MEMORIAS DE UN ESCUÁLIDO EN DECADENCIA | CNE

Roberto Malaver

0

¡O corremos o nos encaramamos! Buenos días, Venezuela, tenemos nuevo CNE. Y Embajada Radonski dijo que le parece muy bien, y los violentos de nosotros descargamos nuestra arrechera contra él en Twitter, porque así somos, cuando las vainas nos arrechan, salimos, eso sí, cómodamente y tomándonos un whisky, y frente a nuestra computadora preguntamos, “¿a quién vamos a joder hoy?”, y le tocó el turno al compañero Embajada Radonski. Además, tampoco tenemos porque preocuparnos mucho, porque en ese nuevo CNE tenemos al compañero Roberto -Sumate- Picón, que sabe de computación y estadística y números y tiene las alitas negras y el piquito colorao, como el pájaro Picón aquel. Así que, sí después que votamos, no ganamos, le echamos la culpa a ese carajo y le caemos encima por Twitter, que allí, derrochando el odio, no hay quien nos gane.

Aunque debemos decir una vaina, antes, con la compañera Tibi, no se notaba tanto el chavismo, porque la compañera Tibi no venía de puestos en el gobierno, sino que salió directa al CNE, en cambio ahora la vaina es más descarada, porque nos pusieron ahí a un hombre que ha sido dos veces ministro de la dictadura y ahora estaba encargado, como Bolívar en 1821, de la Batalla de Carabobo, y le disparan ese cañón y lo ponen al frente del CNE, porque así son los chavistas, tienen dos o tres cargos, y si tienen uno solo se arrechan, porque les dicen que no parecen chavistas. Y también hay que decir que el J. Vicente –No pega una- León, también dice que hay que votar, porque eso de estarse rascando la barriga en el exterior no es suficiente para salir del dictador. La vaina está marchando para que todos vayamos a hacer cola en los grupos escolares, y como siempre, en una jornada cívica, o en la fiesta de la democracia, todos, en correcta formación, dejemos en las urnas nuestro voto. Y aquí entre nos, a nosotros siempre nos ha encantado votar, antes nos gustaba más, porque uno se robaba un montón de votos, recuerdo que hubo una vez que yo no voté, y un compañero de Acción Democrática me dijo: “Tranquilo, no te preocupes, que yo voto por ti”, ahora la vaina es más arrecha para hacer eso.

Y decía que nosotros nos arrechamos por cualquier vaina, y vimos que llegó el artista ese que llaman Steven Seagal a visitar al dictador, y nos pusimos en alerta máxima, y salimos, como siempre, a tomarnos un whisky frente a la computadora y comenzamos a mentar madre y a insultar y ese tipo es un mal actor, y para más arrechera vimos que el tal Seagal le regaló una espada al dictador y ahí si nos cagamos de verdad, verdad, porque ya son dos espadas las que tiene el dictador, la de Bolívar, que anda caminando por ahí, y ahora también la espada de Seagal, es decir, que si a la primera se le pasa, la segunda lo repasa.

El papá de Margot vio en Twitter todo lo que le dijeron al compañero Embajada Radonski por apoyar al nuevo CNE, vio por el canal ocho la llegada del artista de cine Steven Seagal a Miraflores y apagó la televisión y preguntó: “¿Y por qué Capriles no fue con Seagal a Miraflores para que la vaina fuera más sincera?”. Cambió de canal y vio que estaban juramentando a los nuevos miembros del CNE y escuchó que el historiador Pedro Calzadilla era el nuevo presidente, y dijo: “La historia lo absolverá”. Se puso de pie y fue caminando lentamente hasta el cuarto y agarró la puerta y le metió aquel coñazo tan fuerte que los vecinos gritaron a coro. “Nos mudamos, desgraciado”.

-Estoy en el rincón de una cantina.- me canta Margot.

Roberto Malaver