Rol del personal de enfermería en el programa ampliado de inmunización ante el contexto del covid 19

0

La maestría de Gerencia Salud Pública corresponde a la Universidad Experimental Rómulo Gallegos, y este grupo de seis participantes (todas mujeres) pertenecemos a la cohorte XVII, a quienes el doctor Nelson Ford, profesor de la cátedra Gerencia en Salud Pública III nos ha asignado la tarea de redactar un artículo sobre la gerencia hospitalaria en Venezuela y otro temas relacionados con el sistema de salud público en nuestro país, tal como la atención hospitalaria en momentos que al país lo azota una pandemia.

Es por ello que este colectivo de investigadoras Unerg Distrito Capital, Gerencia de Salud Pública, en el marco del quinto objetivo Histórico del Plan de la Patria «Salvar a la Humanidad», como parte de sus prácticas profesionales, las cuales se encuentran relacionadas con la línea de investigación Gerencia Hospitalaria Comunitaria, y tal como está establecido en los otros ejes sistemáticos insertados en la interdisciplinariedad de la ciencia y como asignación de la cátedra Gerencia de Salud Pública III, nos hemos unido con la finalidad de dar a conocer nuestros aportes investigativos a la colectividad en general a través de diferentes temas:

* Reflexiones del mundo frente al poscovid-19. (El problema de la desinformación de la vacuna y las implicaciones de no vacunarse).

* Rol del profesional de enfermería en el Programa Ampliado de Inmunizaciones  ( PAI) ante el contexto covid-19.

* Equidad y calidad en la atención en salud (una aproximación a la realidad en Venezuela).

* Praxis del liderazgo en la Gerencia de Enfermería.

* Gestión de Calidad de Servicio y su relación con el desempeño del talento humano.

* Rol del profesional de enfermería en la Gestión de la Salud Pública ante la pandemia covid-19.

Cada tema o investigación es de gran relevancia en nuestra práctica profesional, ya que todos se presentaron en distintos escenarios, con diversidad de opiniones, debilidades o problemas, que pueden ser solucionados a corto, mediano o largo plazo, con las técnicas y estrategias gerenciales que hemos adquirido en la construcción del conocimiento, tanto en el desarrollo de la maestría como de nuestra experiencia profesional, con el objetivo primo y esencial de ofrecer orientación e información a la población más vulnerable, además para que puedan servir como herramientas para el beneficio biopsicosocial del ser humano y del sistema de salud pública, tanto en nuestro país como en el mundo entero.

ROL DEL PERSONAL DE ENFERMERIA EN  EL PROGRAMA AMPLIADO DE INMUNIZACIONES ANTE EL CONTEXTO COVID 19

MAESTRANTE.  ADRIANA CASUA CEDULA DE IDENTIDAD. 13957667

NUMERO DE TELEFONO. 04242763140 CORREO. dianacasua@gmail.com

 LICENCIADA EN ENFERMERIA EGRESADA DE LA UNIVERSIDAD DEL ZULIA

El presente trabajo se expresa que las enfermedades infecciosas han jugado un papel importante en la historia del mundo, al causar grandes cambios en el curso de la historia, determinados por la epidemia de todos los tiempos. Esto trajo como consecuencia la necesidad de crear un mecanismo que a partir de agentes patógenos con alto poder antigénico y escasa virulencia fuesen capaces de generar la producción de anticuerpo específicos para un agente agresor, lo que Pasteur llamo Vacuna. Las vacunas son sustancias biológicas que aplicados a personas sanas provocan la generación de defensas (anticuerpos) que actúan protegiéndole ante futuros contactos con los agentes infecciosos, evitando la infección o la enfermedad. Es así que resulta de gran importancia en esta situación el rol de enfermería y personal de salud de la unidad ya que son responsables del programa que proporciona el Ministerio de salud a través del Programa Ampliado de Inmunizaciones. (P.A.I). considerando que la pandemia del Covid 19 ha cambiado formas de vivir a nivel mundial debemos mantener la ejecución del P.A.I

Descriptores.

Epidemiologia, vacuna, enfermería, enfermedades, rol, pandemia, covid 19.

Es conocido que varios siglos antes de Jesucristo, ya se trabajaba en inmunización para prevenir enfermedades que venían agobiando a la humanidad. Nació entonces lo que más tarde sería el proceso de inmunización, mediante la investigación de sustancias capaces de transferir la inmunidad así como su desarrollo y posibles consecuencias en el cuerpo del paciente a proteger. Se hacía necesario erradicar un grupo de enfermedades que luego se denominarían infecto-contagiosas y sus crueles e inmanejables consecuencias, se desarrollarían medio técnicos (Microscopio), medios de cultivo, se aislarían los gérmenes causantes y su comportamiento.

La primera vacuna fue desarrollada por el médico inglés Edward Jenner en 1796 como protección contra la Viruela. Ante la observación de que los tamberos en su tarea diaria contraían una enfermedad propia del ganado vacuno, denominada «cowpox», y estos no se contagiaban posteriormente de Viruela, decidió investigar el tema.

En los países en desarrollo como Latinoamérica se han generados importantes cambios en la campaña de vacunación, donde en la época de los setenta con la aplicación del Programa Ampliado de Inmunización, se ha logrado el control y erradicación de múltiples enfermedades infectocontagiosas prevenibles por vacunas.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. UNICEF y la Organización Panamericana de la Salud (OPS, 2004), promovieron a nivel mundial un programa de vacunación, en función de una mejor salud pública, con el fin de reducir los índices de morbilidad, mortalidad por enfermedades prevenibles por vacunas.

En Venezuela, algunos estudios han demostrado que el 62% de los profesionales  de enfermería en su práctica no saben constatar cuando un niño(a) tiene un esquema de vacunación completo lo que denota que la mayoría tiene una práctica errónea en cuanto al manejo del programa. En los centros sanitarios se deben designar entre el personal de enfermería un responsable de vacunación con conocimientos aceptables para brindar una atención óptima; la función del personal de salud hoy, más que nunca implica un grado de compromiso y una gran responsabilidad con la sociedad. Y a que no se trata solo de desempeñar esa labor con esmero y eficacia, sino también de asumir una actitud sensible frente a los problemas de la salud y en la búsqueda de conocimientos. La vacunación ha demostrado ser unas de las estrategias de salud pública con mayor costo, efectividad, disminuyendo la presencia de enfermedades prevenibles por vacunación incluso logrando la erradicación de algunas enfermedades.

Las  primeras experiencias de inoculación de un agente infeccioso con miras a obtener inmunidad se remonta a China e India del año 200 AC, fue en 1718 Lady Mary Wortley Montagu, quien por primera vez en nuestra era practico la inoculación con el virus de la viruela vacuna, en sus propios hijos. Edward Jenner en Inglaterra en 1796, practica la inoculación de virus de la viruela vacuna durante la epidemia de viruela, logrando demostrar su inmunidad contra el virus de la viruela humana después de ese procedimiento. Es el comienzo de una nueva era, en la que la vacunación logra un paso indiscutible contra diversos agentes infecciosos que por siglos diezmaron a la población, sobre todo a la infantil.

En Venezuela el estado Carabobo es el primero en beneficiarse con la variolizacion cuando la expedición filantrópica de la vacuna liderada por el medico Francisco Xavier Balmis y Berenguer (1753-1819) arriba a las costas de Puerto Cabello en su trayecto hacia Santa Fe de Bogotá, en la Corbeta María Pita, el 19 de marzo den 1804, siendo vacunados 28 niños. Sin embargo, los programas masivos de vacunación se implementan a partir de la creación del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social

Desde mayo de 1974 se aprueba El Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) es la Asamblea Mundial de la Salud y sus metas fueron respaldadas mediante la resolución CD 25.27 del Consejo Directivo de la OPS/OMS en septiembre de 1977, como medida para intensificar la lucha contra las enfermedades inmuno-prevenibles que afectaban con mayor frecuencia a la niñez del mundo. El PAI inicialmente estaba dirigido al grupo de niños y niñas menores de cinco años y en especial a los menores de un año, así como a las embarazadas, cuyo objetivo perseguía disminuir la morbilidad y la mortalidad de enfermedades prevenibles por vacunas tales como; poliomielitis, difteria, tos ferina, tétanos, sarampión y tuberculosis

Una de las mayores necesidades del ser humano es la protección de la salud, lo cual es obtenible entre otras formas, por medio del cumplimiento de las vacunas administradas a los niños desde que nacen, protegiéndose contra serias enfermedades. Los padres y representantes deben tener conocimientos de todas las vacunas que su hijo debe recibir, mediante la aplicación de Programa Ampliado de Inmunización.

La Organización Mundial de la Salud en el año 1.974 estableció el Programa Ampliado de Inmunización (PAI), para poner al alcance de un mayor número de niños los beneficios de la vacunación. El programa se concretó en seis enfermedades y exigió la aplicación de cuatro vacunas diferentes: contra el Sarampión; DPT contra la Difteria, la Pertussis y el Tétano; BCG contra la Tuberculosis y la vacuna oral contra la Poliomielitis (VOP). En 1.977 la Organización Panamericana de la Salud (OPS), lanzó el Programa de las América.

Los Programas Nacionales de Inmunizaciones fueron creados en la Región de las América con la finalidad de promover la prevención de algunas enfermedades comunes de la niñez por medio de la inmunización.

El Ministerio de Salud y Desarrollo Social (MSDS), en 2004 define el Programa Ampliado de Inmunización (PAI) como:

Una acción conjunta de las Naciones del mundo y de Organismos Internacionales, interesados en apoyar acciones tendientes a lograr coberturas universales de vacunación, con el fin de disminuir las tazas de mortalidad y morbilidad causadas por enfermedades inmuno-prevenibles y con fuerte compromiso de erradicar y controlar las mismas. (Ministerio de Salud y Desarrollo Social, 2.004, p. 129).

Rogers M.citado por Torres (1994), nació en Dallas en 1914, se diplomó en enfermería en 1936. Para esta autora, la función de la Enfermería la define como ciencia humanitaria y arte. Sus actividades irán encaminadas hacia el mantenimiento y promoción de la salud, prevención de las enfermedades y rehabilitación de enfermos e incapacitados. Para ello se intervendrá sobre la totalidad del hombre, grupo y entorno, el objetivo del modelo: Es  procurar y promover una interacción armónica entre el hombre y su entorno. Así las enfermedades que sigan este modelo deben fortalecer la conciencia e integridad de los seres humanos, y dirigir o redirigir los patrones de interacción existente entre el hombre y su entorno. “El hombre unitario y unidireccional” de Rogers. Respecto a la salud, la define como un valor establecido por la cultura de la persona, y por tanto sería un estado de armonía o bienestar. Así, el estado de salud puede no ser ideal, pero constituirle máximo estado posible para una persona, por lo tanto el potencial de máxima salud es variable.

El objetivo de la Enfermera es ayudar a los individuos para que puedan alcanzar su máximo potencial de salud. Por ello, la Enfermera debe tratar de fomentar la interacción armónica entre el hombre y su entorno.

        Enfermería Comunitaria

ermería La acción  de la Enfermera (o) en la comunidad,  es entendida como un proceso interactivo que se interesa por los problemas de salud actuales y/o potenciales que afecten al individuo, familia y/o comunidad. En este sentido Fleshman (2000) señala:

La Enfermería de salud comunitaria es una disciplina de aprendizaje que trabaja directamente con el individuo, familia y comunidad con el propósito de promover el nivel óptimo de salud mediante la enseñanza de medidas preventivas que aumenten el nivel de vida en beneficio de la colectividad. (Fleshman, 2000, p. 315).

En el contexto de lo anteriormente planteado,  se tiene que a la Enfermera (o) en la comunidad le concierne la atención en los tres niveles de prevención con el objeto de ayudar al individuo, familia y comunidad a lograr estilos de vida saludables, al respecto Fleshman (ob.cit.) opina que:

La Enfermería comunitaria requiere de profesionales con ciertas características intelectuales y conjunto de conocimientos, educación especializada, pensamiento crítico y creativo que le permita interactuar con los usuarios de sus servicios en forma eficaz y eficiente, elevando con esto el prestigio que como profesión debe sustentar. (Fleshman, (ob cit), p. 16).

La declaración de la pandemia de COVID-19 por la OMS el pasado 11 de marzo de 2020, la puesta en marcha de medidas para contener la difusión de la infección (medidas higiénicas y distanciamiento social), y la declaración del estado de alarma en la República Bolivariana de Venezuela el pasado 12 de marzo que impone, entre otras medidas, la restricción de los movimiento de la población, han tenido múltiples consecuencias sanitarias. Una de ellas es que se ha interrumpido la normal prestación de servicios vacunación. La inmunización ha sido un instrumento fundamental de la política sanitaria nacional, desempeñando un papel preponderante en los progresos innegables que la República Bolivariana de Venezuela ha tenido en materia del goce y disfrute del derecho a la salud. En este contexto, genera profunda preocupación el descenso sostenido de las coberturas de vacunación registrada en los últimos años, con el consecuente incremento del riesgo para la ocurrencia de enfermedades prevenibles por vacunas y el retroceso que ello representaría en materia de los logros obtenidos. Hasta el mes de marzo de 2020, el país venia recuperando de manera simultánea las coberturas de vacunación con todos los biológicos del esquema nacional y se proyectaba con coberturas óptimas para el I semestre del año. La Pandemia de COVID-19 ha traído como resultado la perdida de numerosas vacunaciones. Esta situación, que persiste ya desde hace varios meses, aunque con distinta intensidad entre entidades federales ha ocasionado una acumulación de susceptibles, y por ello, una mayor probabilidad de aparición de casos y brotes de enfermedades inmunoprevenibles.

Como respuesta, desde el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS), se ha diseñado un plan de intensificación para aumentar las coberturas en todo el territorio nacional.

La coordinación del plan estará a cargo de las coordinaciones de inmunizaciones, adscrita a las coordinaciones Generales de Epidemiología en las entidades federales, la cual tendrá la responsabilidad de girar los lineamientos técnicos-administrativos y operativos que orientarán las actividades enmarcadas en este plan de intensificación y que deberán ser acatadas por los Consejos Directivos de las Áreas de Salud Integral Comunitarias (ASIC) para el desarrollo de sus actividades. Para el cumplimiento del plan las Coordinaciones de Inmunizaciones en conjunto con las coordinaciones de enfermería se deben asesorar a las responsables de inmunizaciones de las ASIC a:

  1. Establecer articulación desde las ASIC con líderes y lideresas del poder popular para la organización de las vacunaciones por sector y la canalización de usuarios y usuarias a los puestos de vacunación fijos o habilitados con la participación del Sistema de Agregación Comunal.
  2. Disponer de un cronograma de intervención para la vacunación de cada sector del ASIC donde se refleje el día, hora, nombre del brigadista responsable de la vacunación, líder o lideresa comunitaria que tendrá la responsabilidad de canalizar los usuarios y meta a vacunar por cada sector.
  3. Establecer un responsable de la comunidad para promocionar y difundir a través de papelógrafos, medios de comunicación local y alternativos los sectores donde estarán operativas las brigadas de vacunación.
  4. Monitorear el cumplimiento de la meta diaria programada y consolidar semanal. 5. Revisión de la calidad del registro y consolidados de vacunación de los puestos de vacunación por el consejo directivo de las ASIC.
  5. Actividad de Monitoreo Rápido de Vacunación para certificar la meta alcanzada.

La operatividad de la vacunación.

Organización del servicio:

1.-La vacunación se ejecutara desde las ASIC, identificando el número de puesto de vacunación que dispone el Área Territorial.

  1. Para cada puesto de vacunación se concentraran 5 consultorios populares que corresponde al área de responsabilidad del puesto.
  2. Se consolidara el número de enfermeras y/o enfermeros, promotores de salud, defensores y defensoras de la salud y jefe de calles de cada sector de los consultorios populares.
  3. Se realizara el cronograma de abordaje de la vacunación por sectores con el líder o lideresa social y para la previa información a la comunidad.
  4. Cada líder comunitario en conjunto con el promotor de salud del consultorio popular promocionaran la vacunación para el día y hora propuesto; información que debe ser difundida además con papelógrafos en lugares de alta circulación. (bodegas, mercados, paradas de bus, Transporte público, casa comunal, farmacia, entre otros). Las brigadas de vacunación se desplazaran diariamente por cada Sector, hasta completar el 100% de los sectores que conforman la ASIC.

Antes de instalar el puesto de vacunación se debe limpiar el espacio que soportara el termo portavacunas y la cava madre para lo cual se debe garantizar que los  mismos estén debidamente higienizados al igual que los paquetes conservadores del frio; por lo que después de cada intervención se deben lavar los termos portavacunas internamente y por fuera, así como los conservadores de frio que después de higienizados deben ubicarse nuevamente en el refrigerados para su congelación y poder ser utilizados en la próxima intervención.

Todas estas actividades emanadas en pro del mantenimiento de la vacunación de rutina en el País, pero adheridos a la situación de la Pandemia del covid 19, también van acompañadas de la ejecución del protocolos de prevención tanto para el personal de salud (equipos de protección personal), lo cual incluye: guantes, batas, tapabocas, lentes y gorro; así como para la población que asiste a vacunarse como por ejemplo ubicación del puesto de vacunación en un lugar abierto y la realización de la toma de temperatura y desinfección de manos antes de ingresar al recinto.

                   BIBLIOGRAFÍA

  • Organización Mundial de la Salud. (2004). Gestión de Salud. OMS, OPS.
  • Organización Panamericana de la Salud. OPS/ Organización Mundial de
  • la Salud. (1974). Vacunación Segura. Venezuela.
  • HENDERSON, Darwin (1997) Programas de vacunación. Universidad de Chile. Santiago de Chile.
  • Wesley, R.L (1997) Teorías y modelos de Enfermería(2da edición) McGraw Hill Interamericana
  • Kozier, B. (2002). Enfermería Fundamental. Segunda Edición. Editorial Interamericana. MacGraw-Hill Washington DC.
  • Huber, D (2002). Liderazgo y Administración en Enfermería. México. MacGraw Hill.