EEUU intenta boicotear demanda venezolana

J.J. Álvarez

0

Al producirse la demanda de la República Bolivariana de Venezuela, interpuesta el viernes 26 de marzo de 2021, ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra Estados Unidos por la imposición de medidas coercitivas unilaterales ilegales contrarias a las disposiciones internacionales del comercio, no podía esperarse que ese país infractor se iba a quedar fácilmente con los brazos cruzados, en una disputa en la que lleva todas las de perder.

EEUU, con el cinismo y la desfachatez de siempre, se opuso a la legitimidad del gobierno de Venezuela en la demanda ante la OMC (con sede en Ginebra, Suiza) con el objetivo de seguir asfixiándola comercialmente.

En Venezuela sólo existe un Poder Ejecutivo, ejercido por el presidente Nicolás Maduro, electo por el pueblo, proclamado por el Consejo Nacional Electoral (CNE), según lo dispuesto en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Hasta la directora general de la OMC, la ciudadana nigeriana Nguzi Okonjo Iweala, ha sido irracionalmente rechazada por EEUU, que vería mejor en ese cargo a un funcionario a quien pudiera sobornar y manipular que no sea de África y así tratar de salirse con la suya.

El Órgano de Solución de Diferencias de la OMC suspendió, hasta el 28 de abril de 2021, la solicitud venezolana en la búsqueda de consultas para adoptar la resolución de reparación de daños e indemnizaciones de perjuicios infringidos por EEUU, país que tendrá un hueso duro de roer para rebatir la pertinencia de las pruebas del gobierno venezolano. Además de las pruebas que se desprenden del no fortuito informe de Alena Douhan, relatora especial de la Organización de la Naciones Unidas (ONU) sobre el impacto negativo de las medidas coercitivas unilaterales, que desnuda la falsa justificación de bloqueo económico, comercial y financiero de esa potencia comercial.

Por cierto el sector comercial de EEUU está amenazado con el boomerang de esa política sistemática de la Casa Blanca que impone medidas coercitivas que causan impactos en las negociaciones comerciales de sus empresas transnacionales.

Detener el boicoteo del país imperialista que hace la guerra con el comercio y/o comercia con la guerra, es lo que aspira Venezuela con la acción ante la OMC.

J.J. Álvarez