Gestión de la calidad de servicio y su relación con el desempeño del talento humano

0

La maestría de Gerencia Salud Pública corresponde a la Universidad Experimental Rómulo Gallegos, y este grupo de seis participantes (todas mujeres) pertenecemos a la cohorte XVII, a quienes el doctor Nelson Ford, profesor de la cátedra Gerencia en Salud Pública III nos ha asignado la tarea de redactar un artículo sobre la gerencia hospitalaria en Venezuela y otro temas relacionados con el sistema de salud público en nuestro país, tal como la atención hospitalaria en momentos que al país lo azota una pandemia.

Es por ello que este colectivo de investigadoras Unerg Distrito Capital, Gerencia de Salud Pública, en el marco del quinto objetivo Histórico del Plan de la Patria «Salvar a la Humanidad», como parte de sus prácticas profesionales, las cuales se encuentran relacionadas con la línea de investigación Gerencia Hospitalaria Comunitaria, y tal como está establecido en los otros ejes sistemáticos insertados en la interdisciplinariedad de la ciencia y como asignación de la cátedra Gerencia de Salud Pública III, nos hemos unido con la finalidad de dar a conocer nuestros aportes investigativos a la colectividad en general a través de diferentes temas:

* Reflexiones del mundo frente al poscovid-19. (El problema de la desinformación de la vacuna y las implicaciones de no vacunarse).

* Rol del profesional de enfermería en el Programa Ampliado de Inmunizaciones  ( PAI) ante el contexto covid-19.

* Equidad y calidad en la atención en salud (una aproximación a la realidad en Venezuela).

* Praxis del liderazgo en la Gerencia de Enfermería.

* Gestión de Calidad de Servicio y su relación con el desempeño del talento humano.

* Rol del profesional de enfermería en la Gestión de la Salud Pública ante la pandemia covid-19.

Cada tema o investigación es de gran relevancia en nuestra práctica profesional, ya que todos se presentaron en distintos escenarios, con diversidad de opiniones, debilidades o problemas, que pueden ser solucionados a corto, mediano o largo plazo, con las técnicas y estrategias gerenciales que hemos adquirido en la construcción del conocimiento, tanto en el desarrollo de la maestría como de nuestra experiencia profesional, con el objetivo primo y esencial de ofrecer orientación e información a la población más vulnerable, además para que puedan servir como herramientas para el beneficio biopsicosocial del ser humano y del sistema de salud pública, tanto en nuestro país como en el mundo entero.

 

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR,

CIENCIA Y TECNOLOGIA

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LOS LLANOS CENTRALES

ROMULO GALLEGOS, SAN JUAN DE LOS MORROS

DECANATO DE POSTGRADO

CÁTEDRA: GERENCIA EN SALUD III

 GESTIÓN DE LA CALIDAD DE SERVICIO Y SU RELACIÓN CON EL DESEMPEÑO DEL TALENTO HUMANO DEL HOSPITAL TIPO III MÉDICO QUIRÚRGICO Dr. RICARDO BAQUERO GONZÁLEZ, UBICADO EN LA PARROQUIA SUCRE, DISTRITO CAPITAL, DURANTE EL PERÍODO 2021

Línea de investigación: Calidad de Atención de Salud

Tutor Académico

Dra. Merceron Mary

Autora

Lcda. Angélica M. Jaimes F.

angelijaimes_1968@gmail.com

 

GESTIÓN DE LA CALIDAD DE SERVICIO Y SU RELACIÓN CON EL DESEMPEÑO DEL TALENTO HUMANO

 Angélica M. Jaimes F.

Licenciada en Enfermería, egresada de la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos,  San Juan de los Morros, estado Guárico (Unerg).

Magister Scenterium en Docencia de Educación para la Salud Universidad de Educación a Distancia de Panamá (Uniedpa) Caracas, Distrito Capital.

Profesional Especialista en Enfermería Quirúrgica, Hospital de Coche Leopoldo Terrero, Cuidados Intensivos Hospital Vargas de Caracas, Distrito Capital.

Enfermera Especialista en Epidemiología, egresada del Instituto de Altos Estudios Arnoldo Gabaldón (IAES) Maracay, Estado Aragua.

Diplomado en Docencia Universitaria, diplomado en Gerencia en Salud Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL), diplomado en Metodología de Investigación Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL), Caracas, Distrito Capital.

Enfermera III Docente de Enfermería Hospital Dr. Ricardo Baquero González, Caracas, Distrito Capital.

Venezuela- Latinoamérica

RESUMEN (Abstrac)

El término «calidad» tiene distintas acepciones según la época histórica, las personas, sus ideas e intenciones. En relación al concepto de calidad que se adoptará para el presente artículo lo explica Balderas ML. (2016), que calidad consiste: «…en cumplir con la totalidad de funciones, condiciones, características y comportamiento como requisitos establecidos para un servicio ofertado…» (pág. 140). En este sentido, para que una organización de salud pueda ofrecer una atención de calidad es muy importante que ésta pueda contar con un control y pueda ser evaluada externamente, pueden ser los usuarios, las organizaciones del estado que financian la asistencia, pero también puede suceder ante la propia organización de forma interna y los profesionales de diferentes disciplinas del centro asistencial que allí laboran. En lo que refiere a la gestión de calidad en las áreas clínicas específicamente en el Bloque Quirúrgico (BQ) del hospital Médico Quirúrgico referido, donde se realizan intervenciones representando casi un sesenta por ciento (60%) de los ingresos de hospitalización. En lo que refiere al tema de gestión clínica se evidenció situaciones que ocurren en la dinámica del proceso de atención que maduran la idea de que se trata de una débil gerencia, cuyo impacto no ha sido evaluado, y donde no se tiene idea de las consecuencias tanto para la institución, el paciente y para el resto de la gestión hospitalaria, en términos de indicadores. Ocurriendo de esta manera una serie de problemáticas donde la investigación a desarrollar tiene como objetivo el de Gestionar la Calidad de Servicio Quirúrgico y su relación con el Desempeño del Talento Humano; pues a través del Control de Gestión de las Estructuras, Sistemas, Procesos y Recursos disponibles para respaldar esa ocupación, todo ello en la Unidad Quirúrgica del Hospital Tipo III Médico Quirúrgico anteriormente mencionado, tiene el propósito de analizar el vínculo significativo o influencia alguna, si la hubiese, sobre su labor para el cumplimiento de los indicadores de calidad de atención; y con ello poder inferir sobre la gestión realizada, en otras palabras, evaluar los métodos, desarrollo y resultados de la atención efectuada.

Palabras Claves: Gestión, calidad, control de gestión, bloque quirúrgico.

 INTRODUCCIóN

En los últimos años, el concepto de calidad aplicado a los servicios de salud ha ganado cada vez más terreno. Ello no implica que históricamente estos servicios no hayan estado en pos de la excelencia, sino que ya no se trata exclusivamente de poseer calidad técnica o intrínseca, sino de producir actos de calidad y que esta sea percibida por el usuario interno como externo. Habitualmente se enmarca el accionar en el sector salud con cuatro palabras: equidad, efectividad, eficacia y eficiencia, pero ello requiere a parte de un arduo trabajo como la gerencia de un control para con eso poder alcanzar la calidad.

La prestación de servicios debe realizarse con equidad, esto es, dar más a quién más necesita garantizando la accesibilidad; con eficacia, o sea, con metodologías y tecnologías adecuadas; con efectividad, alcanzar cobertura e impacto adecuados; y con eficiencia, con rendimiento y costos acordes. Pues, el desafío para lograrlo es evaluar los procesos de la atención en su conjunto de modo tal que pueda ser objetado y comparado, y que permita conformar estándares y elaborar procesos correctivos para producir mejoras continuas. Explica un autor que: «…Sin dudas esto constituye la calidad de los servicios de salud. Sin embargo, existen algunas consideraciones importantes respecto al término, ya que es necesario tener en cuenta: Primero, calidad no es sinónimo de lujo o de complejidad, sino que, por el contrario, debe ser la misma en todos los niveles de atención. En segundo lugar, no constituye un término absoluto sino que es un proceso de mejoramiento continuo. Tercero: es una cualidad objetivable y mensurable. Por último, no depende de un grupo de personas sino que involucra a toda la organización…”. (Temes JL.- Mengibar M, 2017, pág. 77).

En este propósito, nos preguntamos: ¿Qué Significa Calidad En La Atención de la Salud?  En la literatura existen variadas definiciones para el concepto de calidad que aplicado a dicha área, explica varios elementos veamos algunas: «…Desempeño adecuado (de acuerdo con las normas) en las intervenciones consideradas seguras, que están al alcance de las sociedades en cuestión y que tiene la capacidad de producir un impacto en la mortalidad, morbilidad, discapacidad y malnutrición…» (Gómez J.- González A, 2001, Pág. 180).

Por su parte, Fleitas M.- Vásquez A.- Mazón A. (2018) refieren una definición más acorde al contexto del presente estudio la cual dice:

La calidad de la atención técnica consiste en la aplicación de la ciencia y tecnología médica de manera tal que maximice sus beneficios a la salud sin aumentar al mismo tiempo los riesgos. El grado de calidad es, por lo tanto, el punto en el cual se espera que la atención provista logre el balance más favorable de riesgos y beneficios. (Pág. 96).

En este orden de ideas, la calidad es hacer lo correcto de la manera correcta la primera vez, y hacerlo mejor la vez siguiente, con los recursos existentes y con la satisfacción del cliente atendido. En nuestro contexto, calidad significa dar una respuesta efectiva a los problemas o situaciones que inciden sobre sus individuos e implica la satisfacción de ellos, de la familia y la sociedad para con éstos servicios de índole quirúrgico. Es importante sensibilizar a los profesionales, no sólo de la importancia del concepto de calidad, sino del por qué y para qué se creó, qué persigue y cuál es su fin. Es imprescindible trabajar en un equipo que incluya a todos: profesionales, técnicos, administrativos, auxiliares, residentes y facultativos, y realizar el trabajo con una organización que permita la interrelación entre servicios para mejorar la atención a la salud que los aqueja.

Así mismo, es fundamental incentivar la responsabilidad sobre los propios resultados, fomentar y dar a conocer dentro de la organización la importancia de todos, que cada uno cuenta y su actividad es determinante en el proceso de la atención. De esta manera, el servicio se realizará con éxito y se conseguirán mejores resultados. En este sentido, un elemento de vital importancia para lograrlo es mejorar la información y, en especial, cómo obtenerla y analizarla con ello se puede plantear estrategias y una mejor distribución de los recursos con que se cuenta. Por su parte, la tecnología es un apoyo para la gestión, y con un buen registro adecuado podemos disminuir errores, tener datos claros y certeros. Así pues, implementar un sistema de gestión de calidad que no es tarea fácil y requiere del cambio cultural general de la organización.

Entre los aspectos para generar un cambio están en primer lugar, reconocer que cómo profesionales de la salud, se está en los albores del conocimiento de lo que es calidad, para qué sirve y cuál es su finalidad. Además, de darnos cuenta que como organización el trabajar con calidad facilitará nuestro quehacer, lo que disminuirá la probabilidad de errores y elevará la seguridad de los pacientes al obtener más eficiencia y satisfacción para ellos. Asimismo, mejorando los elementos, aspectos y factores que inciden en la calidad de atención tendremos más beneficios personales en el área laboral, como el reconocimiento profesional y del resto del equipo de trabajo, lo que aumenta el autoestima y lo convierte en un círculo virtuoso. Esto quiere decir que los actos forman parte de un circuito de trabajo que produce una mejora continua.

Por su parte, este tema para delimitarlo en el presente artículo y en la problemática próxima a plantear en la investigación, es importante considerar que dentro de cualquier centro asistencial de atención especializada,  la unidad quirúrgica adquiere una dimensión de enorme importancia en la atención médico asistencial porque constituye un área o unidad clínica de enorme actividad dentro de éste, y es el fruto de muchos avances de índole científico y tecnológico en los procedimientos y técnicas quirúrgicas que se aplican en el paciente (transoperatorio), por los avances de la cirugía, la anestesia, por la cirugía mayor ambulatoria, entre otros; y poder así brindar una mayor accesibilidad de la población atendida.

A razón de los argumentos anteriores, en estos tiempos constituye una exigencia contar con un bloque quirúrgico eficiente y eficaz acorde a la actualidad, por un lado para brindar una solución a las enfermedades o padecimientos, y por otro, debido a la índole o naturaleza de las actividades que en ella se desarrollan, requiriendo siempre examinar su calidad de atención e impacto en la salud de los pacientes quirúrgicos. En este orden de ideas, el próximo estudio tiene como objetivo el de Evaluar la calidad de servicio del hospital medico quirúrgico y su relación con el desempeño talento humano que labora en referida unidad clínica, ello con el propósito de considerar cuales son las debilidades a mejorar y las fallas que hay que solucionar.

Debido a que la calidad de atención por parte del bloque quirúrgico es de vital importancia ya que la misma proporciona la máxima obtención de beneficio para el usuario mediante la aplicación de conocimientos y tecnologías avanzadas tomando en cuenta las limitaciones y capacidades del centro asistencial, pero que requiere una gestión programada, eficiente y certera lo cual se reflejara en los resultados obtenidos en el postoperatorio del paciente. Sobre la base de estas consideraciones anteriormente descritas, debemos reconocer que implementar un sistema de calidad debe ser un compromiso profundo de todos los involucrados y de la institución, no es solamente responsabilidad del equipo de salud que labora en dicha unidad clínica, significa entonces que existen muchos factores a considerar al momento de potenciar el desempeño con calidad. En virtud de estos argumentos, debemos hacer esta importante interrogante:

¿Tiene relación la gestión de calidad de servicio que se brinda al usuario quirúrgico con el desempeño del talento humano que desarrolla sus actividades asistenciales en el bloque quirúrgico del Hospital Dr. Ricardo Baquero González?

Angélica Jaimes, 2021

 PROBLEMÁTICA

Por bloque quirúrgico (BQ) o área quirúrgica,  según Temes JL.- Mengibar M. (Ob. Cit.), se entiende como: «…El conjunto de dependencias estrechamente vinculadas entre sí, para lograr la práctica de la cirugía en óptima condiciones…» (Pág. 81). Pero en el sentido más amplio de la gestión, en este concepto debe incluirse también los procesos asistenciales, el talento humano que los ejecuta y otros elementos relacionados. A razón que hay que citar que: «…El proceso quirúrgico comienza con la indicación y decisión de la cirugía, y continúa con la evaluación preoperatoria, la realización del procedimiento o tratamiento quirúrgico y la reversión de la técnica anestésica, continua después con el ingreso a la sala de recuperación  anestésica (postoperatorio inmediato) y su traslado a la sala de hospitalización, donde inicia su post-operatorio mediato y posteriormente el tardío…» (Gómez J.- González A, 2001, Pág. 182).

En ese sentido, dependiendo de la arquitectura de la unidad correspondiente al espacio físico, el bloque quirúrgico puede ser un conjunto de locales anexos o bien dispersos en diferentes plantas o en una sola del hospital, esto puede condicionar en gran medida la organización y gestión de la actividad asistencial. Pues, no es igual la organización y gestión de un BQ en un hospital tipo V de veinte y seis (26) quirófanos, que la organización de un hospital tipo III que tan sólo tiene cuatro (4) quirófanos. Aunque cada centro asistencial exige un tratamiento individualizado para sus pacientes, cada una de la gestión aplicada supone un sin fin de particularidades. Sin embargo, los problemas o eventualidades a los que se debe enfrentar su gerente suelen ser comunes.

En efecto, el BQ debe contar con una distribución de espacios o ambientes que consta de áreas con una finalidad particular cada una, y donde se desarrollan actividades de diferentes índoles pertenecientes al tratamiento quirúrgico a ser aplicado. Esta unidad debe ser accesible desde todas las áreas de las zonas del hospital, y se ha de facilitar la entrada y la salida de las personas o materiales, estar cercana a la unidad de cuidados críticos y de servicios complementarios (laboratorios, banco de sangre, radiología, central de suministro, central de esterilización, entre otros). En otras palabras debe estar ubicada en un lugar estratégico de fácil acceso, pero una vez construido no es factible repetir su construcción una y otra vez, según las actualizaciones tecnológicas y los requerimientos de los procesos; sino realizar una gestión que adecue lo disponible para su desarrollo.

Como ya se ha aclarado, el concepto de BQ ha ido evolucionando, su diseño tiene unas características propias, su equipamiento, las medidas de seguridad, y su organización se han modificado con la evolución de las actividades y los cambios tecnológicos que se incluyen en las técnicas quirúrgicas. «…Estas modificaciones o transformaciones han traído consigo una serie de «puntos calientes», como lo son:  las áreas de cirugías mínimamente invasivas, la importancia de la imagen intraoperatoria, la monitorización de los pacientes durante el proceso quirúrgico, la proliferación de procedimientos no quirúrgicos invasivos, de procedimientos híbridos y del uso de equipos de alta tecnología incluidos en el acto quirúrgico, entre otros y los cuales deben ser tomados en cuenta en la gestión para una operatividad eficiente y eficaz de los tiempos actuales…»(Fleitas M.- Vásquez A.- Mazón A, 2018, Pág. 123).

En la actualidad, para su funcionabilidad el diseño y organización del BQ  muestra la tendencia a configurarlos como los que integran toda la actividad quirúrgica del hospital, y no ser la unidad que se encuentra funcionando en acciones fragmentadas por especialidad. En realidad «…Se debe tomar en cuenta el flujo de pacientes que ingresan a la unidad provenientes del resto de las unidades clínicas y los ambulatorios que no están dentro del centro asistencial, proyectar el desempeño del talento humano especializado en términos de porcentajes, otro aspecto muy importante es el circuito de transporte de materiales y sucios…» (Temes – Mengíbar, Ob. Cit. Pág.82).

Un bloque moderno debe incluir espacios suficientes para el almacenamiento de los materiales que se necesiten en la intensa práctica quirúrgica actual de este modo se evita el almacenamiento en los pasillos que obstruye el tránsito de pacientes, de las camillas o mobiliario móvil, dificulta la limpieza y desinfección del área así como tampoco permite un recambio eficiente de equipos e insumos necesarios para el siguiente procedimiento a continuación. Para una operatividad y funcionabilidad óptima de la unidad quirúrgica los esfuerzos máximos deben orientarse a cómo se hacen las cosas, estandarizar procesos, y acreditar servicios. Así pues, estas herramientas permitirán progresar en calidad de atención al usuario y disminuir los errores clínicos y administrativos, lo cual posibilitará tener un mejor manejo clínico y quirúrgico. Ya que el mundo médico y científico está cambiando, al igual que la población, se debe embarcar como profesional de la salud en el trabajo de calidad con ella, pues al lograr optimizar los procesos y realizar el trabajo con calidad, seremos capaces de disminuir los costos, no sólo financieros sino de tiempo, de recursos humanos, físicos, y de equipamiento. Así, propiciaremos la mejora continua de los procesos.

Ahora bien, ubicado en la populosa parroquia Sucre del Municipio Libertador de la Ciudad de Caracas se encuentra el Hospital tipo III Médico Quirúrgico Dr. Ricardo Baquero González, es un centro asistencial de fácil acceso (anexo a una autopista importante de la ciudad) y que por su ubicación geográfica está cercano a sectores de alta demografía, los cuales, son su radio de atención, y al cual tienen acceso muchas emergencias y urgencias entre ellas: heridas por armas de fuego y arma blanca, accidentes de tránsito, arrollamientos, infartos y obstrucciones intestinales, apendicitis, colecistitis, fracturas abiertas e inclusive amputaciones producidas por traumas severos, entre otras, (Registro de Morbilidades atendidas,  (Fuente: Control de Gestión Hospital Dr. Ricardo Baquero González-2020).

En este orden de ideas, como enfermedades agudas no transmisibles atendidas con resolución quirúrgica se atienden: fibromatosis uterina, lesiones orgánicas extracelulares (LOE) hepáticos, artrodesis de miembros inferiores, y enfermedades del sistema musculo esquelético crónicas, abscesos de partes blandas, entre otras, que también son tratadas quirúrgicamente; dicho centro de salud cuenta con un total de noventa y tres (93) camas arquitectónicas y operativas, donde atienden cinco especialidades de postgrado médico de orden quirúrgico: cirugía general, traumatología y ortopedia, cirugía de la mano, otorrinolaringología y anestesiología, los cuales hacen vida en esta unidad clínica.

Por tanto, en este BQ están en operatividad tres (3) quirófanos los cuales son espacios que en su interior son intervenidos un aproximado de seis (6) pacientes, dos (2) en el turno de la mañana y cuatro (4) en el turno de la tarde. En este sentido del planteamiento, el estilo de gestión implementado en esta unidad, es desplegado a través de un modelo de dirección fragmentada no por procesos, planificando la actividad de manera sesgada, evidenciándose la ausencia de un sistema de trabajo que debe realizarse en los diferentes turnos de la actividad quirúrgica de la organización.

También en referida área existe un vacío del manual o guías de acción de procesos para el desempeño de la actividad profesional, manejo de los riesgos, o la seguridad del paciente, no se cuenta con un manual descriptivo donde se definan las funciones, responsabilidades y competencias de cada integrante del equipo quirúrgico dispersándose así la cultura organizacional. Por tanto, tampoco se establece un método de trabajo para el equipamiento, dotación y disposición de insumos, equipos, y medicamentos necesarios para la actividad quirúrgica.

Todas estas situaciones descritas anteriormente señalan que no existe un modelo organizativo ni la adecuada gestión de procesos eficientes que se requieren para el desarrollo de las cirugías dentro de la unidad y poder así desarrollar una operatividad eficaz, trayendo como consecuencia un poco rendimiento quirúrgico y baja funcionabilidad del área quirúrgica. Sin aclarar por ahora, los otros indicadores que demuestren cual es la calidad de la atención asistencial de los profesionales especializados que laboran en referida unidad clínica.  Por tanto, en el marco de las observaciones anteriores se plantea la siguiente problemática: La Deficiente gestión de la calidad de servicio y su relación con el desempeño del talento humano del Hospital tipo II médico quirúrgico Dr. Ricardo Baquero González, ubicado en la Parroquia Sucre Distrito Capital durante el período 2021.

CONCLUSIÓN

En los últimos años, es notorio el gran auge que ha tenido el tema de calidad y los diferentes métodos empleados para conseguir prestar servicios dentro de este contexto. Si bien ésta ha sido una preocupación permanente de todos los profesionales de la salud, «…En algunos ámbitos se ha difundido la idea equivocada de que se da «calidad» en la atención cuando se mejora solamente con el equipamiento de equipos de alta tecnología, se provee de una gran cantidad de insumos el área, o se hace una mayor, no mejor, distribución del espacio físico, o cuando se satura una plantilla de talento humano para desempeñarse en un servicio…» (Fonseca L, 2017, Pág. 66)

En efecto, el presente estudio se justifica en su desarrollo ya que dentro del contexto técnico es imperativo organizar, delimitar y definir las funciones, competencias y responsabilidades de cada profesional de salud que labora en las actividades asistenciales ejecutadas en el acto quirúrgico. De manera que sus conocimientos y formación de cada disciplina se realicen de la manera más efectiva, eficaz y armónica; y con ello lograr una excelencia profesional por tratarse de un equipo quirúrgico.

En términos gerenciales el punto que ha de subrayarse es que el desarrollo de una visión de calidad tiene el potencial de facilitar y promover un equilibrio institucional sustentado en las mejoras del acto clínico, el respeto a la dignidad del usuario, la eficiencia de los procesos internos de gestión y la proyección social del hospital. Por una parte, la percepción de cómo la eficiencia influye en la calidad de la salud individual entre la gestión clínica y la gestión administrativa. Por otra parte, la visión integral de la calidad en los términos enunciados constituye una forma de superar el frecuente sesgo de gerenciar los procesos y recursos de la unidad clínica, siendo esto un gran obstáculo para lograr la misión de referida área de atención.

Para mejorar el conjunto de las características de equidad, eficacia, eficiencia y satisfacción del cliente, es necesario plantear procesos diferentes a los tradicionales. Primero, es esencial tener una visión integral del cambio que incorpore como punto central un proceso y una cultura de calidad. Segundo, esa visión tiene que ser compartida por la mayor parte del personal. Tercero, se deben desarrollar aplicaciones selectivas y estratégicas de la calidad para generar credibilidad entre el personal y los usuarios. Por último, la equidad, la eficacia, la efectividad, la eficiencia y el enfoque de satisfacción del cliente deben tener una expresión concreta, objetiva y en lo posible cuantitativa.

En conclusión, puede afirmarse que la calidad es un proceso que trasciende la mera relación directa entre el médico y el paciente, aun cuando esta relación constituye un eslabón crítico del proceso que empieza por las relaciones de coherencia entre situación de salud, situación social y situación institucional, que incluye procesos administrativos y logísticos que sientan las bases para que ciertos recursos esenciales tengan las características que exige la efectividad del acto médico y fluyan de forma oportuna.

 

FUENTES

Balderas ML. (2016). Administración de los Servicios de Enfermería. Capítulo 4: Calidad Total en Enfermería. Editorial Mc Graw Hill. México.

 

Balestrini M. (2016). Cómo se Elabora el Proyecto de Investigación. Consultores Asociados. Venezuela.

 

Fleitas M.- Vásquez A.- Mazón A. (2018). Gestión del Bloque Quirúrgico. Editorial Mc Graw Hill. México.

 

Fonseca L. (2017). Praxis y Conocimiento. Universidad Central de Venezuela. Facultad de Ciencias Económicas y Sociales. Material Mimeografiado. Venezuela.

 

Fuentes G. (2001). Diccionario de Sinónimos y Antónimos e Ideas Afines. Editorial Larousse. México.

 

Gómez J.- González A. (2001). Principios Generales de Organización y Gestión Clínica de un Bloque Quirúrgico. Revista Especializada en Anestesiología REANIM. Volumen 48: 180-187.

 

Organización Panamericana de la Salud-OPS. (2003). Programa de Mejoría de la Calidad: Guías e Instrumentos para Evaluar la Calidad de la Atención. [Documento en línea]. Disponible en: www.paho.org/dor/index. Secretaria de Estado de Salud Pública y Asistencia Social. [Consultado: 16/08/2020]. Santo Domingo.

 

Ross AG.- Zeballos JL.- Infante A. (2016). La Calidad y la Reforma del Sector Salud en América Latina y el Caribe. Revista Panamericana de Salud Pública, Volumen 8, Numero 1 y 2: 93-97.

 

Sabino C. (2010). El Proceso de Investigación. Editorial Panapo. Caracas. Venezuela.

 

Temes JL.- Mengibar M. (2017). Gestión Hospitalaria. Editorial Mc Graw Hill. 6ta Edición. Madrid.

 

Vélez G. Cedeño M. (2000). Investigación en Salud. Editorial Mc Graw Hill. Colombia.