Convivir para vivir | “La ética revolucionaria debe prevalecer en la clase trabajadora“

0

Nuestro entrevistado es Franklin Jesús Miranda, nacido en la parroquia San Juan, el 12 de octubre de1963. Abogado egresado de la Universidad Central de Venezuela. Padre de 4 hijos, conocedor del tema laboral y tiene 33 años de trayectoria en la Administración Pública.

La ética revolucionaria

Quienes estamos inmersos en la Administración Pública, tenemos un gran reto: mantener el buen funcionamiento de la institucionalidad en su conjunto, respetando los principios éticos y que deben regir su actuación permanente. Entendemos que la ética nace de la moral del individuo y pone de manifiesto las relaciones dentro de su entorno. La actuación de las servidoras y los servidores públicos debe estar enmarcada sobre la base de la honestidad, disciplina, responsabilidad, humanismo, transparencia… valores que deben ponerse de manifiesto siempre. “Nuestro país atraviesa una situación compleja, que se agudizó con la pandemia. La mayoría de la clase trabajadora que labora en tiempos de pandemia, hacen un gran esfuerzo en dar respuesta a los planteamientos y demandas que el pueblo tiene y le afecta. Mi deber como servidor público es dar atención –aunque no sea de mi competencia–, debo orientar a esa ciudadana o ciudadano, brindándole una respuesta y apoyo. Sin ética revolucionaria, la revolución nunca florecerá. De lo contrario, estaríamos cayendo en un tema de ‘doble moral’, que acabaría con nuestra revolución”, argumenta Miranda.

Nuestro necesario aporte al país

Para Franklin Miranda es muy necesario que cada trabajador y trabajadora en tiempos de pandemia, desde sus hogares deben aportar, organizar y poner a su disposición su tiempo, para cumplir sus asignaciones laborales –una vez que sus supervisores o la entidad de trabajo así lo instruyan–. No pueden evadir responsabilidades. “Esto no quiere decir que por estar amparados por la inamovilidad laboral, el trabajador, va a hacer lo que quiera. Es desconocer e irrespetar la ley. Toda vez que la inamovilidad implique, para que un trabajador sea despedido o desmejorado en su condición, previamente, debe ser calificado dicho despido o desmejora por el Inspector del Trabajo correspondiente. Es decir, que si un trabajador está incurso en una de las faltas previstas y sancionadas en la Ley, perfectamente se le puede solicitar la calificación de esa falta ante la Inspectoría del Trabajo, para que el inspector determine si procede o no el despido por la falta cometida”.

Ahora bien, en el caso de las servidoras y servidores públicos de carrera que incurran en faltas, se les abre el correspondiente procedimiento funcionarial de destitución (establecido en la Ley del Estatuto de la Función Pública). Entonces, podemos decir que en el marco de la inamovilidad laboral decretada existen los mecanismos para sancionar a todos aquellos trabajadores que incurran en faltas de las previstas y sancionadas por nuestra legislación vigente”, expresa el abogado en materia laboral.

Compromiso del servidor público es de conciencia

“En tiempos de pandemia, pienso que el compromiso del trabajador y de la trabajadora dentro de la Administración Pública debe mantenerse la institucionalidad en muy buen funcionamiento. Hay que tener presente, afuera hay un pueblo que espera lo mejor de cada uno de nosotros y le da credibilidad a la institución donde laboramos. Asimismo, es una lucha sin descanso enfrentar la corrupción, la burocracia, la ineficiencia, la negligencia… que son antivalores –o viejos vicios heredados de la cuarta República–, que lamentablemente se vienen reproduciendo y han dañado la reputación de muchas trabajadoras y trabajadores. Es una obligación vencerlos y evitar tropezarnos con esos vicios dañinos”, subraya Miranda.

Impulsemos la campaña #VenezuelaUnaSolaCasa

“Nuestro país no le ha tocado nada fácil mantenerse de pie –y en tiempos de pandemia, de asedio económico e internacional por EEUU y sus aliados–. Traigo la frase de Aquiles Nazoa: “Creo en los poderes creadores del pueblo”, pues también somos un pueblo trabajador, de lucha, de resistencia y nuestro deber ser es sacar adelante a Venezuela y dar lo mejor de sí con respeto, disciplina, amor, espiritualidad, responsabilidad, honestidad, eficiencia, solidaridad… Sólo unidos y en paz lograremos el país que todos queremos. Por último, propongo iniciar la campaña #VenezuelaUnaSolaCasa, a fin de impulsar ideas para ayudar a resolver los problemas del país, y todos los sectores aportemos temas y acciones positivas”. Concluye Miranda, quien agradece a través de su simpatía y buenas vibras, al semanario Ciudad CCS.

SIBONEY DEL REY / CIUDAD CCS