HISTORIA VIVA | …Perdón, disculpe, es de rodillas

Aldemaro Barrios Romero

0

Lo dijo el presidente Maduro en el acto memorable en honor a Juan German Roscio Nieves el 10 de marzo de 2021: …los reyes de España deben pedir perdón de rodillas a América por las atrocidades cometidas contra este pueblo…palabras más palabras menos; y yo agrego que deben dejar de joder a este pueblo que ya bastante ha sufrido, sufre y, digo más, lo hacemos sufrir cuando un policía nacional en el Metro del Valle en Caracas, le exige a unos ancianos pobres usar unos guantes de látex, cuyo costo es de un dólar, para ingresar al subterráneo.

No son solo los Reyes Borbones quienes deben pedir perdón sino también los mandatarios de EEUU y Europa y dejar de abominar a este pueblo; deberían ir a la Catedral de Caracas a resarcir sus penas y pecados, igual que la cúpula de la Iglesia, deben ser confesados por curas del pueblo. Ya está suficientemente probado que los causantes de nuestras recientes desgracias tienen origen en las resoluciones ordenadas desde Washington que han sido seguidas por sus adláteres en Europa. No hay dudas.

Pero vamos al fondo, el historiador venezolano Vladimir Acosta lo hace constar en una investigación que mostró en su libro El monstruo desde sus entrañas (Monte Avila-Galac 2020, p.334) al señalar que:

John Quincy Adams, creador con respecto a Cuba de la imagen de la fruta madura, cuya caída en poder de Estados Unidos había que esperar con paciencia dejándola en poder de la decadente España hasta que esta se pudriera, usó también en este caso un poderoso argumento visual al afirmar que Cuba estaba predestinada a pertenecer a los Estados Unidos porque se hallaba tan cerca de ellos que se la veía desde la punta de la Florida. (p.334)

¿Cuba predestinada? Acosta apunta a la “doctrina” del Destino Manifiesto que nutrió y nutre a los órdenes ejecutivas de los mandatarios estadounidenses desde que se revelaron como hegemónicas que, aunque no monárquicos, en el fondo refieren al poderío de un Dios “dominador” que dicta los ingratos destinos de los pueblos, y no a un Dios y a un Jesucristo liberador que es esperanza y fe de las mayorías para encontrar la felicidad posible.

Debemos considerar a nuestros pensadores republicanos pioneros como Juan Germán Roscio Nieves cuando preguntó a ¿cuál Dios y a cual ley nos debemos?:

Piensan muchos ignorantes que el vivir sin rey es un pecado y este pensamiento, fomentado por los tiranos y sus aduladores, se ha hecho tan común, que para definir el vulgo a un hombre malvado suele decir que vive sin rey y sin ley. Sin ley, es verdad, nadie puede vivir, porque está impresa en el corazón de todos los hombres por el Autor de la Naturaleza, y sería un monstruo cualquiera que viviese sin ella; pero sin rey cualquiera puede y debe vivir, porque es un gobierno pésimo, nacido casi siempre de la violencia y del fraude, fomentado por el fanatismo y la superstición y transmitido por esta vía desde el gentilismo hasta nuestros días (1).

Hace algunos años el Rey de España Juan Carlos de Borbón mandó a callar a Chávez en una cumbre de presidentes celebrada en Chile, hoy ese mismo rey (que según los creyentes monárquicos esta después de Dios), es un delincuente perseguido, acusado de robar millones de euros a los españoles para darse una vida de lujos e inmundicias, para sostener sus propios vicios y los de sus amantes, una vergonzante noticia que las transnacionales de la comunicación no han podido ocultar.

Doscientos años después retumban en las paredes del Palacio de la Moncloa las palabras de un pardo sabio venezolano nacido en un remoto pueblo de Venezuela: Dios no crió reyes ni emperadores, sino hombres hechos a imagen y semejanza suya.

Es una lección que da América a los pueblos del mundo; con humildad cristiana levanta su voz antigua con una garganta de más de doscientos años de lucha incansable con la virtud de la resistencia que le da el derecho a vivir en justicia y dignidad.

La paradoja de un campesino guariqueño de nombre Alejandro Muñoz que fue detenido y torturado primero por funcionarios de la entonces Guardia Nacional y luego por la DISIP en Guárico en 1982, da cuenta de una falsa operación antiguerrillera para que un teniente coronel de apellido González optara al grado de coronel por aquella supuesta “operación antisubversiva”. Ese campesino, que de paso era copeyano o sea socialcritiano, dejó de serlo luego de pasar varios días separado de su conuco, de su familia, atormentado física y psicológicamente durante dos semanas y al retornar libre, sin perdón ni justicia con él, simplemente se le dejó en libertad porque no hubo razón de su desgracia más la que hemos narrado. Cuando conversé con él me dijo: “A ningún cristiano se le debe humillar de arrodillar, ni siquiera para orar, solo aquellos que hayan cometido crímenes y quieran arrepentirse ante el Señor”. Alejo como le decimos, se había convertido al adventismo al poner en duda el catolicismo, en tanto ningún cura lo auxilió ni veló por él mientras estuvo secuestrado por el Estado terrorista, pero él no tuvo rencor, simplemente dejó de ser católico.

Ahora, en estos tiempos cuando a Venezuela le imponen otras vez sanciones criminales, bloquean la compra de componentes del combustible y de allí la afectación al suministro de gasoil y gasolina, las palabras escritas de Juan Germán Roscio Nieves en 1811 retumban en la conciencia de los pueblos y hacen estremecer la existencia de mandatarios inhumanos responsables de la violación a los derechos humanos de un pueblo, en este caso de más de 30 millones de personas; una verdadera atrocidad por solo hecho de determinar soberanamente su destino político y económico:

Aunque pecó el hombre quedó siempre ilesa su voluntad y libre albedrío para establecer el gobierno que fuese más conveniente a su felicidad, y de esta fuente nace el derecho que tienen los pueblos para quitar, alterar o reformar el gobierno establecido cuando así lo exige la salud pública, y el convencimiento de ser establecido para servir, no para dominar a los hombres; para hacerlos felices, no para abatirlos; para conservar su vida, su libertad y sus propiedades, no para oprimirles ni sustraerles sus fueros sagrados e imprescriptibles.

A doscientos años, Roscio nos llama, nos convoca a todos los que queremos esta patria continental, sin color, ni estatus político, ni religiosos, todos debemos defenderla con los medios disponibles y la voluntad que mostró el Libertador Simón Bolívar durante su tránsito por la vida.

Se repite esa necia ortodoxia religiosa de la “geografía predestinada” que usó Estados Unidos en el siglo XIX y XX, con Florida, Nuevo México, California, Filipinas, Hawái, lo han hecho con Colombia desde el siglo XX pero con Venezuela no han podido y sin embargo vuelve en la sandez de querer determinar qué gobierno nos conviene.

Hoy más que nunca los Reyes de España deben pedir perdón a América Latina, pero sobre todo que EEUU y Europa dejen de ahogar nuestra economía que hasta le causa pérdidas a sus propios pueblos y a su comercio al no contar con los productos y materias primas que proveemos para su industria por una necedad extrema que tiene visos xenofóbicos contra este pueblo, somos países que históricamente no ha hecho otra cosa que generar bienestar, procurar la felicidad para sí mismos y para otros pueblos del mundo, de América y el Caribe ayer y hoy.

Aldemaro Barrios Romero | venezuelared@gmail.com

(1) Roscio Nieves, Juan Germán. Patriotismo de Nirgua y los abusos de los reyes. 1811. Disponible en: https://repository.library.brown.edu/studio/item/bdr:15066/PDF/