Infodemia: la desinformación se expande tan rápido como el virus

0

La enfermedad por coronavirus es la primera pandemia de la historia en la que se utilizan a escala mundial la tecnología de la información y las redes sociales para mantener a las personas conectadas e informadas.
Pero, al mismo tiempo, permite amplificar la sobre abundancia de información, provocando así un fenómeno denominado “infodemia”, que se propaga tan rápido como el virus.

Este fenómeno se presenta por la producción exponencial de información y las posibles modalidades para acceder a ella en todo el mundo, siendo los teléfonos móviles con conexión a internet la mayor fuente de acceso, pero ¿cuánta de esa información es correcta?

La infodemia es una epidemia de noticias falsas, que se transmiten rápidamente y producen desinformación llegando a afectar la convivencia social.

“No solo estamos combatiendo una epidemia, estamos combatiendo una infodemia”, así lo manifestó el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Gebreyesus.

Infodemia se considera a la sobreabundancia de informaciones, tanto en línea como en otros formatos, que pueden ser verdaderas o falsas.

En estas circunstancias aparecen los rumores y la manipulación de la información, resaltando aspectos de la enfermedad, como el origen del virus, la causa, el tratamiento y el mecanismo de propagación de manera inexacta; información que puede ser perjudicial para la salud física y mental de millones de personas en todo el mundo.

Todo esto hace que la situación de la pandemia perjudique a más personas y ponga en peligro la sostenibilidad del sistema de salud mundial.

La infodemia no se controla, pero sí se puede gestionar, es por ello que la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2020, aprobó la resolución WHA73.1 sobre la respuesta al covid-19, donde se reconoce que la gestión de la infodemia es una parte fundamental de la lucha contra la pandemia y se pide que se proporcionen contenidos fiables y se tomen medidas eficaces para contrarrestar la desinformación.

En la resolución también se insta a las organizaciones internacionales que aborden la desinformación en la esfera digital y se trabaje para prevenir las actividades cibernéticas dañinas.

Además, se está trabajando con las empresas de motores de búsqueda, redes sociales y digitales (Facebook, Google, Tencent, Baidu, Twitter, TikTok, Weibo, Pinterest), para filtrar los mensajes falsos y promover información exacta de fuentes creíbles.

Gestión de la infodemia

Las informaciones erróneas se difunden a gran velocidad, lo que hace más difícil al público poder identificarlas.

Para luchar contra la infodemia del coronavirus, la OMS ha creado una página web “EPI-WIN” con el fin de que la población tenga una información que provenga de fuentes fiables.

Desde CiudadCcs brindamos una serie de recomendaciones fundamentales para no seguir difundiendo noticias falsas:

1 – Analizar críticamente los mensajes, videos, fotografías y audios que circulan por las redes sociales.

2 – Si se observa contenido en línea que se sospeche falso o engañoso, puede señalarlo a la plataforma que alberga la red social.

3 – Verifique toda información en fuentes fiables, como las autoridades sanitarias nacionales o la OMS.

4 – Detallar datos, cifras, contexto y las fechas citadas en la información, una noticia antigua es también desinformación.

5 – Difundir información de calidad y verificable ante todo.

Ante todo lo planteado, y debido a que el internet no garantiza por sí mismo la veracidad y confiabilidad de las cosas que allí se dicen, publican y difunden, se sugiere a la población que maneje de manera cuidadosa y responsable los contenidos, imágenes y fotografías a los que tienen acceso diariamente.

Ciudad Ccs / Emily Cazorla