Transporte público sin tarifa de cobro

0

Uno de los principales sectores priorizados dentro de las medidas de prevención contra el covid-19 es el sector transporte, que no ha dejado de prestar sus servicios durante estos 11 meses que van de cuarentena en el país.

El transporte público urbano transitará por la ciudad sin ningún inconveniente durante la semana de cuarentena radical, consciente y voluntaria, prestando sus servicios a las personas que laboran en los sectores priorizados mientras el transporte suburbano tendrá restricciones.

Situación de la que algunos transportistas inescrupulosos se han aprovechado para especular con el costo del pasaje, hecho que han puesto de manifiesto múltiples usuarios que utilizan las diferentes rutas que transitan por la ciudad.

El equipo de Ciudad Ccs quiso corroborar esta información visitando las paradas de transporte que cubren las rutas de Catia, La Vega y Antímano, ubicadas en las equinas de Capitolio y La Bolsa.

La falta de insumos puede estar ocasionando fallas en la prestación del servicio público.

Los pasajeros argumentaron que desconocen cuál es el precio o la tarifa real para pagar el servicio, los pasajes varían en cada ruta y cada día.

Según la Gaceta Oficial número 41.981 del 7 de octubre de 2020, el costo del pasaje quedó establecido en 30 mil bolívares para las rutas urbanas, pero en estos primeros meses del año ya tiene un valor de 100 mil bolívares, aumento no oficial.

“El pasaje lo suben cada vez que ellos quieren (…), unas veces pago 100 mil bolívares y otras 200 mil, pero nadie sabe cuál es el precio real del pasaje urbano, el último amento fue en noviembre y tenía un costo de 30 mil bolívares”, así lo señaló Dailery Rodríguez, usuaria de la ruta Gato Negro-El Silencio.

Johanna García, usuaria frecuente de la ruta Hoyada-Cementerio, manifiesta que “los choferes cobran más de lo establecido por el precio de la gasolina o es lo que ellos dicen (…) En las horas de la noche cobran más, he pagado hasta 350 mil bolívares si encuentro alguno en la parada, se están aprovechando de la gente”.

En la ruta que va de Caricuao a Bellas Artes el pasaje mínimo es de 100.000 bolívares, pero esto depende del conductor, así lo comentan los usuarios.

La joven Miranda López detalló que “el monto depende del conductor, hay muchos que piden 150 mil y 200 mil bolívares, y para conseguir el efectivo está cuesta arriba, cuando la gente paga en dólares los choferes lo aceptan muy por debajo del precio, muchos alegan que es por la falta de repuestos y cauchos”.

Los pasajes son mucho más costosos en las rutas que van a las afueras de Caracas. “El pasaje en la ruta Caracas-La Guaira va de 500 mil hasta 700 mil bolívares o un dólar (…), los pagamos para venir al trabajo”, indicó María Blanco, usuaria residenciada en La Guaira.
Las tarifas son similares en las rutas que van desde Caracas a San Antonio de los Altos, Los Teques, Valles del Tuy, Guarenas y Guatire. En el estado Miranda el pasaje varía entre 400 mil y los 600 mil bolívares, o un dólar.

Santiago Espinoza, habitante de los Valles del Tuy, manifiesta que en las noches es muy difícil conseguir transporte para esas zonas: “Después de las 6 de la tarde no se consiguen camionetas ni para La Rinconada y cuando consigues quieren cobrarte un dólar”.

Unos usuarios no tienen problema por dar el monto que le pidan con tal de llegar a su destino, pero a otros no se les hace fácil pagar los altos costos del pasaje que cada línea de transporte quiere imponer a conveniencia.

Subsidio a transportistas 

Uno de los principales objetivos de la Gran Misión Transporte Venezuela, desde su creación en el año 2018, es garantizar el bienestar, la seguridad social, atención integral y financiamiento para los transportistas de Venezuela.

A mediados del año 2020 el Gobierno Nacional y el Ministerio del Poder Popular para el Transporte dictaminaron que el transporte público de pasajeros (camioneticas, autobuses, mototaxis) cuenta con un subsidio del 100% del combustible, el cual tiene un precio de 5.000 bolívares por litro en las estaciones de servicio subsidiadas y de 0,5 dólares/litro en las gasolineras que expenden a precio internacional.

Actualmente se mantiene la atención preferencial para los transportistas, los cuales cuentan con 65 estaciones de servicio, unas 51 dispuestas para la carga de gasolina y 14 para la carga de gasoil.

Nueva modalidad de pago

Se estima que el nuevo pago electrónico se convierta en una solución tecnológica tanto para los transportistas como para los usuarios y usuarias que no necesitarán el dinero en efectivo.

El Sistema Único de Boletos Electrónicos es un método para automatizar el pago del pasaje de transporte, con una tarjeta recargable en puntos de venta.

Muchos consideran que la implementación del pago electrónico es viable ante esta problemática, pero que también se deben aplicar medidas de fiscalización y supervisión para el buen funcionamiento de este nuevo método de pago.

Ante esta situación, la Alcaldía de Caracas ha sostenido reuniones con los voceros de transporte de las 22 parroquias, con el propósito de definir propuestas claras para la construcción del Plan de Movilidad y Transporte para Caracas y poder garantizar un óptimo servicio de transporte en la ciudad.

voces del pueblo

Nelson Capriles
Vecino de la Parroquia Sucre

La situación del transporte está cada vez peor. El pasaje lo suben dependiendo de la hora y más en las noches. Muchos camioneteros reciben divisas y además lo cobran por debajo del costo para quedarse con el efectivo. El sueldo se va en pagar pasaje.

Santiago Espinoza
Prefecto de los Valles del Tuy

Cada quien cobra lo que le parece y no cumplen con las rutas establecidas. En las horas nocturnas cobran en dólares. Los choferes dicen que el problema es por la gasolina que ellos la pagan cara. A los transportistas les hace falta un fiscalización.

Víctor Cova
Habitante de la parroquia El Recreo

El sistema de transporte esta decayendo porque existe una deficiencia de insumos. Especulan con el precio del pasaje.
Se debe iniciar la producción de cauchos y repuestos con precios accesibles para los transportistas.

Ciudad Ccs / Emily Cazorla