Entrevista | Mary Carmen Moreno: Por más de 20 años la organización popular ha transformado el Estado

0

En la progresiva transformación del Estado venezolano se viene cumpliendo, sin prisa, pero sin pausa, un sueño del Comandante Eterno Hugo Chávez: lograr la construcción y sostenimiento del Estado Comunal, que ya no luce como una simple fantasía sino más bien como uno de los grandes logros de la Revolución Bolivariana, en el que vienen trabajando desde hace varios años todas las instancias organizativas del Poder Popular, en aras de brindar una mejor calidad de vida que deje atrás definitivamente el modelo rentista y la dependencia de otras naciones que con los años se han convertido incluso en adversarios de nuestra patria.

Para hablar sobre el tema, Ciudad CCS, en su acostumbrado espacio semanal Cita con la Actualidad, en esta oportunidad con la participación de nuestra directora Mercedes Chacín, junto a los periodistas Jesús Arteaga, Matías Aberg Cobo (web), Juan Cermeño (deportes), Teresa Ovalles (jefa de redacción), y Gustavo Mérida (colaborador), invitó a Mary Carmen Moreno, responsable del Gabinete de Comunas y Movimientos Sociales de la alcaldía de Caracas, quien junto a la alcaldesa Erika Farías ha desempeñado tal responsabilidad, entre otras, desde el 2018.

A su juicio, la nueva geometría del poder esboza y reclama un sistema de Gobierno Popular, una manera diferente de vivir, un enfoque distinto de gobernar y de construir las ciudades o el país, de pelearlos, no de esperar que nos lo regalen, sino de defender siempre nuestra visión e ideas. Se trata de contar con una gran red que está creciendo progresivamente del uno y del otro como ese tejido que va cubriendo el terreno de los buenos del cual hacía mención en innumerables ocasiones Hugo Chávez Frías cuando se refería a las comunas.

“Dentro del proyecto chavista revolucionario en el que creemos, uno de los elementos centrales de la tesis política tiene que ver con la democratización del poder, cómo se ejerce, entendiéndolo como la capacidad de hacer, de construir. A veces uno asocia el poder con lo económico, pero en nuestro caso debe ser con la capacidad de transformación y en esa línea poder concebir la desconcentración progresiva del Poder Público y que esté más próximo a la gente con quienes se pueda diseñar las políticas sociales partiendo de sus necesidades. Entonces todo este proceso parte de lo que el pueblo requiere como la educación, la vivienda, la alimentación”, explicó.

—Justamente en su momento el presidente Chávez enfatizó muchas veces que el poder reside en el pueblo organizado y gracias a eso se dio también origen a instancias como los consejos comunales y las comunas, ¿de qué manera se han podido profundizar estas con el pasar del tiempo?

—Lo primero es saber que antes de los consejos comunales y comunas ya existía una génesis organizativa como los Comités de Tierras Urbanas, las Mesas Técnicas de Agua, los Comités de Salud, y a cada misión una organización, otro principio del poder de Chávez. En 2003 nacen las misiones y a cada política pública cerca del pueblo implicaba una gente que debía ejercer una autoridad, entonces qué implicó el consejo comunal desde el 2006, lo que se llamó la explosión del Poder Popular, ya no verse desde la perspectiva individual, se necesitaba ver el todo, por tanto el consejo comunal no es una organización, debe ser reconocida como una instancia de gobierno, una institución que agrupa a todas las formas de organización que hacen vida en una comunidad.

El consejo comunal ciertamente nace como una instancia de organización, además en un momento de toma de la renta petrolera a partir de la batalla que se vivió por la soberanía de Petróleos de Venezuela y desde esa visión empieza un proceso de transferencia y competencia del poder con la cantidad de recursos que se les ha asignado para la transformación material e inmaterial de sus entornos, y luego de ver esa escala de agregación ya se observa hoy que esa célula en una comunidad que se organiza ya no puede visualizarse de manera inconexa con lo que le rodea, con lo que tiene una historia o interés en común.

Posteriormente a eso se concibe la comuna, no solo como un espacio superior sino como un espacio de convivencia y concepción suprema. La comuna no es una agregación de consejos comunales como tampoco lo son las ciudades comunales.

—El escenario pandémico de hoy se suma a las medidas coercitivas que enfrenta Venezuela desde algunos años y en ese panorama, ¿qué tanto se ha visto afectada la idea de las ciudades comunales?

—Indudablemente las medidas nos afectan en la vida cotidiana a todos. Es una guerra contra la cotidianidad y eso afecta la seguridad, afecta al Gobierno, afecta la voluntad de participar, por eso en esta batalla solo juntas y juntos podemos superarla, combatirla y no solo resistir como si se tratara del personaje boxeador Rocky, de solo aguantar golpes, no, yo hablo de la resistencia activa, creativa, defensiva, de reinventarse y eso solo se logra participando, es decir, mientras aguantamos también podemos seguir avanzando.

La Guerra Económica es notable. Nosotros teníamos consejos comunales que en su momento pudieron manejar más recursos que cualquier instancia de gobierno, se pudieron hacer cantidades de viviendas con nuestras propias manos, pero en estos últimos siete años que se recrudeció el asedio financiero, han quedado indudables cicatrices en varios aspectos y en uno de ellos que yo percibo puntualmente es el de no perder el sentido de trascendencia por la inmediatez del día a día cuando se brega con fallas en los servicios públicos y que ese presente se convierta en eterno y no se combata, no reconozcas tu legado y ni te sientas orgulloso de los que eres. Yo creo que los primeros años de esta guerra se golpeó mucho a la organización comunitaria, no decirlo es irreal. Actualmente en Caracas estamos encaminando un proceso de reconocimiento de diversas formas organizativas en 119 ejes de Gobierno Popular, que son escalas intermedias que identifican las agrupaciones y trabajamos en conjunto.

Por otra parte, hay que recordar que las ciudades comunales no serán en un inicio en toda una ciudad, entre otras cosas porque en principio se reconoce dónde hay niveles organizativos para hacer los que nosotros llamamos un injerto. Una ciudad comunal es parte de la visión de Chávez y Maduro sobre el injerto socialista, no es que Caracas será decretada comunal como se cree, no, solo pasará en territorios comúnmente populares donde digamos hay más instancias participativas y de integración social.

—En ese sentido, ¿cree usted que sí es posible cristalizar el Estado Comunal que siempre se ha anhelado conforme avanza el fortalecimiento de la Revolución Bolivariana?

—Creo fielmente que sí. Creo que es una forma de vida distinta. Yo creo que lo estamos haciendo, tenemos más de 20 años en la transformación de un Estado, además hay que saber definir lo que es un Estado, que no solo son leyes e instituciones, es un constructo ideológico que genera los parámetros para la constitución y estructuración de todas las instancias para el ejercicio de la vida. Pienso que dos décadas es nada, yo quisiera decir que en esa cifra de años se transforma todo, pero no es así, sin embargo, desde lo organizativo lo estamos logrando. Estoy convencida que situaciones como las que atravesamos ahora con la covid-19 nos ponen a veces en repliegues tácticos por no arriesgar la vida. No obstante, para seguir avanzando creo que también hay que ganarle la batalla al burocratismo en todos los niveles y espacios.

—Siendo Caracas una de las principales ciudades del país y de las más pobladas, ¿cómo se maneja, desde su despacho, el tema de la producción dentro de todos los espacios donde hacen vida los consejos comunales y comunas?

—Yo creo que la producción implica bienes materiales e inmateriales. Por ejemplo, una comuna en la parroquia La Candelaria puede producir recursos reciclables porque es gran generador de desechos ya que posee muchos comercios. Pero pensar que alguna comuna allí pueda sembrar nosotros podríamos creer que es más bien algo familiar, para la batalla cultural. El mismo caso podemos detectar en El Recreo y en el punto y círculo de los mercados municipales por la alta producción de basura o desechos aprovechables.

Sin embargo, debemos y podemos inventarnos formas distintas de democratizar la recaudación de fondos en un territorio comunal a través de medidas innovadoras. De hecho, Caracas fue y tiene las bases instaladas como una de las mejores productoras de calzados en el país, específicamente en Catia. Entonces con el tema de la producción lo primero es tener la voluntad para hacerlo y los medios (económicos y materiales) y con audacia se puede ir más allá de la siembra e incluso de la producción o reparación de equipos electrónicos que además genera espacios de trabajo y del compartir.

—Un elemento integrador dentro de las comunidades, sin duda, es el deporte y el desarrollo de los Juegos Comunales Caracas Caribe ha sido una extraordinaria demostración, ¿cómo evalúa usted eso en el marco de este tema organizativo?

—El deporte, así como la cultura, nos encuentra. A veces nosotros cuando nos organizamos es lo material lo que nos envuelve: el gas, el agua, la transformación de la casa, pero ese tiempo de elementos es vital. El deporte es otro tipo de liderazgo que a quien se le delega no necesariamente debe estar en una asamblea.

El deporte es una tremenda herramienta para el trabajo en equipo, para la integración, para la identidad, además Caracas tiene un potencial increíble, no solo por la cantidad de canchas sino que la gente juega y le gusta. En lo personal he visto experiencias como las de sector Gramoven en Catia donde he disfrutado de los Juegos Comunales Caracas Caribe con la presencia de medio barrio y eso indudablemente es una innegable acción de integración.

—¿Qué tanto se ha avanzado en la creación de la Ley de Ciudades Comunales?

—Esta semana (el martes) se entregó la primera discusión en la Asamblea Nacional, se hacen los aportes y luego va a segunda discusión. Seguramente para el 24 de junio o cerca de la fecha esté aprobada. Ojo, no soy diputada (risas), pero aspiramos a que sea un hecho para el Bicentenario de la Batalla de Carabobo.

—Desde la dirección que usted encabeza en la alcaldía de Caracas, ¿cuál es el mensaje al pueblo para que se sume a la organización territorial y productiva a los fines comunes y no los individuales como también ocurre?

—Aquí yo respondo con una frase del dramaturgo y poeta alemán Bertolt Brecht (1898-1956) que dice “a la gloria se desciende”, porque la gloria es alta, lejos, distante, y para nosotros la gloria es ser ejemplar, es ser militante con ejemplo. Para un chavista la gloria es ser puente para que se desencadene todos los poderes creadores del espacio que vive. Para un chavista la gloria es incluso reconocer en el otro las virtudes que tú no tienes y que eso no sea competencia.

Se trata de ser mejor en la medida que hago que tú seas mejor que yo, porque tu brillo no me compite, ya que no es un tema individual, es un tema de este gran proyecto que soy o somos. Eso es una ética del trabajo, de vida distinta y por eso peleamos y damos la vida todos los días por aquello en lo que creemos.

Entonces el mensaje es a formar parte de lo grande, porque no hay nada más patético que convertirse en lo que tú criticaste, cuestionar al que ostente el poder mal y luego reproducirlo, eso yo lo califico como la muerte, es tu muerte moral, así que seamos parte de lo bello de la Revolución Bolivariana.

Informó que en todas las comunas se mantienen mesas técnicas para garantizar el servicio del gas al pueblo.

Crecen los consejos comunales y comunas

De acuerdo a las últimas estadísticas, aportadas por Mary Carmen Moreno, existen actualmente más de 48 mil consejos comunales conformados y activos en todo el país, de los cuales en solo Caracas se contabilizan 2.400 distribuidos en 2.600 comunidades, casi la totalidad del territorio capitalino donde además ya se han constituido 130 comunas y otras 147 están en proyección o proceso de registro; se identifican 2.600 Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), más de 50 grandes organizaciones expandidas en toda la capital y que se unen al resto de las que están fuera de ella.

El exhorto es entonces a saber en principio los canales a seguir para crear un consejo comunal en aquellas zonas o comunidades donde aún no llegan las políticas sociales justamente al no tener dicho perfil o por adversar el plan de gobierno actual que protege a todos los venezolanos sin distinción. Es fundamental propiciar la constitución o renovación del mismo a través del autogobierno. Generar asambleas para la elección de voceros principales y no principales que estarán representando cada una de las áreas necesarias para el funcionamiento de dicha organización popular, por ejemplo: los comités de finanzas, de contraloría, de salud, de cultura, de deportes, de infraestructura, de género, entre otros.

Biografía mínima

Mary Carmen Moreno nació en Valencia, Carabobo hace 38 años. Estudió literatura en la universidad de la misma entidad. Se confiesa apasionada por las artes. Asumió su primera tarea revolucionaria con el Movimiento Quinta República (MVR) en el área de comunicación en la primera campaña presidencial del Comandante Eterno Hugo Chávez. Con el Frente Francisco de Miranda tuvo la oportunidad de viajar a Cuba. Durante los últimos años ha desempeñado tareas con las casas de alimentación desde Fundaproal. Estuvo en Mincomunas y ha mantenido vínculos con temas ligados a formación, a cultura, a la prevención y protección social ahora desde la alcaldía de Caracas.