La invasión de Playa Girón made in USA

J.J. Álvarez

0

Hoy no voy a comentar un tema de actualidad, como normalmente lo hago, sino que voy a referirme a la acción mercenaria contra Cuba que fue noticia mundial hace más de 60 años. La Invasión de Playa Girón. Un hecho de agresión de la Brigada 2506, organizada, entrenada, equipada y financiada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos de Norteamérica (USA), formada por 1.500 hombres, cuyo desembarco aéreo-naval por Bahía de Cochinos se produjo el 17 de abril de 1961, a las 2:30 horas de la madrugada.

En aquella maniobra yanqui y contrarrevolucionaria que contaba con el factor sorpresa, la Revolución Cubana se jugaría su suerte en ese enfrentamiento mortal. La víspera, el 16 de abril de 1961, el comandante Fidel Castro declaró el carácter socialista de la revolución en el entierro de las víctimas de los bombardeos.

Los mercenarios contaban con abundantes equipos y armamentos. Disponían de barcos, unidades artilladas, barcazas de desembarco, apoyo de 16 aviones (tipos B-26, C-46, C-54) custodiados por cazas norteamericanos, tanques Sherman con cañones de 76 milímetros, carros con ametralladoras 50, lanzallamas, granadas, fusiles, etc.

Fidel dirigió las operaciones militares contra los invasores en el terreno del combate, entre fuego y plomo, se metió en la playa con un tanque soviético T-34 e hizo el disparo mortal contra el buque Houston de EEUU ya detenido y semihundido por varios cohetazos de la aviación revolucionaria.

En 72 horas, el 19 de abril de 1961, la Revolución, con el coraje del ejército, las milicias y el pueblo derrotó en Playa Girón de manera aplastante a la poderosa brigada 2506. Ese día se pudo confirmar la participación en la invasión de los pilotos estadounidenses Thomas Willard Ray, Frank Leo Baker, Ryley W. Shamburger y Wade Carroll Gray, cuyos aviones B26 camuflados con la bandera cubana fueron derribados.

El 24 de abril de 1961, el entonces presidente estadounidense, John F. Kennedy, asumió en una declaración oficial su responsabilidad con los mercenarios en ese acto terrorista. La idea de la CIA era establecer una cabeza de playa e instalar un gobierno provisional y colocar como presidente a José Miró Cardona (Batistero) que solicitaría la intervención militar calificada de USA para protegerse y asegurarse con el aval de la OEA. ¡Las mismas piruetas políticas de Washington en Venezuela!

El balance fundamental de la victoria revolucionaria fue haber propinado la primera gran derrota al Imperialismo norteamericano en América Latina, esto para que lo tengan en cuenta los que pretenden, al amparo de la CIA (USAID, NED, etc.), subvertir política e ideológicamente e invadir a la nación caribeña.

J.J. Álvarez