ARTE DE LEER | Un niño llamado Simón, de Alejandra Claros Borda

Ricardo Romero Romero

0

A propósito de la próxima celebración del Bicentenario de la Batalla de Carabobo, esta gesta que aconteció el 24 de junio de 1821 y que significó la independencia de Venezuela, que por demás marcó el rumbo del resto de la liberación de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá, tuvo como protagonistas a hombres y mujeres que sacrificaron fortuna, privilegios, familia y hasta su vida.

Y uno de esos seres que lideró tan importante episodio de la emancipación de América es sin duda Simón Bolívar. Son muchos los libros y autores que han retratado su vida y obra. Biografías que nos acercan a la magnitud de su existencia, al legado del que hoy muchos disfrutamos y por el cual vale la pena seguir luchando.

La memoria, el recuerdo, la remembranza y hasta la ficción, juegan un papel importante para mantener con vida esos ideales que hoy nos convocan a otra batalla: la de consumar nuestra independencia a pesar de las amenazas que se ciernen por parte de los poderes fácticos y sus ansias neocoloniales.

Es justo y necesario que nuestros niños y niñas conozcan sobre estos hechos y personajes que hicieron historia y que siguen influyendo en los actuales sucesos. Por eso, Alejandra Claros Borda (1), desde un relato ameno y colorido nos trae Un niño llamado Simón (2), texto que, agregado a la pluma de la autora, es acompañado con las acertadas ilustraciones de Javier Ramos (3).

Esta obra contrasta la rigurosa historia, datos precisos de las experiencias y hechos de la vida del niño Simón Bolívar, y detalles que para muchos pudieran ser poco conocidos, contados con grata imaginación y fantasía.

Así, dos niños separados por más de 200 años de historia, se convierten en amigos y comparten anécdotas, hechos pasados que pueden ser disfrutados por un muchacho llamado Emiliano, quien pudo vivirlos desafiando los tiempos:

De repente una voz dulce y firme dijo:
— Estás en Caracas.
Emiliano giró hacia la voz y vio a un niño sentado en un banco de madera. Estaba en una casa antigua y colonial.

Emiliano miró la cara de confusión dibujada en el rostro del niño y rápidamente se dio cuenta que estaba en otra época. Sonriendo emocionado preguntó: —¿En qué año estamos?
—Estamos en 1795.
Al confirmar lo que sospechaba, y con mucha curiosidad, Emiliano inició una seguidilla de preguntas para saber quién era el niño:
—¡Cuéntame! ¿Qué haces sentado tan solo en este lugar tan extraño?
—Soy un niño huérfano. Aquí determinarán con quién voy a vivir – respondió con tono serio el niño.
—¿Qué pasó con tus padres?¿Por qué tienen que decidir con quién vas a vivir?
—Te contaré de manera muy corta para que puedas entender qué hago aquí. Así, ambos niños se dispusieron cómodamente en un banco. El niño que no había dicho su nombre empezó a contar su historia.

Alejandra diseñó este relato de historia fabulada para que sea disfrutado en familia, donde toca de manera afable, asuntos que son considerados tabú al enseñar a los niños, en temas como la orfandad, la muerte, la tristeza, pero a la vez hay resiliencia, alegría, amistad y amor.

El libro contiene un glosario que permite complementar la narración, para que su comprensión sea más dinámica. Es un cuento con elementos pedagógicos, pertinente para enseñarnos los hechos vividos por nuestros héroes y heroínas, que nos estimula a seguir su dechado. Bolívar se mantiene vivo cada vez que leemos acerca de su vida y pensamientos. Gracias a Alejandra y a Javier por hacer de la historia una pasión de actualidad.

Ricardo Romero Romero | @ItacaNaufrago

(1) Alejandra Claros Borda. Nació en Cochabamba, Bolivia. Cursó estudios de Ciencias Jurídicas y Políticas en la Universidad de San Simón-Bolivia, tiene maestrías en Derecho Multidisciplinario (Universidad de San Simón) y en Comunicación y Marketing Políticos (Universidad de Alcalá- España). Es egresada de la Academia Diplomática de su país y actualmente cursa estudios de Doctorado en Derecho Económico. Ha escrito varios libros infantiles, en los cuales rescata las historias personales de un personaje político con el objetivo de que los niños conozcan otras realidades y que pese a las dificultades económicas, cualquiera de ellos puede llegar a ser Presidente.

(2) Un niño llamado Simón. Narrativa histórica para niños. Todos Cultura Ediciones. Edición: Eunice Caridad

(3) Javier Ramos. Nació en Barquisimeto, estado Lara – Venezuela. Artista dedicado a la ilustración y la escultura. Egresado como bachiller en el Colegio Federico Froebel, realizó estudios en diseño gráfico en la academia Centecpro, Barquisimeto, así como diversos cursos en la Academia de artes Martín Tovar y Tovar. Ha expuesto sus trabajos en distintos salones y galerías; obtuvo el reconocimiento como Artista del mes en junio de 2019. Ha centrado su trabajo especialmente en el uso de las técnicas digitales para darle color a sus ilustraciones. Actualmente cursa la licenciatura en Artes Plásticas en la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (Ucla) y a su vez en la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte).