Seguimos invictos en Carabobo

0

Mujeres y hombres conservan con amor la historia y mantienen el mismo espíritu rebelde que le dio la Independencia a la patria, bañándola de gloria en aquella sabana

Jesús Arteaga

Bolívar presente en los chaparrales de su mayor victoria

Sábado 1 de mayo, 9:30 de la mañana, un grupo de mujeres pertenecientes a la Comuna Segunda Batalla de Carabobo nos esperaba a la sombra de un caracaro inmenso, antesala al Cuartel de Honor 24 de Junio, punto en el que comenzó nuestro recorrido por el teatro de operaciones donde se desarrolló la gran Batalla.

Esta era la segunda vez que llegábamos a la sabana de Carabobo, ya teníamos un plan establecido: el objetivo era ir al Campo, recorrerlo con su gente, sentir la energía del bicentenario para escribirlo, mostrarlo, comunicarlo y celebrarlo. Yasmín Álvarez, a quien conocimos en la primera visita, fue la encargada de coordinar todos los detalles.

Comuneros y periodistas de Ciudad CCS nos dispusimos a iniciar el recorrido, que incluiría algunos lugares del escenario de aquella acción bélica, hoy marcado con los hitos que informan sobre las rutas de las divisiones patriotas, y los monolitos, más altos que los primeros, recuerdan algún hecho digno de resaltar. Por ejemplo, la caída en combate del Negro Primero cuando “con el pecho abierto” le dijo a Páez: “Vengo a decirle adiós porque estoy muerto”. Con esa explicación y esas expectativas entre las manos, nos echamos a andar.

Por segunda vez en la sabana de Carabobo, recogiendo historias e impresiones.

Apenas ingresamos a los caminos que hace 200 años recorrieron hombres y mujeres dispuestas a ofrendar su vida por la patria, recordé las palabras de Eduardo Blanco: “Hay lugares marcados por acontecimientos de tamaña trascendencia, que no es posible, so pena de comprobar el más refinado estoicismo, o la más crasa ignorancia, pasar por ellos con indiferencia”. Y yo que no soy nada refinado ni tan ignorante, sentí la energía que florece en ese campo.

Como en Ciudad CCS desde el mes de enero de este año estamos trabajando en la celebración del Bicentenario de la Batalla de Carabobo, todos y todas teníamos información que nos permitió comprender mejor las explicaciones de cómo se desarrolló la contienda. Comprobamos que no es lo mismo leer la historia en los documentos que sentirla en las señales que los seres humanos van dejando en la tierra. Nuestro guía siempre demostró buena disposición y paciencia para responder cada duda, cada pregunta con las que le acribillamos.

Así alucinamos

Mientras más caminamos, más nos envolvía la épica de Carabobo. Kike Gavilán me comentó que podía sentir el olor a pólvora, Yasmín me dijo que imaginaba el sonido de los disparos, el Duque hasta imitaba el ruido del crujir de los huesos españoles atravesados por las lanzas de los muchachos de Páez. Matías me dijo: “Jesús, estoy alucinando”.

Por mi parte, escuchaba la voz de Chávez hablando de nuestra historia, de Carabobo, de Páez, de Bolívar, imaginaba lo relatado y llegó a mi memoria aquello: “Por aquí pasó, compadre,/ hacia aquellos montes lejos./ … De bandera va su capa,/ su caballo de puntero,/ baquiano, volando rumbos,/ artista, labrando pueblos,/ hombre, retoñando patrias,/ picando glorias, tropero…”.

Pobladores del antiguo escenario bélico, hoy en otra guerra

Mujeres comandando en Carabobo

Como la historia hasta ahora ha sido escrita por hombres, resulta casi imposible encontrar los nombres de las mujeres que participaron en la guerra por nuestra Independencia, solo algunas referencias a patriotas como Josefa Camejo o Josefa Joaquina Sánchez, tan bravas guerreras que resulta imposible obviarles.

Es momento de reivindicar a las heroínas de la patria, a las que ayer lucharon en los campos de batalla de toda Venezuela y a las que hoy trabajan por la emancipación definitiva, como nuestras anfitrionas de esa jornada, las que organizan al pueblo y sus procesos en el Campo de Carabobo.

Sin la participación de estas mujeres, no pudiéramos decir lo que Chávez nos pedía: “Hay que seguirlo repitiendo, venezolanos y venezolanas de todas la edades y especialmente ustedes jóvenes venezolanos, juventud venezolana, ¡hoy seguimos siendo invictos en Carabobo y mañana seguiremos invictos en Carabobo!”