AL DERECHO Y AL REVÉS | Los letreros de Duque

Domingo Alberto Rangel

0

Quienes me siguen saben que llevo tiempo combatiendo los efectos nocivos de la polarización extrema que se vive en Venezuela… lo cual es un acto patriótico cuando hay venezolanos haciéndole el juego a quienes quieren exportar la guerra colombiana a nuestro territorio.

Y como nadie está exento del bombardeo polarizante… algunos pensarán que soy chavista… otros escuálido.

Esto se debe a que suelo combatir las burradas vengan de donde vengan… pero… la polarización extrema lleva a que si la aberración viene del Gobierno… los opositores protestan… pero cuando, y vaya que es a menudo…, son los opositores quienes se burlan de la verdad… estos señores muy democráticamente protestan mi crítica.

Sin embargo, a veces se dan condiciones para señalar a unos y otros… y dejarlos en evidencia.

Por ejemplo, cuando un alcalde del PSUV señala, con letreros en los muros, las casas donde habita un enfermo de covid… y como si fuese un milagro todos a una mugen… y hasta el fiscal abre una averiguación.

Y mientras unos se rasgan las vestiduras al estilo fariseoy señalan lo inseñalablemientras otros se lavan las manos pidiendo la destitución del “camarada”yo me río de la bobería.

Aclaro que jamás he visto al alcalde Duque… y no tengo velas a favor o en contra de ese funcionario… pero la actitud cobarde de los atacantes y de quienes se lavan las manos… unos calificando la acción como “de origen nazi”… y otros gruñendo “porque así es más difícil ganar”… me permiten explicar por qué la política también tiene una dimensión pedagógica que los impulsadores de mantras evitan porque lo de ellos no es razonar…

Por supuesto que equiparar los hechos de Yaracuy con los letreros nazis es un exabrupto: los idiotas que recordaron las esvásticas… apartando que en la Alemania hitleriana no se atreverían a rezongar… olvidan que allí para bochorno de la humanidad… usaron estrellas de David para señalar casas inocentes o al menos sanas… mientras que en Yaracuy están luchando con una pandemia que aún contenida… tiende a escalar.

Los letreros de Yaracuy me parecen atinados en un país donde, por una parte, el Presidente ordena cuarentena… y por otra montan festines… como el de Puerto La Cruz donde estuvo dicen el fiscal. Y todos se lavan las manos ante el aumento de las cifras de esta pandemia.

Me gustaría leer las mentes a ver la reacción de vecinos a las casas contaminadas allá en Guama… quienes ignorando la situación en algunos casos… se habrían contagiado… como le sucedió a niños que estudiaban en la casa donde el pater familias se infectó y no le dijo a nadie.

Insisto: ese alcalde apellidado como el presidente de Colombia no cometió delito… trató de contener las cifras de su municipio.

Pero la investigación del fiscal que no detiene a quien dice ser interino… es otro punto ganado por el populismo y la demagogia.

Una pérdida de tiempo que solo sería útil para los maulas que en Venezuela abundan… y así pensando en positivo provoca elaborar copias de los fulanos letreros… y venderlas a todo mala paga que quiera alejar cobradores de su puerta.

No es mal negocio y la Fiscalía no tendría funcionarios “para averiguar”.

Domingo Alberto Rangel