Mestizajes 6

Humberto Márquez

0

Debo decir que lejos de desmeritar Manteca, si así pudiera parecer en mi afán de darle su justo lugar a Mario Bauzá, en los albores del latin jazz, como digo una cosa, digo la otra.

Ciertamente Chano Pozo era un músico sensacional, cuenta Dizzy en el largo documental The legacy of Chano Pozo, que sin hablar inglés ni saber de partituras, Chano le dice “tengo esta idea man, el bajo suena así piquiti pin pin pum pam pin”, –era la primera vez que yo escuchaba algo así, comenta Dizzy, en jazz el bajo siempre sonó bum bum bum bum– (las onomatopeyas son inexactas, soy sordo, pero valga el intento), y le agregaba la conga, iba diciendo, luego el saxo, pum pim pum pin, y el Dizzy escribiendo la verga jajaja, así el trombón, tun tun, tuntututm, tun tun, y así las trompetas, hasta que una vez escrito todo faltaba la armonía, que le agregó Dizzy y así se creó Manteca. En el mismo docu, Rafael Loyo explica que la conga marcaba el paso de los instrumentos y que ese encuentro de dos músicos geniales, de Nueva Orleans con Cuba, dos negros fabulosos que sacaron de su alma unos códigos bantús, que sorprenden con este fenómeno musical.

Como cosa curiosa, Dizzy también cuenta que con su conga a la bandolera, colgada de su cuello, tocaba, bailaba y cantaba en lengua africana, en 3 acciones diferentes, aparentemente inconexas, pero geniales, cuenta que todo lo hacía mirando como al cielo, obviamente disfrutaba su nota porque al igual de Tanga, aquel tema de Bauzá que significa Marihuana, Manteca es también una voz del argot, para designarla. Más curioso todavía, fue que resultó asesinado por un supuesto héroe de guerra, un tal Cabito, que le metió 5 balazos por una manteca chimba.

Al ver ese documental recordé que Benny Moré, otro de mis admirados, era igual, no sabía un carajo de música, pero cuando un instrumento no le sonaba, paraba el ensayo y decía: “Eso no es lo que está sonando en mi cabeza”… sin Chano, ¡yo no voy más!… Dijo el bárbaro en su tema Rumberos del ayer homenaje a Chano Pozo.

Ciudad Ccs / Humberto Márquez