Fisioenacción | El sumo es un deporte de peso y mucho sacrificio

0

El sumo, como disciplina milenaria japonesa practicada por guerreros, posee numerosas técnicas de lanzamiento, luxaciones, estrangulaciones y métodos de golpeo para ser usados en la defensa y el ataque, pero al pasar los años se usó en duelos hasta ser reformado como deporte con técnicas específicas para ser ejecutadas en la competencia.

Es un tipo de lucha donde dos contrincantes se enfrentan en un área circular llamada dohyo, la cual está hecha de arcilla con arena esparcida sobre su superficie y dos líneas dibujadas en el centro para posicionarse los oponentes. Esta disciplina posee muchos rituales pre y postcombates, sus reglas son pocas y no tan complejas.

Entre las generalidades principales del sumo tenemos que el primer luchador en tocar el suelo con alguna parte de su cuerpo, a excepción de la planta de sus pies, queda eliminado. Del mismo modo, el primer luchador en hacer contacto con el exterior del círculo de lucha (ya sea con sus pies o cualquier otra parte de su cuerpo) queda fuera de combate.

Se considera ilegal golpear en los ojos, estrangular, halar el pelo, dar puñetazos, provocar luxaciones articulares, también si un luchador pierde el mawashi (vestimenta utilizada en combate) queda eliminado. Es el único deporte practicado de manera profesional solo por hombres, las mujeres son consideradas impuras, es por ello que no pueden pisar el dohyo; sin embargo, se han visto en torneos amateurs.

Este deporte no es olímpico pese a la preparación y sacrificios extensos a que se someten los luchadores desde temprana edad. Si bien es cierto que la actividad física es equivalente a salud, en el sumo pasa todo lo contrario, debido a la necesidad de mantener un peso que sobrepasa en ocasiones los 150 kg, la ingesta calórica es bastante grande, llevándolos a desarrollar diabetes, enfermedades cardiovasculares y alcoholismo, por el excesivo consumo de cerveza.

La vulnerabilidad de sus miembros inferiores (piernas) hace que la mayor carga y tensión muscular ocurra en caderas, específicamente en la articulación coxofemoral debido a la apertura extrema de las piernas, lesionando este complejo articular; por otro lado, las rodillas desarrollan lesiones de meniscos y ligamentos importantes.

Ciudad Ccs / Ydalmis Bravo