Entrevista | Doctor Adolfo La Roche: La medicina homeopática es una aliada contra el coronavirus

0

Como respuesta al desasosiego colectivo generado por el coronavirus, sus mutaciones y consecuencias generales, en Venezuela se replica la propuesta de un método inocuo autoría de la bicentenaria homeopatía, que funciona de manera segura y eficiente, sin interceder con la medicina alopática, y brinda soluciones gratuitas para prevención y manejo del covid-19.

Se trata del Nosode Covid-19, que es la búsqueda de la curación desde la propia enfermedad. Algo así como una vacuna natural homeopática, cuya tintura madre –a partir de un paciente positivo–, se inocula luego de ser tratada adecuadamente con la respectiva supervisión y permite a la persona en tratamiento o sana prevenir y/o hacer más llevadera la enfermedad y sus efectos.

El responsable de este método en el país, con base científica, aplicado y comprobado en otras latitudes, es el doctor Adolfo La Roche, quien con más de 50 años de experiencia a favor de la salud pública es el presidente de la Sociedad Venezolana de Medicina Homeopática (SVMH).

“Desde el inicio de la pandemia los médicos y científicos del mundo han investigado otras formas de ayudar a la población, con nuevas tecnologías y técnicas avanzadas en química molecular y mecanismos relacionados con el código genético para combatir el virus”, expuso.
Consciente de que se persigue el desarrollo de nuevas vacunas y medicamentos que ayuden a la erradicación de esta pandemia, La Roche advierte sobre la poca influencia de la genética en las actuales enfermedades degenerativas crónicas. Alerta que la hipertensión arterial, diabetes, cáncer, obesidad, han aumentado –elevan riesgo de gravedad con el covid-19– y están relacionadas a causas que denomina epigenéticas; referidas al ambiente, “al estilo de vida y tipo de alimentación, como factores principales que llevan desde la infancia a predisponer a estas enfermedades crónicas degenerativas, aunado a ello el deterioro del ambiente por el deseo de lucro y no reconocer que la Tierra nos sustenta, por tanto debemos cuidarla y protegerla”, enfatiza con una visión integral.

El experimentado médico, especializado en homeopatía desde 1978, señala que a pesar de los múltiples esfuerzos del Estado en materia de prevención, el sistema de vida, los excesos y las carencias de complementos alimenticos básicos pueden generar condiciones favorables, no solo para este sino para cualquier otro virus que llegue para quedarse, mutar y hacerse muy resistente ante cualquier esfuerzo.
Hace hincapié en la imperiosa necesidad de fortalecer el sistema inmunológico con el cambio de algunos hábitos; ello en sumatoria con la correcta aplicación de las ya existentes medidas de bioseguridad, alianza esta que ha dado resultados en anteriores epidemias hoy erradicadas.

Confirma que los homeópatas de México, Cuba, Argentina, Brasil, India y Venezuela, además de varios países europeos, se han dado a la tarea desde hace más de un año de investigar, redescubrir y elaborar lo que desde hace más de 200 años utilizaron otros médicos homeópatas en antiguos brotes epidémicos en Europa con el denominado “genio epidémico”, y que los médicos contemporáneos hemos usado en infecciones virales como la influenza, chikungunya, dengue y sika, entre otras.

El estrés altera el sistema inmunológico.

—¿Genio epidémico?
—Es un medicamento homeopático de origen vegetal, mineral o animal utilizado para cubrir la mayoría de los síntomas referidos por gran número de personas ante brotes virales. Se utiliza como preventivo o en casos agudos, con una respuesta satisfactoria de curación en un alto porcentaje.

—¿Cuál es el sustento histórico y científico?
—Christian Friedrich Samuel Hahnemann (1755-1843), padre de la homeopatía, investigó en una población rural donde había un brote de escabiosis o sarna severa. Utilizó la descamación de las lesiones de personas enfermas. A partir de allí preparó dosis curativas con la técnica de farmacología homeopática reseñada en la farmacopea alemana. La suministró oralmente a toda la población. Logró una curación general y comprobó prevención porque se inmunizó la gente sana que no llegó a padecer la enfermedad. Igual fue para la elaboración de la vacuna oral para la polio, pero en este caso fue con virus atenuados para evitar su replicación y solo estimular el sistema de defensa inmunológico elaborando los anticuerpos respectivos de protección ante esa enfermedad. En el caso de los medicamentos homeopáticos se ha establecido que esto ocurre por un mecanismo químico denominado Asistencia Inmunológica o Bystander Reaction. (1)

El longevo sabio alemán (vivió 88 años) era de la paradójica teoría de que para curar una enfermedad hay que administrar un remedio que provoque en el hombre sano los mismos efectos que se observan en el enfermo, pero sin causar la enfermedad.

Al respecto, La Roche indicó que ese tipo de medicamento se denomina en homeopatía Nosode –en griego: “de la misma enfermedad”–, el cual es un tipo de secreción patológica de cualquier enfermedad (pus, exudados, bacterias, virus) o de personas sanas (saliva, incluso orina).

Reitera que ya se ha aplicado el Nosode Covid en México y en Cuba con comprobada efectividad desde lo preventivo y quienes se enferman reciben menos carga viral.

Informó que en Francia el Laboratorio Boiron tiene un nosode para la influenza y otras afecciones respiratorias agudas, “se ha usado por más de 15 años y es de venta libre en las farmacias”. (2)

De igual manera, asegura que en Cuba desde marzo de 2020, para contrarrestar el covid, se distribuyó el Nosode Preveng-HO oral de forma preventiva con satisfactorios resultados. (3) (4)

Cierra con México, país de donde trae a Venezuela el Nosode Covid-19. “Desde hace varios años, en la Universidad de Chapingo, el doctor Felipe de Jesús Ruiz Espinoza se ha especializado en estas terapias curativas. (5) (6)

Dada la experiencia y la metodología mexicana, La Roche se muestra muy optimista y sostiene que Ruiz Espinoza ha elaborado desde hace varios años nosodes en el campo agroindustrial para tratar parásitos, hongos y virus de cultivos específicos; además nosodes homeopáticos para los procesos virales que han aparecido en los últimos 30 años. Sostiene que en marzo de 2020 el científico azteca generó un nosode purificado de pacientes diagnosticados positivamente para covid-19 y lo utilizó como control en más de 9.000 personas, de forma preventiva y en casos agudos. Aclara que no se sustituyó ningún tratamiento convencional porque no se pretende eliminarlos sino coadyuvar en el proceso de recuperación de los afectados, y en las personas sanas apunta a fortalecer el sistema inmunológico.

—¿Cómo llega esta bendición a Venezuela?
— Como presidente de la SVMH contacté al profesor Ruiz Espinoza para lograr la distribución gratuita del nosode a los venezolanos. Lo traje y se distribuye a través de los homeópatas de la Sociedad en diferentes estados–, expone seguro de que esa terapia natural previene, cura y revierte secuelas del SARS-COV-2, lo que demuestra que los virus sí se controlan.

“Cada frasco da para 500 dosis y a manera de evitar el bachaqueo y la falsificación del producto, distribuimos a través de los médicos adscritos, quienes llevarán un registro y control confiable de sus pacientes beneficiados para elaborar una base científica y aunque no sea la panacea ayuda a resolver todo tipo de patología contagiosa”, asevera y explica que esta práctica no inocula la enfermedad sino cierta información que genera mecanismos internos que tienden a minimizar los efectos del virus, con plena confianza en el poder autocurativo de cada organismo.

Considera pertinente abordar el concepto de Vix Medicatrix Naturae o vía de curación natural, en referencia al poder curativo de cada persona, con papel determinante del sistema inmunológico o médico interior, que se basa en la capacidad innata y adquirida para combatir agresiones internas y externas, como elementos tóxicos, bacterias, virus, hongos y parásitos.
Por eso es necesario el equilibrio orgánico para controlar los agentes dañinos “conservando la hemodinamia de todas las funciones, lo cual se dificulta cuando existen enfermedades crónicas y sus síntomas”.

Asegura que esos síntomas aparecen para alertar al organismo. “Si le diéramos la interpretación adecuada entenderíamos que cada uno tiene un sentido biológico que las escuelas modernas Corbera de Psicología y de Medicina Germánica denominan biodecodificación”.
La Roche advierte sobre las emociones negativas generadas por la tormenta informativa y “propaganda pesimista” en torno a la pandemia. Ese terror por el estrés psicológico ocasiona fatiga crónica y liberación de moléculas de comunicación del sistema inmunológico que propicia la inflamación crónica de bajo grado que a su vez afecta el equilibrio dinámico de todo el sistema. Agrega que en la actual pandemia el número de muertes delata que esa capacidad innata/adquirida o predisposición de contrarrestar la acción del virus está afectada.

—¿Cómo se comporta un virus?
—Los virus tienen una afinidad específica por determinado tejido, lo cual se denomina tropismo, como es el caso del virus de la hepatitis para el hígado, los del tejido respiratorio, nervioso, entre otros. Una vez en el cuerpo humano tienen una vida promedio para actuar, reproducirse y ocasionar las lesiones, pero esa acción es autolimitante, no perdura y determina la primera fase de los procesos agudos, luego tenemos las secuelas del virus y su acción específica en los órganos o tejidos blandos, con efectos a mediano y largo plazo.
Cita el caso de la gripe española, cuando la población europea sufría una recesión económica con millones de personas pasando hambre y desnutridos, “lo que generaba condiciones favorables a la enfermedad en el terreno de cada persona afectada, por eso el cuadro era severo y ocasionaba la muerte, pero igual sucedió con los de clase pudiente, les afectaba porque su terreno también estaba adecuado por el tipo de alimentación de excesos y vida opulenta que llevaban”.

Asevera que en homeopatía se considera en los procesos de enfermedades agudas, determinado el buen o mal estado del organismo, llamado en este caso terreno biológico, un tercio de los afectados se curan solo por la Vix Medicatrix Naturae –ya explicado–. Otro tercio mejora y mantiene una cronicidad, debido al estado de inflamación crónica y persistente. Y hay un tercio de alto riesgo que forma parte de las estadísticas de las primeras causas de muerte tanto en los países desarrollados como en los denominados en vías de desarrollo, con variantes leves en la posición del cuadro estadístico. De allí la importancia capital en cuanto a los cuidados, mantenimiento y estimulación del sistema inmunológico.

Permite esto inferir que la medicina, sea alopática, homeopática, tradicional, ancestral, no puede sola; debe coadyuvarse y retroalimentarse con las respuestas internas de cada organismo. De allí el concepto de Medicina Integrativa, donde se utiliza lo mejor de la Medicina Convencional con lo mejor de la Medicina Tradicional y de las Terapias Complementarias.

Insiste en que hoy estamos más predispuestos a estos cuadros virales, ya que el sistema inmunológico está afectado porque la inadecuada alimentación desde la infancia con harinas refinadas de cereales, azúcar, con aditivos y conservantes, así como el consumo, tanto en el agua como en los alimentos, de microdosis de plásticos y otros neurotóxicos inherentes a la industrialización, es lo que afecta los campos electromagnéticos del organismo y ocasiona disfunción del sistema endocrino, con incidencia negativa en el metabolismo.

A ello agrega el consumo de organismos modificados genéticamente (OMG) en los cereales, lo cual predisponen el sistema metabólico que ocasiona una inflamación crónica, persistente y silenciosa (lei motiv para explicar casi todas las enfermedades) “porque los productos intermedios bioquímicos producen gran cantidad de elementos proinflamatorios, y las personas cargan a cuesta una serie de síntomas de manera crónica, que llamamos individualidad mórbida (insomnio, mareos, jaquecas, varices, artralgias, estreñimiento, HTA, y un largo etcétera), porque tenemos predisposición genética y adquirida a padecerlos en un órgano, víscera o sistema”, denominado en homeopatía el locus minor resistenciae o sitio de menor resistencia.

La Roche va más allá. Ha presentado trabajos de investigación sobre la neuroteología, que se pasea de la mente a la espiritualidad y une la ciencia con las creencias y la teología para investigar y resolver problemas de salud.

En Estados Unidos (Proyecto Brain) desde 2013 y en Europa (Proyecto Cerebro Humano, HBP) desde 2014, con financiamientos milmillonarios, se trabaja para desarrollar aplicación de mapeos neuronales que proyectan una mejor y más sana sociedad a futuro basados en conceptos como la psiconeuroinmunoendocrinología. Aseguran la existencia no de uno sino de cinco cerebros humanos, interrelacionando el funcionamiento orgánico como un todo.

El doctor La Roche además ha tenido papel protagónico en la legalización de la medicina tradicional

Tratamos de crear las condiciones jurídicas para la Medicina Tradicional y Terapias Complementarias, aceptadas en el artículo 122 de la CRBV, para que sean incorporadas al Sistema Público Nacional de Salud.

Por más de 30 años asistió en esa materia al MPPS y aún espera respuestas para la aplicación de esos métodos inclusivos que ampliarían el espectro de una salud masificada y democratizada.

Al respecto existen archivos publicados en las redes sociales no solo desde lo gubernamental sino desde lo académico, con diversas propuestas de servicio en el área jurídica incluyendo una propuesta de ley y sugerencias a la Asamblea Nacional Constituyente desde 2014 para la modificación de algunos artículos de la CRBV.

“Por una propuesta personal a raíz de la modificación de la Ley del Ejercicio de la Medicina logramos que se estableciera en más de 12 estados los Colegios de Medicina Tradicional y Terapias Complementarias, para lograr una Federación Nacional como meta final y legalizar el ejercicio”. Aguarda respuestas a pesar de lo efectiva que se ha mostrado la homeopatía.

Aunque ya no lucha desde lo jurídico La Roche tiene expectativa de que se incorpore la Medicina Tradicional y Terapias Complementarias al sistema de salud que beneficie a la población. Y se muestra fortalecido en la lucha contra este amenazante virus, a través del Nosode Covid, con la intención de que surja apoyo para masificarlo y brindar esperanza concreta en la lucha contra el coronavirus.
______________

*Biografia Mínima

Doctor Adolfo La Roche, MPPS N° 16.349. Colegio de Médico Miranda N° 4847.

Nació en Valencia, Carabobo, el 6 de marzo de 1949. Graduado en la UCV como médico cirujano. Postgrado en Homeopatía en la Fundación Venezolana de Medicina Homeopática en Caracas. Componente docente UPEL. Experto del Min Salud en Conatec (2006-2008). Participó en el diseño curricular del TSU en Terapias Complementarias Unefa (2008). Diplomado en Nutrición Ortomolecular del Politécnico de Monterrey, México. Coordinador del Primer Diplomado de Medicina Antienvejecimiento Universidad del Zulia. Diplomado en Neuroinmunofarmacología Universidad Lisandro Alvarado, Barquisimeto.