Candilejas y aplausos | Hasél: “Estoy orgulloso de combatir al imperialismo”

0

“Yo vengo de Cataluña, una nación oprimida por el Estado español. Estamos sufriendo mucha represión de los fascistas que controlan el Estado español. Y a mí y a otros raperos, por hacer canciones, nos han condenado a prisión. Yo voy a ser encarcelado por hacer canciones contra el régimen fascista español y esta canción se llama ‘Culpable’, porque estoy orgulloso de ser culpable de combatir al imperialismo, al capitalismo, y de luchar por el socialismo. ¡Orgullosos de ser culpables!”.

Así el rapero Pablo Hasél se pronunció el 22 de febrero de 2019 en el concierto Hands off Venezuela (Manos fuera de Venezuela), que ofreció el Gobierno Nacional sobre el Puente Internacional Simón Bolívar, en el estado Táchira, mejor conocido como Las Tienditas, para promover y respaldar la paz del país; además de contrarrestar otro evento llamado Venezuela Aid Live, promovido por la oposición, que se dio viendo hacia el Norte de Santander, en Colombia, para recaudar unos 100 millones de dólares para el supuesto ingreso de “ayuda humanitaria”.

Y así terminó siendo Hasél: “Culpable” por “enaltecimiento al terrorismo e injurias contra la corona”, y esto solamente “por denunciar las miserias del régimen en sus tuits y canciones”, como el mismo rapero lo describe en el perfil de su cuenta en la red social Twitter @PabloHasel.

La condena: dos años y medio de prisión, que cumple en el centro penitenciario de Ponent, donde ingresó el pasado 16 de febrero.

Ya hace siete años, en 2014, había sido condenado a dos años de prisión “por enaltecimiento del terrorismo”, debido a que subió temas contra el Gobierno español a la plataforma Youtube.

La sentencia señala que, para ese entonces, “determinadas expresiones de los archivos integran expresiones de alabanza del ‘discurso del odio’, que sobrepasan el límite al derecho a la libertad de opinión y de creación artística”.

Hace dos años se acordó dejar esa audiencia en suspenso hasta 2022, pues Hasél no tenía antecedentes y la condena no superaba los dos años. Sin embargo, ya algo se estaba cocinando en su contra, en 2018 fue condenado a nueve meses de cárcel y al pago de 3 mil euros de multa “por delitos de enaltecimiento del terrorismo, con el agravante de reincidencia, injurias y calumnias contra la corona y las instituciones del Estado por el contenido de 64 mensajes publicados en Twitter y una canción en Youtube”.

Es así como la justicia española decidió resolver la manera de callar al rapero acumulando las dos condenas y, por eso, las autoridades judiciales ejecutaron la pena a dos años y medio de cárcel.

Preso político antifascista

El último comunicado de Hasél fue cuatro días antes de entrar a prisión el pasado 16 de febrero: “Hoy soy yo, mañana puede ser tú, por denunciar a los culpables de joder tantas vidas. Están en juego nuestras libertades, que no lo tengan fácil. Ganarles este pulso es posible”.

En medio de protestas en las calles españolas y de críticas de las organizaciones de DDHH, Hasél fue encarcelado con la poca notoriedad de los emporios de comunicación del mundo, que no condenaron la libertad de expresión y solo se limitaron a informar la condena.

Unos de los tuits por los cuales Hasél fue condenado fueron: “Pretenden ocultar que muchas personas han salido hoy a exigir el fin de la monarquía fascista y golpean hasta a periodistas” y “Policía Nazi-onal torturando hasta delante de las cámaras”, escritos el 30 de marzo de 2014; así como: “Dicen escorias policías: ‘velamos por tu seguridad’, mientras pagados por ti te vienen a desahuciar”, publicado el 15 de febrero de 2016.

Ya en prisión, el 19 de febrero, Hasél publicó en Twitter un comunicado en el que explica que esta nueva sentencia de prisión no es firme por la utilización de un falso testigo por parte de la Guardia Urbana que le propinó una brutal paliza a un menor de edad y que, por denunciar escandalosamente esta situación, se le condenó al rapero sin pruebas: “Es una operación de Estado para tenerme mucho tiempo encarcelado, criminalizarme y desviar la cuestión de la libertad de expresión ante la enorme respuesta”.

Y continuó: “En este Estado condenan sin pruebas en juicio-farsas políticos como venganza a nuestra lucha. Esta es su ‘democracia plena’ en que no solo la brutalidad policial sale impune sino que encima condenan a prisión por denunciarla”.

Ese mismo día, el rapero publicó desde su cuenta el artículo “La guerra sucia desinformativa”, en el que señala: “Desde tiempos remotos, los grandes medios de manipulación mercenarios de la dictadura del capital se han dedicado a intoxicar para, entre otras cosas, restar apoyo popular a los revolucionarios (…) No escatiman recursos en esta guerra sucia desinformativa invirtiendo millonadas como en pocas cosas, pues sin manipulación durarían dos de sus insultantes telediarios. Sus mentiras contra el movimiento revolucionario han llegado al punto de acusar de fascistas a los antifascistas más consecuentes”.

Y así culminó: “Mienten descaradamente diciendo que me han encarcelado por sumar otras condenas más allá de la música y los tuits, cuando lo cierto es que mis únicas condenas firmes que me han llevado a prisión son esas. Así quieren vender que nadie va a la cárcel por hacer canciones. Pero igual que con la represión depende de nosotros que toda su manipulación se vuelva en su contra y los deje bien retratados para que menos personas crean su guerra sucia desinformativa”.

En Twitter está activa la cuenta @LlibertatHasel y se está utilizando la etiqueta #LibertadParaHasel.

Ciudad Ccs