Frank Emilio Flynn

0

Francisco Emilio Flynn Rodríguez, más conocido como Frank Emilio, es una de las grandes leyendas del jazz afrocubano y uno de los pioneros de aquella fusión musical en la que estuvo en el mero medio de todo aquel crossover y lo supo aprovechar. Desde su propio nacimiento ya traía entreveradas las dos culturas en su espíritu. Era hijo de un buzo gringo de origen irlandés y madre cubana, y fue ella quien compró un piano, en el que, siendo ciego desde los 13 años, aprendió a tocar Debussy, Chopin o Bach, y también ritmos autóctonos de Cuba, en especial las danzas de Saumell, Cervantes y Ernesto Lecuona.

En los 40, Frank Emilio tocaba el piano en Loquivambia Swing y fue también pianista de la mayoría de los integrantes del Filin, aparte de ser asiduo del local nocturno La Zorra y el Cuervo, sitio de jazz por excelencia de La Habana.

Fue cofundador del Club Cubano De jazz, y productor de las grandes Jam Sessions, en ese local, y también fundó el Quinteto Instrumental de Música Moderna, en 1958, que interpretara aquel clásico Blues in cha, del notable binomio de Giraldo Piloto y Alberto Vera, del cual hablaremos más adelante y, por supuesto, sus composiciones, el famoso Mondongo, sandunga y gandinga, o Midnight theme y Zapateo cubano, entre otros.

Cuenta Marta Valdez: “Ese fue el caso de mi amigo Piloto. La gran ilusión, tanto suya como de otros músicos como Guillermo Barreto y el propio Frank Emilio, era consolidar, más allá de su pequeño círculo de amigos y colegas, la idea de un jazz cubano, un trabajo jazzístico a partir de temas nuestros, ya conocidos o de nueva creación. Un grupo de afines, comandados por Frank Emilio, se había integrado con Papito Hernández en el bajo, Guillermo Barreto en la batería y las pailas, Tata Güines en las tumbadoras y Gustavo Tamayo en el güiro. Nacía el Quinteto Instrumental de Música Moderna, nada vinculado a nociones de mercado pero sí a punto de grabar en un estudio privado donde una pieza de Piloto y Vera formaría parte del programa previsto…”.

Ciudad Ccs / Humberto Márquez