Estrella Sanoja brilla en el cielo de sus afectos

0

La muerte siempre nos sorprende con su dejo, su impronta, su arrogancia. En este tiempo de pandemia toma un vuelo y no se detiene a pensar a quién toca con su mano helada. No ve raza, religión, clase social. Los artistas no escapan de su sesgo. No queremos hacer un obituario, o nota necrológica, sencillamente queremos celebrar la vida que trasciende más allá de la rabia y el dolor y determina cuán grande puede ser el día después.

Estrella Sanoja partió victima del covid-19 el pasado 27 de febrero. El presidente Nicolás Maduró lamentó su pérdida en cadena nacional, pero su muerte física también conmocionó al movimiento cultural del país, artesanos, músicos, titiriteros, artistas plásticos, promotores culturales de todas las latitudes, que compartieron con ella, con su padre, su esposo y su familia.
Los cultores cercanos a su talento y su magia sienten con dolor su partida y expresan sus condolencias a la familia, al mundo cultural y dialogan entre ellos sobre lo que significa perder a un amigo, sobre lo que significa perder a una estrella.

Ricardo Guerrero, músico y antropólogo

Donde veía a uno lo abrazaba –expresó Guerrero– desde ese encuentro profundo de los comunes. Ella es y fue la artista plástico, la dibujante, la amiga, expresión de los verdaderos artistas creadores del pueblo. Buscando un arte que se pareciera al pueblo. Ella apostó a un arte para el pueblo, desde el pueblo y con el pueblo. Ella es expresión de la ternura y sencillez humana que nos hace venezolanos, latinoamericanos.

Malú Rengifo, muñequera y periodista

Podemos llamarla cultora con toda justicia. Movilizadora, impulsora de la creatividad, también. Le faltan dedos a este cuerpo para enumerar la gente que aprendió a creer en su potencial creador de la mano de Estrella. Le falta un pétalo a la poesía ahora que no está Estrella.

Hay un dato –prosiguió Rengifo– que habla de esa militancia que sabemos sostuvo desde muy joven y cuya semilla germinó hasta en los más recónditos rincones del país: en el municipio Carrizal del estado Miranda existe un conglomerado de mujeres que desde hace un tiempo se ha organizado para la investigación, reclutamiento, formación y prestación de apoyo en cuanto al tema de la violencia contra la mujer.

Cierta oficina está en proceso de consolidación y muy pronto abrirá sus puertas para brindar asesoría y apoyo a la mujer mirandina. En días recientes nos enteramos de que ese espacio llevará su nombre.

Luis Alberto Montenegro, anarquista y librero

La conocí hace 30 años –nos cuenta Montenegro–, y a Eduardo –el Comandante Jacobo–, su padre, de mucho antes, sabio el refrán “De tal garrote tal astilla”. Nuestro primer encuentro, ella artesana yo vendedor de empanadas y guarapo de papelón, fuimos integrantes de la primera Asociación de Artesanos del paseo de Bellas Artes, no era fácil seguirle el paso a ese torbellino de ideas. Luego ferias, exposiciones y compartiendo sueños solidarios al lado de Felipe. Estrella contagiaba con su fuerza y alegría, como lo seguirá haciendo a través del tiempo.

Para fortalecer nuestro mutuo afecto su padre nos abrazó con su credo al ruiseñor de Catuche y con sus Chireles nos prendió a garrotazo limpio y Felipe nos ilustró con su arcoiris de colores. Del libro Letras Cortas de largo alcance, escrito por su padre, que tuve en custodia y entregué a Estrella para su publicación, traigo su dedicatoria. “Con la Luna de papel y el corazón, en la tinta, lanza lejos su cordel. La vida nueva y distinta.”

Pablo GarcÍa Sanoja. su hijo

“Cuando una Estrella se apaga –publicó en las redes– todas brillan por ella. Quien te conoce, conoce la mirada, la sonrisa, ha tenido esa experiencia de la esperanza, del caluroso abrazo sincero. Tener una estrella en el cielo es tener todas las estrellas. Hoy le falta un pulmón a la familia, esa familia pintoresca que sembraste, que la escribiste con poesía, que con el barro la erguías desde siempre, el espíritu más infantil y milenario a la vez, telepática como una madre y mágica como nadie.”

Ciudad Ccs / José Javier Sánchez