NarCOLOMBIA

0

Cuentan que una tarde, en México, en una tasca, se encontraron Gabriel García Márquez y André Breton, el fundador del movimiento surrealista. Gabriel García Márquez le contó que, en Colombia, dentro de las naranjas, metían esmeraldas para contrabandearlas. Y Breton le dijo: “Eso sí es surrealismo”. Ahora, todos los días nos enteramos por la prensa, o las redes sociales, de cómo transportan la cocaína en Colombia para burlar la justicia. Se supo de la construcción de un submarino artesanal. La cocaína ha viajado en ambulancias, dentro de aguacates, y ahora dentro de las bombonas de oxígeno que usan los pacientes del Covid -19. Seguro que André Breton, de escuchar eso de boca
de García Márquez, ahora le diría “Ese si es un narco-estado”

Roberto Malaver