Mestizajes 2

Humberto Márquez

0

Por mestizaje entendemos el encuentro biológico de etnias diferentes, de cuya mezcla surgen nuevos grupos humanos, eso ha ocurrido y sigue ocurriendo en la historia del planeta. Pero más allá de esos cruces que se traslucen en la belleza monumental de nuestras mujeres y en la insólita inteligencia emocional de los venezolanos, hay otras variables maravillosas. Para no hablar de lo que ocurre en la cocina y en el plano musical.

De nuestros mestizajes musicales y culinarios hablaré más adelante, pero en estos días me ha tocado trabajar con la música cubana hibridada con el jazz para una investigación que adelanto con el profesor de Rice University, Luis Duno Gottberg, y hemos disfrutado lo apasionante del tema.

Latin Jazz es la fusión de la música cubana con el jazz, es el comienzo de uno de los crossover más importantes del siglo anterior y de éste que va en curso, hasta las décadas del 30 y 40, la música del Caribe y el jazz, cuando se funden el bebop y la música cubana y derivan en cubop, siendo esencialmente parecidas en cuanto a sus inspiraciones e improvisaciones, pero crecían silvestres en sus territorios, hasta que un jovencito de 16 años, ya viejo me tocó entrevistarlo en NY a principios de los 90, Prudencio Mario Bauzá Cárdenas, que tocaba el clarinete en la Orquesta Filarmónica de La Habana, viajó en 1927 a Nueva York con la orquesta de Antonio María Romeu, y con el veneno necesario del talento de los espíritus superiores de la música, se maravilló con las big bands de Paul Whiteman, Fletcher Henderson y Tommy Dorsey, y por las revistas musicales de Harlem, por lo que a sus 19 años decidió en 1930 emigrar definitivamente a Estados Unidos.

Anoche en Cancún hubo una rumbita setentosa en el lobby del Royal Solaris, al ver bailar a las muchachas y muchachos, me dije, estos son cubanos, como me lo confirmó el joven de las toallas en la piscina. Ahorita, afuera es noche de luna llena en el Caribe, y llueve tanto la guitarra de Santana, arrullada por las olas del mar. Tranquilos, por culpa de conexiones aéreas tuve que calarme este mestitour. Ya debo estar aquí. jajaja

HUMBERTO MÁRQUEZ