La lucha emancipadora y la unidad nacional nos guiaron a Carabobo

0

Entrevista / Pedro Calzadilla

La Batalla de Carabobo cumplirá su Bicentenario el próximo 24 de junio, comprometidos con la difusión de este acontecimiento histórico que dividió la historia de Venezuela en dos grandes momentos, el equipo de Ciudadccs conversó con el doctor Pedro Calzadilla para conocer las circunstancias de ese acontecimiento, hacer analogía con nuestro tiempo y conocer qué nos prepara el Centro Nacional de Historia para este 2021.

—¿Qué condiciones estaban dadas en el país en 1821 para la Batalla de Carabobo?

—Cuando fuimos a Carabobo ya habíamos ganado la guerra y era victoriosa la idea en el ejército y el pueblo. En todo el proceso anterior hubo una pugna interna sobre la viabilidad de sellar la Independencia, pero en Carabobo la idea de la Independencia alcanzada frente a España era hegemónica.

El 19 de abril solo un grupito, una vanguardia mantuana, blancos ricos, dueños o encargados de Venezuela y de la Provincia declararon la Independencia. Pero en Carabobo la idea de Independencia está consolidada. No el proyecto bolivariano de Angostura antiesclavista, que pide por una igualdad establecida y practicada la mayor suma de felicidad posible y un horizonte utópico que se debía alcanzar. Pero sí la idea de la Independencia.

En la fase mantuana de la Independencia entre los años 15 y 16 todos los pata en el suelo andan detrás de Boves y no quieren saber nada de los líderes, de Bolívar y la Independencia, pero después hay un reencuentro del pueblo con la causa emancipadora donde Bolívar capta el interés y simpatía de la mayoría de los pardos, clase revolucionaria por excelencia, y se abre el momento revolucionario de la Independencia.

A Carabobo se va con unanimidad en relación con la Independencia hay acuerdos, no queremos nada con España y ni ser Monarquía y no queremos ninguna potencia que nos dirija. Hay un tema anímico espiritual de ideas y es la definición de una lucha emancipadora y una unidad nacional

—¿Qué hechos históricos anteceden a Carabobo?

—Más allá de lo militar, en los diez años previos a Carabobo se ha ganado una batalla en el terreno de las ideas. La guerra ha fortalecido a la gente y las ha unificado desde el liderazgo de Bolívar. El año 1820 es un año rarísimo, donde pareciera que no pasaba nada, no hay grandes enfrentamientos ni hechos militares, pero fue el año del armisticio y la regularización de la guerra y se van moviendo posiciones como en un juego de ajedrez.

—¿Cómo recibe el país el año 1821?

—El año 1821 llega con una esperanza por la paz que venía desde noviembre de 1820. El 28 de enero de 1821 hay una jugada donde están involucrados el Libertador y Urdaneta.

Maracaibo, leal a la Monarquía, proclama su adhesión a la República de Colombia, lo que significó la violación del armisticio. Desde ese momento Maracaibo se vuelve desencadenante y punto de ruptura del armisticio. De la Torre le pide al Libertador que se retire de Maracaibo y Bolívar le dice: “Nosotros no hemos ingresado a Maracaibo, no hemos hecho ninguna acción. Son ellos los que se han sumado a nosotros”. Luego de eso, en tres meses se reanudará la guerra y luego Coro, que se había mantenido leal a la Colonia, se sumará a las filas patriotas.

Esa circunstancia y un conjunto de movimientos, acciones, decisiones, previas dieron paso a la campaña de Carabobo, y permitieron alcanzar el gran objetivo militar: liberar el centro de occidente de Venezuela que estaba en manos de los realista.

Bajo control republicano, y en el año 19, se había consumado la Independencia que había pasado todo el territorio de lo que hoy es Colombia, casi todo bajo control patriota por las batallas de Boyacá y el paso de los Andes. Con Maracaibo del lado patriota Bolívar sabía que lo que faltaba para consolidar a Colombia era liberar a Venezuela.

La Campaña de Carabobo es importante entenderla, se va a intensificar en abril, mayo y junio y no va a ser solo Carabobo, por ejemplo Bermúdez se vendrá por el nororiente con una táctica de diversión, una acción amenazante atacando con fuerza al enemigo tratando de moverlo hasta la capital. Entrará por Barcelona, Barlovento, Machurucuto y llegará a Guatire el 12 de mayo y librará la Batalla del Rodeo.

Esos soldados no van a Carabobo pero son parte de la Campaña, van atacando, distrayendo, mientras tanto Bolívar se está moviendo desde Barinas hacia el centro, hasta el punto de concentración establecido que fue San Carlos, para luego de allí establecerse en la sabana de Taguanes, cerca del Campo de Carabobo.

Arismendi sale desde Margarita y suma tropas al movimiento de Oriente. Urdaneta, por razones de salud, se debe quedar en Carora y no figura en la Batalla de Carabobo, pero es un factor importante porque su ejército logra llegar a San Carlos e ir a la guerra. En Trujillo, Cruz Carrillo tampoco va a pelear, pero hará maniobras distractoras en San Felipe.

Páez saldrá de Achaguas el 1º de mayo en un recorrido aproximado de 30 días. Todas estas acciones tiene como destino la incorporación a la Campaña. Con ese desenlace en Carabobo por primera vez se alcanza la participación nacional en una batalla. Bajo un solo comando, un objetivo y una campaña que los unifica, Carabobo es también una batalla cultural de la diversidad.

España estaba en un aprieto, se le había complicado toda la política interna a la monarquía con la llamada revuelta liberal. Después de Maracaibo, España insiste en retomar el armisticio porque estaban en desventaja. Tenían un ejército debilitado y Morillo, después del armisticio, se va derrotado y el ejército patriota va moralizado a Carabobo.

A Carabobo va un aproximado de 6 mil hombres. Lo más claro de su estrategia era liberar a Venezuela. Bolívar define ese resultado como el nacimiento político de Colombia. Esa batalla es un triunfo militar y también un triunfo político que da paso a una extraordinaria victoria de confirmación política. Bolívar sabe que esa batalla ha dividido la historia.

A la Campaña que Carabobo concurre gente de todas partes de Venezuela, es el anuncio del nacimiento de una identidad. Imagino la noche anterior a la Batalla, tropas cantando canciones de todas partes de Venezuela golpes larenses, tambores, jotas. Bien uniformados como los chavistas. El otro rasgo es la unidad de ese ejército. En Carabobo participa la Legión Británica, aunque no oficialmente, pero tiene convicciones. Para el mundo, América seguía siendo un espacio de las utopías y muchos hombres llegan desde el mundo convencidos de que aquí van a vivir grandes experiencias.

—¿Quiénes salen mayormente fortalecidos en Carabobo?

—Lamentablemente el hombre que más cosecha victorias es Páez. Nombrado jefe de los ejércitos de Venezuela, consagrado como jefe militar, desarrolla un liderazgo que fortalece su proyecto histórico personal y donde va a ser posible el proyecto de Venezuela. Chávez se preguntó muchas veces ¿qué hubiese ocurrido si Páez no le da la espalda al proyecto de Bolívar? Otra sería la historia.

En el propio seno de las fuerzas republicanas sobre la cual había hegemonía y mayoría habrá profundas diferencias. La república que nace después de la muerte de Bolívar y la separación de Colombia es una república esclavista y antibolivariana, no porque niegue a Bolívar, pero niega sus principios.

Negro Primero, que pelea con Boves en Taguanes, en 1813, y pelea con Bolívar en Carabobo, en 1821, lamentablemente muere. Pero, ¿qué hubiese pasado con Negro Primero si no hubiese muerto en Carabobo? ¿De qué lado hubiese estado en 1830?

—¿Cómo valoraba Chávez la grandeza de Carabobo?

—En 1810 se proclama la Independencia pero aún no se ha quemado un cartucho de pólvora. Se reúne un Congreso Constituyente, redacta la Constitución de 1811, inmediatamente se da una reacción y viene la guerra. Carabobo es un segundo momento. Allí, 10 años después se confirma y consolida, con las armas y un recorrido de ideas, la Independencia. Chávez veía en la actualidad una revolución iniciada en 1989, que se radicaliza el 4 de febrero y ve sus primeros frutos en 1999. Para Chávez en el 2021 debía estar fortalecida la Revolución Bolivariana.

—¿Entre el pueblo de Carabobo de 1821 y Venezuela de 2021?

—Uno se pregunta, sobre todo ese pueblo que salió a votar hoy, después de lo que ha pasado en estos años de forma individual y colectiva. Así como el pueblo de 1814 a 1816 salió a luchar por la Independencia y luego en Carabobo libró la gran batalla junto a Bolívar. Hoy ese mismo pueblo salió y votó. Existe la fortaleza de un pueblo apostando a un proyecto político bajo fuertes condiciones. El pueblo que peleó en Carabobo estaba bloqueado, perseguido, pero con una manera de resistir y una fuerza espiritual hoy en esos casi 6 millones de personas que votaron y se movilizaron por la idea de un proyecto histórico.

—¿Por qué Carabobo es para nosotros y para el relato histórico de ellos bien importante?

—Ellos construyen el culto a Bolívar. A partir de 1840 lo toman como herramienta simbólica y cultural, construyen hegemonía, la usan como legitimador de la cuarta república y lo alejan del pueblo. Para nosotros el 4 de febrero Chávez arranca a Bolívar de 168 años de secuestro y se lo devuelve al pueblo. La Revolución Bolivariana es cultural. Nace recobrando a Bolívar como símbolo de la revolución popular.

La diferencia en este momento frente a Carabobo es que nunca antes los ricos habían dejado de gobernar. Siempre fueron gobierno, designaron ministros, entregaron concesiones, nombraron presidentes. Ellos habían escrito el relato histórico. Ahora por primera vez nuestro proyecto tomó cuerpo y el pueblo manda. Un mismo pueblo, una misma manera de entender la vida y enfrentar las adversidades, por eso 2021 era para Chávez un horizonte y un símbolo.

—¿Qué acciones celebrarán el Bicentenario de Carabobo?

—En términos de orientación, convertir en una prédica constante en los espacios educativos, comunicacionales, de organización social a la grandeza de Carabobo. Chávez construyó hegemonía con Bolívar. Hoy es automática esa propuesta cultural de asociar a Bolívar con nosotros. La oligarquía está detrás de Bolívar tratando de apropiarse nuevamente de sus símbolos pero no han podido porque no les luce.

La tarea es sostener ese horizonte histórico Bolívar-Chávez. Debemos insistir en presentar esos símbolos. La Comisión Presidencial del Bicentenario de Carabobo está organizando una gran celebración con despliegue en gran parte del territorio, junto a niños y niñas, poder popular y unión cívico-militar.

De igual forma se preparan tres producciones audiovisuales, entre ellas una miniserie sobre la memoria de Carabobo, dirigida por Luis Alberto La Mata, y una acción muy bonita se impulsará en todo el país. Tiene que ver con Carabobo, Bolívar y la tierra. De seguro tocará desde la sencillez, la sensibilidad y el espíritu de todos los venezolanos. Será una bella sorpresa lo que viene.

La Batalla que nos dio la libertad.

HITOS de 1821

> 28 de enero de 1821: El Ayuntamiento de Maracaibo rompe con las autoridades coloniales y la Provincia se une a la República de Colombia.

> 28 de abril de 1821: Bolívar desde Barinas ordena reanudar las acciones armadas contra España. Comienza la Campaña de Carabobo.

> 28 de abril de 1821: El general José Francisco Bermúdez, al mando de 2.000 combatientes, parte desde Barcelona hacia Caracas.

> 30 de abril de 1821: El general Rafael Urdaneta inicia desde Maracaibo la campaña militar hacia la Provincia de Coro.

> 3 de mayo de 1821: Josefa Camejo lidera un contingente que libera a Pueblo Nuevo. Lee el manifiesto de liberación de la Provincia de Coro.
> 6 de mayo de 1821: Se instala el Congreso Constituyente de la República de Colombia en el Rosario de Cúcuta.

> 7 de mayo de 1821: Las fuerzas lideradas por el general Bermúdez liberan el poblado de El Guapo.

> 4 de junio de 1821: El Libertador Simón Bolívar arriba a San Carlos donde se reúne al grueso del Ejército Libertador de la República de Colombia.

> 13 de junio de 1821: La división del ejército patriota, comandada por el general Rafael Urdaneta, entra a Barquisimeto y se reúne con las fuerzas del coronel Jesús de la Cruz Carrillo.

> 18 de junio de 1821: Las fuerzas patriotas del coronel Jesús de la Cruz Carrillo llegan a San Felipe.

Biografía Mínima

Pedro Calzadilla

Licenciado en Historia UCV. Magister Scientarum, en la Universidad de la Sorbonne (Francia).

Profesor Titular de la Escuela de Historia de la Universidad Central de Venezuela. En el año 2004 y en el 2005 apertura una materia denominada Seminario, Historia de los Barrios de Caracas.

Fue cofundador, director y presidente del Centro Nacional de Historia.
Fue responsable de los actos conmemorativos al Bicentenario de la Independencia de Venezuela 2010 y 2011.

Ha impulsado la investigación de la historia de temas como la historia de las mujeres, los afrodescendientes y en temas de la historia local e historia de las comunas.

Fue ministro de Cultura y ministro de Educación Universitaria de Venezuela.

Actualmente es parte de la Comisión Presidencial del Bicentenario de Carabobo.

Ciudad Ccs /  José Javier Sánchez | Fotos Bernardo Suárez