Tres en 1 | Edgardo Ramírez: El que se canse pierde

0

Profesor. Diputado del PSUV por el estado Barinas. Fue ministro para la Educación Universitaria. Y embajador de Venezuela en Cuba.

—¿Para cuándo será aquello que dijo el presidente Chávez: “Comuna o
nada”?
—Es un proceso sostenido y progresivo, donde la esencia determinante es el
espíritu, la conciencia y organización de los comuneros. El poder popular debe
viabilizar y concretar la nueva geometría del poder revolucionario, a través de
la democracia participativa; la planificación y dirección del sistema
económico comunal de la producción, distribución y consumo; la educación
popular y la ciencia y tecnología soberana; el hábitat ecológico; la defensa y
seguridad y la contraloría social; considerando las particularidades y
potencialidades históricas de los sujetos y el territorio.
Aunado, el poder constituido debe legitimar el proceso comunal, mediante el
fortalecimiento del consejo presidencial de comuneros; el acceso al
financiamiento de los planes comunales, así como la aprobación de las leyes
de las ciudades comunales y parlamento comunal. En definitiva, establecer
inéditas relaciones sociales y humanas emancipatorias con la sociedad.

—Al bloqueo y las sanciones se les enfrenta con resistencia, ¿hasta cuándo
dura la resistencia?

—El que se canse pierde. De ahí que debemos profundizar y amalgamar
nuestras raíces y procesos revolucionarios continuos; que nos han convertido
en un pueblo insurgente. Por ende, las diversas experiencias revolucionarias
de acuerdo a cada contexto histórico, como: la resistencia indígena, el
mestizaje rebelde, la lucha independentista de los libertadores, el
nacionalismo, los aportes del marxismo y la teología de liberación, el
bolivarianismo, el chavismo, el socialismo feminista y ecológico frente al
imperio yanqui y europeo, son eslabones de la identidad venezolana que

debemos convertirlos en una ofensiva revolucionaria, que siga edificando las
bases y el desarrollo dialéctico de la transformación socialista, sin rendirnos.
En este contexto, la unidad nacional, el desarrollo de nuestras propias
potencialidades, la invención de la ciencia y tecnología soberana, la seguridad
y defensa, la integración y las alianzas estratégicas con Rusia, China, Irán,
Cuba, Turquía, entre otros, como núcleo de la multipolaridad, definirán las
correlaciones de fuerzas cualitativas y cuantitativas para neutralizar y derrotar
al imperialismo; en consecuencia, desmontar la dependencia cultural
dominante.

—Los trabajadores claman por mejores salarios, ¿qué decirles como
diputado?

—Mientras la economía esté supeditada a la injerencia del sistema económico
mundial del capitalismo, el cual ha impuesto una devaluación continua con un
dólar especulativo generador permanente de hiperinflación, cada aumento de
salarios no tendrá poder adquisitivo. Creo que la ejecución de una política
monetaria audaz, flexible y soberana, a través de la creación de un bolívar
fuerte con igualdad de paridad al dólar, es el camino que puede permitir
progresivamente el poder adquisitivo de los salarios, así como la
remuneración de los otros factores productivos de la economía.
Para ello, hay que fortalecer el bolívar con la diversidad de los recursos
naturales estratégicos. Tenemos que aprovechar los procesos de aprendizaje
emancipadores durante los últimos siete años duros de hiperinflación
impuesta, pues ha desatado los procesos soberanos de la ciencia y tecnología;
la invención productiva; la contraloría social y la disminución de las
importaciones, en este caso, menos dependencia tecnológica y financiera.

—Según algunos analistas, hay un proceso de despolitización en nuestro
país. De ser cierto, ¿a qué se debe?

—Creo más bien que hay un proceso de politización y repolitización, prueba
de ello es que el pueblo ha resistido con dignidad la guerra económica, el
bloqueo y terrorismo. El pueblo ha legitimado la opción rodriguiana de
entreayudarnos. De ahí que opta por la paz, la democracia, la unidad nacional
para cuidarnos del covid-19, la bienvenida de amor a nuestros compatriotas
que retornan a la patria después del chovinismo desatado por la derecha, la
convicción y determinación de crear y practicar nuestras propias fuerzas y
potencialidades para generar la ciencia y tecnología soberana, para seguir
creyendo y disfrutar las artes: poesía teatro, cine, música, baile, lectura, es

decir nuestra diversidad por las artes, incluso se está constituyendo un núcleo
de la oposición sin materializar la violencia. Soy optimista y convencido que
este año Bicentenario de Carabobo se fortalecerá una de las raíces esenciales
de la venezolanidad: Bolívar, fecundo de amor a la patria con independencia.

—Siempre se habla del número de elecciones que se han realizado en
revolución, ¿democracia es solo votar?

—Nuestra democracia es participativa y protagónica y constitucional. Por tal
razón, el ejercicio del derecho al voto cada año es una formación ciudadana, la
cual debemos seguir profundizando en todos los ámbitos de la sociedad;
mediante el ejercicio de la democracia protagónica en la estructura societal del
poder popular, comunicacional, corresponsabilidad para la defensa de la
patria, la educación, salud, financiamiento y contraloría social, judicial, entre
otros, sólo así será posible la hegemonía cultural del socialismo bolivariano.
Ojalá llene las expectativas.

________________

Retrato Hablado

 

“La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida antes de que el telón baje y la obra termine sin aplausos”. Así afirmó ese maravilloso actor y humorista y guionista y director de cine, Charles Chaplin. Y en esa frase está condensada su vida. Vivió intensamente y terminó entre aplausos. Fue el genio del cine mudo de los primeros años del siglo XX. Por sus películas fue perseguido por la “caza de brujas” en Estados Unidos, y tuvo que volver a su país, lo que habla muy bien de su compromiso. El 2 de febrero de 1914 estrenó su primera película: Ganándose la vida. Y ese mismo año rodó 35 películas cortas que fueron aclamadas. Fue en su película El vagabundo en la que presentó su personaje Charlot, llamado así por el distribuidor de sus películas en Francia. Después vinieron sus películas más geniales: La quimera del oro. Tiempos modernos, una parábola del mundo capitalista y las máquinas. Nació el 16 de abril de 1889 en el Reino Unido y murió el 25 de diciembre de 1977, en Suiza, a los 88 años.

___________

El Viernes de Lira

 

Ciudad CCS / Roberto Malaver