AHORA LOS PUEBLOS | Ecuador: Balance y Perspectiva (I)

Anabel Díaz Aché

0

El pasado domingo 11 de abril, las fuerzas populares latinoamericanas perdimos la oportunidad real de concretar el triunfo electoral, que posicionaría al correísmo nuevamente en el poder político en Ecuador dando al traste con la traición y los planes de la derecha neoliberal de avance en la región de la hegemonía estadounidense.

El análisis de la derrota debe hacerse desde la crítica a las condiciones objetivas y subjetivas, bajo las cuales las fuerzas progresistas ecuatorianas acudieron a la contienda electoral y desde la autocrítica sobre “la incapacidad del correísmo de restablecer la unidad de la izquierda y afirmarse como fuerza hegemónica en el campo popular…” (1).

Sobre las condiciones objetivas, debemos considerar que la contradicción fundamental hoy, es entre la unipolaridad estadounidense y la posibilidad de la construcción de un mundo multipolar. Las fuerzas populares latinoamericanas, deben tener especial claridad sobre el papel que juega la región en esta disputa mundial. Nos recuerda Pasqualina Curcio en su artículo Los Desesperados Planes del Comando Sur que: “En 2019, China superó a EEUU como el socio comercial líder con Brasil, Chile, Perú y Uruguay y ahora es el segundo socio comercial más grande de la Región” (2). Razón por la cual, recuperar el control político en Latinoamérica es de vital importancia para el hegemón en decadencia.

Existe una discusión de fondo que se ha venido soslayando desde las fuerzas progresistas, sobre hasta donde las reglas del juego impuestas por la democracia liberal-burguesa pueden ser utilizadas por las fuerzas populares para acceder al poder político, que constituye una contradicción estructural. Está claro que desde el inicio del SXXI, los pueblos y liderazgos latinoamericanos tomamos el camino electoral y construimos una década de logros en el ejercicio de nuestra soberanía. También es cierto que a través de procesos constituyentes legales y legítimos, se cambió un conjunto de reglas que dieron paso a una nueva institucionalidad. Sin embargo, los nacientes Estados siguen impregnados de los principios y mecanismos liberales-burgueses que gozan de la aceptación de las mayorías, por ser parte de la hegemonía ideológica que constituye la cultura política de nuestras sociedades.

Hemos alcanzado un punto crucial en las contradicciones, donde este conjunto de principios y mecanismos se han convertido en una trampa que contienen el avance de las fuerzas populares. Es imprescindible que las vanguardias continentales y la intelectualidad orgánica, trabajen en la construcción de nuevos referentes de la democracia popular, que rápidamente nos ayuden a superar este desafío y construir, junto a los pueblos, caminos viables para la construcción del Socialismo del Siglo XXI, su Estado y sus formas de gobierno.

Todos los principios y mecanismos que parecían sagrados deben ser revisados y muchos superados, uno de ellos es la alternabilidad, al cual me referí en un artículo pasado: “el principio de alternabilidad es muy importante, para mantener el equilibrio entre los grupos de poder. Sin embargo, para la democracia popular este valor puede ser hasta contrarrevolucionario, cuando en nombre de la alternabilidad se desplazan a los verdaderos líderes populares… Las élites no necesitan construir liderazgos con fuerte arraigo popular, esos liderazgos que no cabalgan en el marketing político de los asesores…” (3). Un mecanismo a revisar, es la segunda vuelta, donde las minorías pueden aglutinarse y desplazar del poder a la mayoría simple, como lo ocurrido en el país andino en este proceso electoral. Además de Ecuador, Argentina, Brasil, Perú, Chile, Uruguay y Haití, son algunos de los países de la región que contemplan el balotaje para definir cargos de representación popular como Presidente y Vicepresidente.

Las Campañas electorales, como mecanismo de selección de cargos públicos, nos someten a la presión del capital, muchas veces producto del narcotráfico y el financiamiento externo. Así como a la coerción de las corporaciones comunicacionales, quienes imponen sus matrices mediáticas para convencer, distraer y confundir al electorado. Nuestros candidatos y candidatas deben sobrevivir a un linchamiento mediático, sin que la ética medie a nuestro favor, todo en nombre de la libertad de prensa y opinión. Además de todo esto, el poder de influencia del capital se ha repotenciado con el uso de las redes sociales, que tienen en los más jóvenes un segmento de la población con mayor propensión a ser captados por supuestos argumentos “neutrales”, que acaban por determinar sus preferencias políticas.

En el caso que nos ocupa, el último proceso electoral del Ecuador, la mediática y los actores políticos de la derecha, lograron imponer la contradicción correísmo/anticorreísmo, como eje central de la campaña, una falacia discursiva, pues la contradicción histórica correcta, por la cual atraviesa el pueblo ecuatoriano es Patria/neoliberalismo. El candidato del neoliberalismo, Lasso, lanza esta matriz que habían venido alimentando desde el primer triunfo de la Revolución Ciudadana. El traidor Moreno, completa esta contradicción cuando al acceder al poder con los votos del correísmo, traiciona al movimiento y al electorado. Moreno gobernó para Lasso y el capital financiero y allanó el camino para que la élite financiera ecuatoriana retornara al poder y siguiendo sus instrucciones procedió a endeudar al país con el Fondo Monetario Internacional. Yaku Pérez, desde la supuesta tercera opción independiente, remata esta matriz cuando se inclina a las corrientes anticorreístas (en realidad neoliberales) y llama al voto nulo.

La derecha ganó las elecciones, confundiendo al electorado y aprovechando las fisuras internas en las fuerzas populares, sin embargo, esto no significa que en Ecuador haya cambiado la correlación de fuerzas. Lasso asumirá un gobierno con muy baja legitimidad y enfrentará fuertes tensiones, para la aplicación de sus recetas neoliberales.

Anabel Díaz Aché

Fuentes Consultadas:
(1) Sader, Emir. La lección de Ecuador, publicado en Página 12, el 13 de abril de 2021. Disponible en:https://www.pagina12.com.ar/335478lalecciondeecuador?cx_testId=3&cx_testVariant=cx_1&cx_artPos=1#cxrecs_s

(2) Curcio, Pasqualina, Los desesperados planes del Comando Sur, publicado en Boletín América Latina en Movimiento, Agencia Latinoamericana de Información –ALAI, el 13/04/2021. Disponible en:  https://www.alainet.org/es/articulo/211793

(3) (3) Díaz, Anabel. Ecuador Insumiso, publicado en Ciudad Caracas el 04/02/21. Disponible en: http://ciudadccs.info/2021/02/04/ahora-los-pueblos-ecuador-insumiso/