La vida de un beato en su Santa Palabra

0

Quizás no hay pueblo o ciudad venezolana que no conozca al doctor José Gregorio Hernández, aquel trujillano nacido en Isnotú el 26 de octubre de 1864, quien se convirtió en “El Médico de los Pobres”, por su interés en cuidar la salud de los más necesitados.

No obstante, pocos saben acerca de sus inquietudes, dudas, gustos y pensamientos, lo que representa un misterio para el venezolano común que durante años, ha elevado oraciones a su persona, en busca de un milagro según las circunstancias.

Bajo esta premisa se publicó recientemente, el libro “Santa Palabra. José Gregorio Hernández por sí mismo” una compilación de 48 cartas realizada por el editor y docente universitario Carlos Ortiz Bruzual, a través del sello editorial Dahbar y el prólogo estuvo a cargo del presidente de la Academia Nacional de Medicina, Enrique López Loyo.

Ortiz relató que la idea del libro surgió hace 21 años, cuando cumplió labores como gerente editorial de “Los Libros de El Nacional”, donde asumió la responsabilidad de brindar una variedad de contenidos para el público en general.

“Me pareció que las cartas personales de José Gregorio Hernández podían tener interés para la gente y así fue, el libro salió a mediados del año 2000, se agotó y se reimprimió unos meses después; luego, en 2004, la editorial ‘Intermedio’, de Colombia, publicó una edición para ese país y Ecuador”, señaló el compilador.

Explicó que el primer libro de 45 cartas se titulaba “José Gregorio Hernández. Cartas selectas”, donde se orientaba hacia una semblanza biográfica e informativa con una breve cronología.

“El libro Santa Palabra…, titulado así por el editor Sergio Dahbar, es distinto porque no solo tiene 48 cartas, también la semblanza es diferente, después de dos décadas y de volver sobre sus cartas, mi aproximación al personaje cambió, compartí con la gente algunas cosas que revelan sus cartas, y le agregué notas para explicar referencias, elementos de contexto y la actualización de la cronología”, destacó.

Un personaje desconocido e inesperado

El también docente en Filosofía y Letras por la Universidad Central de Venezuela, confesó que no llegó a las cartas de José Gregorio Hernández atraído por un interés especial en él, sin embargo descubrió a un hombre de ciencias que apreciaba la docencia, y se preocupaba por brindar la mejor formación a sus estudiantes de medicina en la UCV, preocupado en la profundización del conocimiento médico para ampliarlo y aplicarlo de una forma eficaz.

“Era un científico humanista, de gustos musicales muy refinados que tenía dos caligrafías, dominaba el idioma francés, inglés, alemán y el latín, pero también era amante del baile y la fiesta; tocaba piano, tanto clásicos como piezas bailables, así como un gran lector de la mejor literatura y aficionado a la moda en el vestir”, resaltó Ortiz.

Aseguró que el libro ofrece la oportunidad al lector de entrar en contacto directo con José Gregorio Hernández, de escucharlo y compartir sus inquietudes.

“Quien lea estas cartas se encontrará con un hombre solitario y melancólico, de carácter severo, sumamente inteligente, crítico e irónico, disciplinado como médico y docente, con sentido del humor, que a veces dice cosas tan inquietantes como que en este mundo uno no puede gozar de felicidad, que le consuela saber que se aproxima para él la dulce muerte tan deseada”, sentenció.

Ciudad Ccs / Emmanuel Chaparro