RRSS exponen a niños y niñas a nuevas formas de violencia

0

Las madres, padres y adultos significativos –en buena parte– han cedido la gestión a las diferentes plataformas digitales y medios en línea del proceso de asimilación y convivencia, ante la posibilidad de contagio del covid-19, así como la pérdida de ingresos, percepción de encierro y la ausencia de mecanismos pedagógicos para abordar el tema con los niños, niñas y adolescentes (NNA).

Esto traería como consecuencia una sobreexposición a las redes digitales que lleva a los NNA a ser víctimas de nuevas formas de violencia, invisibilizadas u omitidas, bajo la figura de las tendencias tecnológicas actuales.

Dificulta, pues, que las madres, padres o representantes de los NNA perciban el peligro que conlleva la interacción y uso de las redes e internet, por no reunir las características físicas de una amenaza tradicional (por ejemplo, el vendedor de drogas en la comunidad o algún sujeto merodeando los colegios o las zonas de residencia de los NNA, o haciendo comentarios inadecuados hacia ellos y ellas).

Esta falta de sensación de peligro va dejando a muchas familias expuestas a nuevas formas de violencia que están penetrando en sus hogares, con una influencia dramática y no dimensionada en su justa realidad, por no estar monitoreadas o tipificadas como delitos de forma expresa.

El doctor Howard Taylor, director ejecutivo de la Alianza Mundial, en un reportaje del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), para poner fin a la violencia, manifestó que “el cierre de las escuelas y las estrictas medidas de contención significan que cada vez hay más familias que dependen de la tecnología y de las soluciones digitales para que los niños aprendan, se entretengan y estén conectados con el mundo exterior; sin embargo, no todos los niños tienen los conocimientos, las aptitudes y los recursos necesarios para mantenerse seguros en línea”.

Por tal motivo, construir una agenda de trabajo que permita mejorar el sistema de control maternal y parental, difusión de contenido y evitar la sexualización del entretenimiento, son exigencias del Sistema de Protección del NNA, de forma conjunta con las comunidades organizadas y las familias. ¿Conoce usted los alcances de la plataforma digital llamada Only fans? ¿Sabía usted que en el acceso no controlado a internet se cuelan videos pornográficos a modo de publicidad?

Fomentar la discusión en la familia respecto a estos temas se constituye en una acción concreta de defensa de nuestros hijos e hijas.

La tecnología es una oportunidad para el encuentro en familia

La exposición desmedida por parte de los niños, niñas y adolescentes (NNA) a ecosistemas digitales es una vía altamente perjudicial para la preservación de sus derechos, ya que los monstruos en el campo 2.0 no generan miedo.

En estas instancias, el peligro se reviste de entretenimiento y sus juguetes. En la mayoría de los casos toman la forma de redes sociales y aplicaciones móviles que utilizan como medio de atracción la sexualización del entretenimiento.

Por todo ello, el psicólogo Eleazar Arteaga llamó la atención sobre la importancia de ser madres y padres informados sobre el uso y avances del internet, con el objetivo de brindar protección a los NNA. “Los padres están divorciados del conocimiento y dominio de la tecnología por factores socioeconómicos, educativos o simplemente generacionales (sobre todo en los padres que tienen 20 o 30 años de diferencia en relación con sus hijos, su visión y comprensión del mundo tal cual como es), genera un distanciamiento de los miembros de la familia, donde cada integrante pareciera estar en diferentes islas”, explicó.

“Pocas familias poseen herramientas o tienen la conciencia suficiente para entender que allí existe una gran oportunidad de encuentro y una imperiosa necesidad para ofrecer la protección a sus hijos e hijas”, agregó.

En este sentido, llamó a las familias, y en especial las madres, padres o representantes a estar integrados y “moverse en una sinergia más o menos armónica y permitiéndoles desarrollar o fortalecer sus vínculos de relación, ¿cómo se comunica?, ¿cómo transmiten sus sentimientos?, ¿cómo solucionan sus problemas o los retos ante las exigencias que se le presentan? y ¿cómo a través del tiempo se protege y se acompaña al NNA? Es importante que las madres y los padres estemos informados de los cambios y las tendencias del mundo. La falta de información de los representantes o de los padres, en relación con los intereses de sus hijos e hijas, va generando una debilidad que incluso pudiera convertirse en un verdadero factor de riesgo. Una familia donde el rol de la supervisión y de la orientación estén ausentes es una familia que está dejando una brecha para que otra persona oriente de forma maliciosa, perversa y deforme, con orientaciones incorrectas a cualquier niño o adolescente”.

Elaborado por el Sistema Municipal de Protección y Defensa del Niño, Niña y Adolescente de Caracas