ARRIMANDO LA BRASA| El rapero puso el dedo en la llaga

Laura Antillano

0

Hace algunos pocos años, en un concierto llevado a cabo por Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina en Valencia (la de Venezuela) con gran afluencia de público, aparecieron en las gradas unos con una pancarta relacionada con aquel incidente que todos conocemos, relativo a la intervención del Rey de España mandando a callar al presidente Hugo Chávez. La pretensión de quienes respaldaban aquello era que los cantantes españoles abalaran la intervención del rey, y para su sorpresa (que no hubiera sido tal si con cuatro dedos de frente hubiesen analizado las posturas de ambos artistas en sus canciones y en su vida, con antelación), como era lógico la respuesta de Serrat y Sabina aludió al hecho de que ellos son antimonárquicos, lo dijeron, y fueron lo bastante displicentes ante aquella intromisión , haciendo quedar en ridículo a los intrusos.

Recordamos el incidente a raíz de los sucesos presentes hoy en España, por la actuación del rapero, que ha servido de punta de lanza al país todo, para poner en evidencia las diferencias elementales que se viven donde hay un partido socialista en el poder conviviendo en el poder con una monarquía, donde el padre del actual rey, ha producido escándalos que inciden en el presupuesto de la nación de modo grave, y todo se “disimula”, como si, sencillamente, se tratara de un pelo que cayó en la sopa.

Lo que ha hecho Pablo Hasel es hacer público lo que muchos piensan en privado, y su gesto ha despertado una gran ola de manifestaciones, expresiones colectivas, gestos internacionales, colocando en primera plana las necesidad de una sociedad que enfrenta una pandemia con condiciones nunca vistas en el pasado de la Humanidad y en circunstancias donde el presupuesto nacional necesita ser invertido en creces en los insumos para combatir el mal, sobre todo en auxilio de los grupos de población más necesitados.

La justicia debe ser igual para todos sin títulos nobiliarios que lo impidan. Y levantar la punta de la alfombra para meter debajo la basura con la escoba, no es la mejor manera limpiar la casa.

Laura Antillano