Entrevista | Alba Carosio / Feminista: Concientización y educación son claves para acabar con femicidios

0

Según el portal Utopix, durante el año 2020 los femicidios se incrementaron en nuestro país de manera alarmante y ocurrieron 1 femicidio cada 34 horas. Al iniciar el año 2021 esta proporción pasó a 1 femicidio cada 32 horas, registrándose un total de 23 casos a escala nacional durante el mes de enero.

— ¿Pero todos los asesinatos de mujeres deben ser considerados como femicidios?
— No. No toda muerte de una mujer constituye un femicidio, pues pudiera darse el caso de que la mujer sea asesinada no por su condición de mujer, sino en el marco de un asalto o un secuestro, por ejemplo, donde la víctima bien pudo haber sido un hombre, un niño, un anciano, porque el criminal simplemente decidió matar, no porque su víctima sea una mujer, sino que vio frustrado sus objetivos.
La caracterización es importante, pues para el combate de este flagelo es importante que se cuente con estadísticas fidedignas, confiables, historias de vida, antecedentes, así como modus operandi precisos, objetivos.

Pero quién mejor que una experta para precisar bien el concepto y su alcance. Alba Carosio define el femicidio, como “el asesinato de mujeres realizado por hombres, motivado por odio, desprecio, placer o un sentido de propiedad de las mujeres”.

“La muerte de las mujeres en estas situaciones de violencia derivan de la dominación y desigualdad del sistema patriarcal. Ocurre porque existen prácticas sociales permisivas de la violencia ejercida contra la integridad, la salud, las libertades y la vida de niñas y mujeres. En su sentido más amplio, femicidio es toda muerte derivada de la subordinación femenina, que abarca tanto los homicidios, como los suicidios originados en la violencia o las condiciones de discriminación”.

Alba Carosio es profesora titular de la Universidad Central de Venezuela, Investigadora Senior del Celarg y del Centro Internacional Miranda, directora de la revista venezolana de Estudios de la Mujer y una activista femenina profundamente comprometida con los movimientos sociales en defensa de la mujer.

—¿Qué define exactamente un femicidio?
—El femicidio, es el asesinato de mujeres realizado por hombres motivado por odio, desprecio, placer o un sentido de propiedad de las mujeres.

— ¿El asesinato de cualquier mujer en las condiciones que sea puede y debe ser considerado femicidio?
— En 2009, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en su Sentencia “Campo Algodonero” vs. México, definió los femicidios como “los homicidios de mujeres por razones de género”, considerando que éstos se dan como resultado de una situación estructural y de un fenómeno social y cultural enraizado en las costumbres y mentalidades y que estas situaciones de violencia están fundadas en una cultura de violencia y discriminación basada en el género”.

Estima la investigadora Carosio que existen los siguientes tipos de femicidio: femicidio íntimo que es cuando la víctima tenía un vínculo íntimo con su agresor “se trata de un femicidio agravado por el vínculo amoroso. Muchas veces ocurre cuando la víctima quiere romper el vínculo”, femicidio no íntimo (casos de violación que concluyen en femicidio, casos de violencia hacia mujeres en situación de prostitución, casos de violencia por trata de mujeres para fines de explotación sexual, femicidio racista, femicidio por mutilación sexual).

— ¿Cree usted que los femicidios han venido en aumento?
— La violencia contra las mujeres y las niñas ha venido en aumento en el mundo, y en especial durante este tiempo de pandemia ha aumentado. En Venezuela los femicidios se han incrementado muchísimo, de manera tal, que los colectivos sociales han solicitado la declaración de una Emergencia Feminista, para llamar la atención sobre esta pandemia de muertes de mujeres.

— ¿No ha habido algún cambio en la lucha contra los femicidas en Venezuela?
— Ha habido mayor conciencia y algo más de diligencia en la investigación de los casos de femicidio. En este año 2021, algunos casos resonantes han sido esclarecidos y los victimarios imputados.

— ¿En comparación con otros países de América Latina cómo está el problema en Venezuela?
— Podemos afirmar que la violencia contra las mujeres en Venezuela no es tan alta como por ejemplo en México o Guatemala, pero no tan baja como en Uruguay o Costa Rica. En todos los países de nuestra América, la violencia contra las mujeres es alta.

— ¿Si a usted la designaran presidenta de un ente encargado exclusivamente para luchar contra este flagelo, cuáles serán las primeras acciones que tomaría?
— Muchas campañas de concientización y educación para la erradicación del machismo. Esta es la principal arma de prevención.
Y por supuesto seguir con la línea de investigación y esclarecimiento de los femicidios, porque también el castigo es educativo: Es muy importante la labor que los medios de comunicación deben cumplir en este sentido, evitar el amarillismo y comunicar con un sentido pedagógico.

—¿Cuáles son esas cosas que hay que hacer a juro, en el corto plazo?
—Fortalecer los servicios de apoyo y atención para las víctimas de violencia, tanto los que dependen de las instituciones del estado como las que tienen a su cargo colectivos feministas comprometidos.

— ¿Quiénes son los responsables directos? El Estado, la sociedad? La familia, las mismas mujeres?
— Toda la sociedad es responsable por eliminar estos crímenes, por hacer desaparecer la violencia, deslegitimando, castigando y educando para la igualdad, y no aceptando relaciones patriarcales de dominio.

— ¿Algún país ha tenido avances en la lucha contra el femicidio. Han logrado bajarlo, minimizarlo?
— Como siempre los países nórdicos (Islandia, Noruega, Finlandia y Suecia) son ejemplo al respecto, sociedades de paz, con igualdad y sin machismo.
____________

*Biografía Mínima

Alba Carosio es profesora a Tiempo Completo con categoría de Titular en la Cátedra de Pensamiento Feminista Contemporáneo en la UCV. Es investigadora de los distintos movimientos feministas y de Estudios Feministas y de Género, con énfasis en el Pensamiento Latinoamericano. Considera que la principal raíz del femicidio es el patriarcado y que aunque la declaratoria del presidente Hugo Chávez de Revolución Feminista legitimó el feminismo no es suficiente. Ante los feminicidios la ley debe actuar para que no haya impunidad. “La mujer debe entender que no es propiedad de nadie, reimpulsar y promover reunirse en grupos de conciencia, donde se reflexione, se tomen acciones y se trabaje con los hombres para que entiendan que no es fuerza física y poder lo que da derecho a abusar de la mujer, sino respeto y amor a la vida lo que lleva a vivir con dignidad”.

TEXTO WILMER POLEO ZERPA