Todos los esfuerzos del diálogo han sido fructíferos y han traído estabilidad

0

Entrevista / Tibisay Lucena

A pesar de todo lo que le tocó vivir, Tibisay Lucena supo llevar las múltiples vicisitudes como presidenta del Consejo Nacional Electoral de Venezuela. Cargo que la mantuvo como figura principal desde el año 2006 hasta el 2020, período en el cual Lucena experimentó lo que es tener el peso político de todo un país sobre sus hombros y todas las consecuencias que esto conlleva.

Es una mujer de temple fuerte, gustos simples y de carácter tranquilo, dice sufrir de un optimismo crónico, que la hace pensar que todo tiene solución y puede ir mejor.

Fue atacada constantemente por factores políticos de oposición nacional y actores internacionales quienes apostaban por la violencia y la desestabilización nacional, acusándola de estar parcializada.

Hoy en día Lucena se encuentra en el cargo de rectora de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte), trabajo que define como más relajado y en el cual ha tenido una buena y bonita transición, dándole la tranquilidad que por mucho tiempo no tuvo. Asegura sentirse en libertad.

Cree que el diálogo entre gobierno y oposición es la única salida y que el pueblo venezolano tiene su historia tan arraigada, que lo ha mantenido en pie de lucha, “así hemos sido siempre históricamente un pueblo rebelde, contestatario que no se deja de nada ni nadie que al igual que hace 200 años en la Batalla de Carabobo la unión cívico militar es la clave para la libertad”.

—El gobierno nacional ha hecho esfuerzos por tener un diálogo de paz y entendimiento con la oposición venezolana, para este 2021 ¿Qué podemos esperar de ellos?

—Con respecto a esto, vale la pena hacer un recuento de lo que realmente ha sido el diálogo para el país, porque venimos de una vorágine, una que siempre ha tenido consecuencias muy grandes para Venezuela, donde podemos nombrar todo lo que hemos tenido que vivir durante el último año: la pandemia, el bloqueo y la guerra económica que se ha recrudecido y ha hecho que al pueblo todos los días la cotidianidad se le haga enorme. Y esto hace que a veces se nos olvide o pasemos por alto cosas que son importantes y una de ellas es desde cuándo se encuentra el diálogo en la mesa.

Son varios años que tienen, tanto la oposición como el gobierno trabajando en conjunto para poder darle estabilidad a la democracia y tratar de salir de toda esta situación política, social y económica en la que nos encontramos.

Todo esto tiene mucho tiempo y ha sido un esfuerzo enorme que hay que reconocer, tanto para la oposición como para el gobierno nacional.

Estas reuniones que vienen dando desde el año 2016 han creado una base, una muy sólida en la cual se ve reflejado el esfuerzo y una voluntad manifiesta de continuar por los caminos de la paz en donde se incluyan los factores políticos que no han participado en anteriores reuniones y encuentros de los tantos que se han dado por ambos bandos.

Hasta el momento yo diría que todos los esfuerzos del diálogo han sido fructíferos, han conducido a elecciones, a tener una mayor estabilidad, hemos pasado por periodos que ciertamente han sido muy duros, como las guarimbas del 2017, situaciones tan duras que aun no sé cómo los venezolanos pudimos vivir algo así, esos fueron días de mucha angustia e incertidumbre.

Para este nuevo año, a mi no me quedan dudas de que el gobierno nacional de la mano del Presidente Nicolás Maduro va a continuar con el llamado a la paz, al diálogo entre los actores.

Tenemos que tener en cuenta que esto inició en el 2016 y por todo lo que pasó (guarimbas y disturbios) se vio paralizado, para luego retomar con la ronda de diálogo, y dio tan buenos resultados que condujo a la elección del año 2018 que fue la presidencial, por eso es tan importante recordar todas las buenas consecuencias que han traído estos debates.

—Siguiendo esta línea del diálogo y ahora que se encuentra trabajando como rectora de la Universidad Nacional Experimental de las Artes ¿Qué opina de la negativa que han tenido algunas universidades del país de unirse a la mesa de
negociaciones?

—Todos conocemos a los actores políticos que existen en Venezuela y a los sectores que están actuando de acuerdo a una posición política y que se han sumado a un pequeño grupo que cada día se van viendo más aislados dentro del mismo país. Ellos siempre están dependiendo de una mirada de soslayo que les pueda dar el presidente de otro país, por ejemplo Biden, eso es lo que están esperando. Esa mirada lo único que significa para ellos es que los van a seguir reconociendo internacionalmente.

—El presidente Trump tenía una postura fija y hasta radical de apoyo a la oposición venezolana, ¿usted cree que Joe Biden pueda ser diferente y abrirse al diálogo, cambiar las políticas hacia nuestro país?

—En esto tenemos que recordar que nosotros estamos aquí por el decreto de Obama, no fue Trump, él solo continuó con el juego político que ya había dejado sobre la mesa el presidente saliente.

Esos son los juegos, Trump solo se plegó a ellos en la política nacional, y no solo fue con Venezuela, también lo hizo con Irán y con Cuba por ejemplo, la pelea con China, esta acción que todavía tiene sus consecuencias.

Ahora, debemos tener en cuenta algo importante y es que la geopolítica se está moviendo y es posible que Biden se mueva y pueda ceder un poco, pero ellos no van a cambiar.

Lo que sí sabemos es que el Presidente Maduro va a seguir con su política de diplomacia de paz y de buscar el diálogo entre ambos países, lo cual es muy positivo y puede dar buenos resultados, pero esto no depende del presidente, tiene más que ver en cómo se muevan los factores de poder en Estados Unidos ,y Biden está vinculado a grandes intereses económicos.

—Sabemos que hay objetivos políticos que siempre han estado presentes en distintos periodos y siempre hay ataques contra personalidades políticas, en específico usted ha sido una de ellas ¿Qué siente Tibisay Lucena respecto a esto?

—Creo que en ese sentido Tibisay Lucena no es tan importante para la política en el país, lo más importante en este caso es Venezuela y que siempre debería estar por encima de todo, entonces no importa lo que yo piense o sienta sobre esos ataques. Yo siempre apuesto al diálogo y si en algún momento me tengo que sentar con todos aquellos que una vez me atacaron y persiguieron lo haría sin dudarlo, si eso contribuye de alguna forma a seguir con el debate.

Y aquí es donde recuerdo un momento muy conmovedor, cuando se intensificaron esos ataques en mi contra, fue un momento muy duro y la gente de San Agustín me hizo un homenaje en el Teatro Alameda, esa fue la manera que ellos tuvieron para decirme que estaban conmigo, que me defendían y que me apoyaban, fue un momento que siempre, al recordarlo, me conmueve, allí es donde vemos la lectura del pueblo ante los momentos difíciles.

—¿Cómo ayuda Unearte al diálogo político en el país?

—Las universidades asistieron al llamado y se van a estar sumando, nosotros desde Unearte estamos bien enfocados en generar sobretodo discusiones que son importantes, acerca de la cultura, las bellas artes, los estereotipos, creencias, de lo que es el arte popular y comunitario todas como manifestaciones de los pueblos y ninguna es mejor ni más importante que la otra.

Entonces desde nuestra universidad estamos preparándonos para comenzar esos diálogos que también terminan siendo diálogos por la paz y como decía Ludovico Silva “¿Cuál es el poder revolucionario de la belleza?”, para mí esto es algo muy grande.

Desde la Unearte se trabaja para las actividades conmemorativas del 200 aniversario de la Batalla de Carabobo.

—¿Se siente mejor ahora siendo rectora de Unearte que cuando estaba en el CNE?

—Son dos sitios bastante distintos, pero esa fue una transición bastante bonita para mí, además de ser una experiencia muy enriquecedora y de alguna manera muy liberadora. En el sentido de ser muy comedida con todo lo que decía y en cómo me expresaba siendo rectora del Consejo.

En el CNE fueron muchos años de sostener una responsabilidad muy grande, que una vez que salí de allí fue que me pude dar cuenta la magnitud que tenía y cuán grande era.

—¿Qué opina sobre la actual directiva del CNE?

—Han cumplido, han hecho un trabajo extraordinario, y esto tenemos que celebrarlo, la actuación que tuvieron, llevaron a cabo un proceso electoral bajo estas circunstancias, que quizás no han sido las más complicadas pero sí han sido muy importantes para la coyuntura política en la que estamos ahora mismo, eso hay que notarlo y celebrarlo.

—¿Cómo le va con las redes sociales, con el Twitter?

—Nunca quise tener una cuenta, ahora que la tengo digo que ha sido algo interesante, a veces pienso en escribir sobre algo y aún me inhibo de hacerlo, pero también es porque he sido muy crítica de todas estas plataformas y hasta ahora es que me he tomado el tiempo de jugar un poco ellas con todo ese mundo, un lugar que también tiene aspectos muy positivos no todo es tan malo, aún estoy aprendiendo y ha sido divertido.

—Recientemente y con la victoria de Joe Biden, usted escribió en las redes sociales que “le entraba un fresquito” que Trump saliera de la Casa Blanca y desató miles de comentarios, háblenos de eso.

—Sí, y lo que dije lo hice más que todo por su crueldad, y esto no quita que Biden sea muy diferente en cuanto a esto, como no lo fueron los Bush, Obama y hasta los Clinton por ejemplo.

A Obama lo tienen como el mejor presidente, pero para la humanidad su gobierno fue nefasto, el mundo sufrió lo que para ellos (estadounidenses) fue una maravilla de mandato, debemos recordar que las sanciones y el bloqueo que vivimos actualmente se han dado en base al decreto que nombra a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad de los Estados Unidos, mismo que fue firmado bajo el mandato de Obama.

Trump por su parte fue más primitivo, más básico, todas sus pasiones fueron más directas.

—Estamos en un año muy especial por el bicentenario, con todas las actividades que se tienen previstas para la celebración de los 200 años de la Batalla de Carabobo. ¿Cuál cree usted que sea la importancia de recordar esta fecha?

—La importancia de la fecha, es magnífica para celebrar, para que podamos mirar nuestra historia de una manera viva y desde allí que podamos reconocer pero también reconocernos. Si vemos la historia, la lucha, toda la cronología que condujo a este hecho, fue el pueblo mismo que condujo a la victoria. Los españoles ya sabían que era un pueblo difícil, muy tenaz y ellos mismos nos caracterizaban como personas que no se dejaban por nadie. Bolívar en las cartas se los decía.

Lo más bonito es que el Ejército Libertador siempre fue seguido por las rémoras (pueblo) y ellos estuvieron metidos en la batalla, mujeres armadas que también hicieron frente peleando en esa lucha, una victoria que no fue posible sin esa unidad cívico militar. Y hoy día no es diferente, en la lucha que estamos dando también saldremos victoriosos, de eso no me queda duda porque tenemos la unidad entre pueblo y ejército que se ha ido fortaleciendo en todos estos años.

Para esta fecha también desde Unearte estamos trabajando de cerca con el Ministro del Poder Popular para la Cultura, Ernesto Villegas, y con la Villa del Cine para preparar y llevar a cabo en colaboración el casting para elegir a los actores y actrices para la serie sobre la Batalla de Carabobo, “Carabobo caminos de libertad”, que se llevó a cabo en la sede de la Unearte, comenzamos los días de flexibilización y seguiremos bajo el 7+7. Esto fue algo que disfruté, todo el trabajo que hicimos.

Gustos y pasiones

Tibisay Lucena luchó contra un cáncer que amenazó su vida al mismo tiempo que trabajaba en el Consejo Nacional Electoral. Le tocó luchar contra los ataques que desde varios puntos eran lanzados en su contra, hacia su familia y seres queridos que dieron fe de su carácter fuerte. Nunca se amilanó ante nada y como ella misma se define “soy una optimista empedernida”.

Desde pequeña estudió música y toca el violonchelo, instrumento que aunque ha dejado de tocar asegura tener en un lugar especial en su casa, “cuando me mudo de casa él es lo primero que desempaco y pongo en su lugar especial”.

Hace mucho no toca su instrumento en público, la última vez que lo hizo fue en el año 2015 para la celebración de las cuatro décadas del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela siendo invitada por el Maestro José Antonio Abreu.

Lucena es una mujer de gustos variados pero simples, dice que puede disfrutar al escuchar la música clásica pero también puede conmoverse al escuchar un galerón margariteño.

Una de las cosas que más disfruta hacer en su tiempo libre y cada cierto tiempo es leer a Bolívar, sus cartas y escritos es algo que para ella es inspirador y hasta motivador.

Biografía Mínima

Socióloga y política venezolana, actualmente es rectora de la Unearte, es egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Lucena es oriunda de Barquisimento, estado Lara.

Fue designada presidenta del Consejo Nacional Electoral desde 2006 hasta junio de 2020.

Estudió Master (1995) y doctorado Ph.D. (TP) en Sociología (1998), egresando de la Nueva Escuela de Investigaciones Sociales de Nueva York.

También estudió música en la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, su instrumento es el Violonchelo; Lucena participó en el concierto del 40° aniversario de la Orquesta Sinfónica, bajo la batuta de Gustavo Dudamel.

Ciudad Ccs / Sairuby Alayón Flores| fotos Jacobo Méndez