El boxeo criollo se mantiene en la pelea

0

La cancelación del Preolímpico de Boxeo de Las Américas de Argentina fue un duro golpe para las aspiraciones de los púgiles de la región a estar presentes en los ya problemáticos Juegos Olímpicos de Tokio, debido a la situación mundial de la pandemia del covid-19. En el caso de Venezuela no somos la excepción, pero se mantiene la esperanza de clasificar al menos cinco atletas, incluidas dos damas.

Del equipo venezolano inscrito oficialmente por la Federación Venezolana de Boxeo Aficionado a través del Comité Olímpico Venezolano (COV) se mantienen con opción Yoel Finol (57 kilogramos), Gabriel Maestre (69), Nalek Korbaj (81) y las boxeadoras Irismar Cardozo (51) y Omailyn Alcalá (60).

De los mencionados, lucen con un pie sobre el ring olímpico de Tokio el capitán de la selección, Gabriel Maestre, quien participó en algunos torneos clasificatorios como el Mundial de Alemania-2017 y los Panamericanos de Lima-2019. Esto le ha permitido mantenerse entre los mejores del mundo, especialmente en Latinoamérica, donde se ubica entre los tres primeros, teniendo como gran rival al cubano Roniel Iglesias.

Recorrido parecido ha tenido Nalek Korbaj, tercer mejor rankeado de la región, siendo superado sólo por el cubano Julio César La Cruz y el brasileño Keno Machado.

En el caso de Irismar Cardozo está bien colocada a nivel mundial y es tercera en Latinoamérica, detrás de Ingrit Valencia (Colombia) y Graziele De Sousa (Brasil).

Finol contra wild cards

Los otros dos cupos habría que “pelearlos” diplomáticamente sobre la mesa, pues debido a las sanciones del Comité Olímpico Internacional (COI) contra la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA), el ranking clasificatorio del boxeo será elaborado por un grupo de trabajo del COI.

Ese comité nombrado por el COI tomará como parámetros para asignar los boletos sólo aquellos atletas inscritos oficialmente y que hayan participado en torneos oficiales clasificatorios. De allí saldrá el ranking que ellos divulgarán a mediados de julio.

Al respecto, el cuerpo técnico de nuestra selección mantiene la esperanza de que al menos sea tomado como referencia por el COI el ranking mundial AIBA y que al darse los tradicionales wild cards (comodines o tarjetas de invitaciones en el deporte) se puedan obtener los otros dos cupos.

En el caso del medallista olímpico de Río-2016, es público y notorio su deseo de acudir a Tokio, pese a que no pudo asistir al Mundial de Alemania y tampoco logró clasificarse a los Panamericanos de Lima-2019. Pero su presea de plata es un punto a favor para estar entre los invitados a la capital nipona.

Más todavía cuando esa presea obtenida por Finol, que era de bronce, fue revalorizada a plata debido al fair play (juego limpio), cuando el ganador de plata, el boxeador ruso Misha Aloian, fue descalificado por dopaje.

El otro wild card que habrá que pelear es para Omailyn Alcalá, quien fue al Mundial de Rusia-2019 y es considerada entre las mejores cinco de Latinoamérica.

Habrá que esperar hasta que el COI publique la lista definitiva de los clasificados a los Juegos.

Lo único oficial, por ahora, con el boxeo para América es que en el caso de los hombres serán otorgados 5 cupos en peso mosca; 5 en pluma; 5 en ligero; 4 en welter –donde está Gabriel Maestre–; 4 en medio; 4 en semipesado –aquí milita Nalek Korbaj–; 3 en pesado y 3 en superpesado; y en mujeres, 4 en mosca –donde tenemos a Irismar Cardozo–; 3 en pluma, 3 en ligero –aquí aspira Omailyn Alcalá–; 3 en welter y 3 en el peso medio.

Ciudad Ccs / José Cuevas