguirse, ha mutado en una nueva cepa hasta ahora conocida, como por ejemplo la del Reino Unido. Como especie hemos hecho esfuerzos para fabricar las vacunas, pero sin la certeza a corto plazo de que podamos reducir la influencia del virus en nuestras vidas.

Por lo demás, 2021, en el mundo se comportan como siempre lo hacen en momentos de incertidumbre: los ricos actuando con base a sus privilegios y poderes fácticos, y los humildes actuando con corazón valiente aún cuando las posibilidades son limitadas y precarias.

Entiendo, 2021, que según las predicciones del horóscopo chino te toca ser el año del buey o búfalo de metal, por tanto estás llamado a poner orden y disciplina del desastre dejado por 2020, casualmente llamado el año de la rata. Pero eso será a partir del 12 de febrero según marca el nuevo comienzo del año lunar chino.

De momento, te puedo decir, 2021, que usted era un año esperado. No se alarme. Por superstición o desespero muchos creen que usted no puede ser peor que 2020, aunque la verdad de eso no tenemos certeza, solo deseos. Como sabemos que deseos no empreñan, queremos que usted, 2021, al menos sea distinto a su predecesor. El año 2020 nos batuqueó sin piedad. Sin duda este año que se fue lo superamos con resistencia, valentía y dolor.

Ahora, si usted no los permite, año 2021, queremos pasar de la reacción defensiva a la esperanza real. O lo que es similar: pasar de los discursos grandilocuentes a los hechos palpables. De la habladera de gamelote a bregar con bríos para crear las fulanas condiciones sociales y económicas que necesitamos.

Con más cautela que optimismo exacerbado, en Venezuela creemos que usted, 2021, se diferenciará mucho de su predecesor. Una buena señal en esa dirección es que a tres días de publicarse esta columna comenzará una nueva Asamblea. Si usted, 2021, es de esos años que le gusta marcar fechas en cada mes, coloree con un círculo el 5 de enero.

Ese día no solo se instala constitucionalmente un nuevo periodo parlamentario, sino que cesa una gestión legislativa que se niega a irse, y hay quienes incluso están dispuestos a asumir de facto la usurpación de la que tanto quisieron endilgar al Ejecutivo.

Te digo algo, 2021, más allá de los desafíos que encararán los nuevos diputados, preocupa mucho la gestión parlamentaria saliente. Sin ánimo de alarmarte, 2021, este sector exparlamentario en Venezuela es una maula herida. Con el multimillonario negocio que amasaron con la franquicia de la autoproclamación, ese sector no se autoexiliará sin antes remover la herida provocada. ¿Qué te puedo decir? Es su naturaleza. Esperar que no lo hagan sería pecar de ingenuo.

La írrita extensión vitalicia de la figura de la Comisión Delegada fue apenas un asomo desesperado de este sector antigubernamental. Con Trump de salida y obligados a improvisar, dentro de su propia fantasía puede surgir lo que sea para lograr la conmoción nacional que tanto les obsesiona. El boicot develado hace días no hace más que ratificarlo.

La ventaja que tienes, año 2021, es que la negociación y el debate lucen inevitables en los meses por venir en Venezuela. No será fácil: hay sectores que no quieren ese escenario por profundo temor a hacer política con P mayúscula, y porque el caos les otorga réditos en el orden político y financiero. En el camino, en aras del diálogo inexorable, seguramente habrá que ceder en algunos puntos, con el efecto que eso puede generar en los militantes del infantilismo político.

Si me preguntas a mí, año 2021, sí creo que el diálogo político eficiente será una ruta infalible en Venezuela. En ese contexto, aquí en Caracas vendrá el 1 de febrero la relatora especial de la ONU sobre la repercusión negativa de las sanciones contra los DDHH. Además, es probable que la anterior estridencia discursiva de la White House no marque la geopolítica en la región, y por tanto no sea alimento sombrío para factores de la ultraderecha dentro y fuera del país.

A tu favor, año 2021, tienes que en Venezuela habrá nuevas elecciones, esta vez de alcaldes y gobernadores. La dinámica política que genere el Parlamento, más lo que se pueda avanzar en el diálogo, despejará el panorama borrascoso, insuflado por aquellos que creen que la estabilidad y el bienestar de todos se conquistan con revanchismo, sangre y fuego.

Te dejo 2021, no es mi misión abrumarte más. Sea usted bienvenido, pase adelante con confianza. Te escribo a finales de diciembre para ver cómo te fue. Espero seas mejor recordado que el 2020.

Manuel Palma