Hace 30 años el baloncesto cubrió de gloria al deporte venezolano

0

Venezuela obtuvo en Valencia el Campeonato Sudamericano al derrotar al poderoso Brasil 122-121 en tiempo extra

26/05/2021.- Es innegable el furor, la expectativa y las polémicas generadas por la Superliga de Baloncesto de Venezuela (SLB), más ahora que estamos en etapa de semifinales con una tremenda lucha entre Guaiqueríes, Trotamundos, Gigantes y Broncos, al punto de que la fanaticada de equipos que ya están fuera de carrera, como Cocodrilos y Spartans, e incluso de equipos que no están participando por distintas razones en el torneo (Marinos y Guaros) han inundado las redes sociales con cualquier tipo de comentarios.

Es preciso recalcar que buena parte de esa fiebre por el deporte de las alturas tomó un impulso definitivo hace 30 años, pues un día como hoy, 26 de mayo, pero de 1991, Venezuela alcanzaría por primera vez la gloria de un campeonato en una competencia internacional reconocida: El Suramericano de Naciones, que también por primera vez se disputaba en Venezuela.

El recién estrenado Fórum de Valencia, que sería la futura sede de Trotamundos de Carabobo, fue el escenario escogido por la Federación Venezolana de Baloncesto y la Confederación Sudamericana de Basket (Consubasket) para albergar los juegos que disputarían los ocho equipos inscritos.

El equipo venezolano, liderado en ese entonces por el naturalizado Sam Shepherd y cuyas figuras principales en ese momento eran Carl Herrera, Iván Olivares, Gabriel Estaba y los veteranos Luis Sosa y Nelson “Kako” Solórzano, tenían el compromiso de no defraudar a la fanaticada que desde el 18 de mayo abarrotó las gradas del coso valenciano para aupar a su equipo.

La Vinotinto de las Alturas no defraudó, pues en la fase inicial, que se jugó en el formato “todos contra todos”, ganó seis de sus siete compromisos, incluyendo el poderoso Brasil (96-89), sempiterno favorito para ganar esta justa, junto a Argentina, precisamente el único equipo que logró vencer a los criollos (91-83).

De acuerdo con el reglamento aplicado en el torneo, los dos mejores equipos disputarían el campeonato en un juego único. Brasil, Venezuela y Argentina registraron un triple empate con seis triunfos y un revés, que se decidió, según el mismo reglamento, por el diferencial de puntos.

Entonces Brasil quedó con balance positivo de 813-571(+ 242), Venezuela con registro de 672-486 (+ 186) y Argentina obtuvo un 664-583 (+ 81) por lo que los dos primeros se enfrentarían en la final.

El encuentro fue disputado bajo la euforia de 12 mil personas que gritaron a rabiar de principio a fin y que sin duda constituyeron un elemento de motivación para Venezuela y de desconcierto en no pocas oportunidades para los amazónicos.

La lucha sin cuartel se mantuvo hasta el pitazo final del tiempo regular, que marcó un empate a 112 puntos y que obligó a definir la corona en tiempo suplementario.

El equipo venezolano pudo haber concretado el triunfo en el tiempo regular, pero unas sentencias polémicas de los árbitros le permitieron a Brasil, que perdía a pocos segundos del chicharrazo 112-107, cobrar seis tiros libres seguidos, de los cuales marcó cinco, para forzar la prórroga.

En este período, la defensa criolla sacó fuerzas de flaqueza, marca de fábrica del Zorro del Caribe, Julio Toro, para contener los ataques de la artillería verdeamarilla, en especial de la larga distancia, para que al final del encuentro, cinco puntos seguidos de uno de esos jugadores mal llamados “outsiders”, Luis Jiménez, le diera el puntillazo al gigante sureño y por primera vez Venezuela ascendiera a lo más alto del podio y marcara un antes y un después en la historia de nuestro básquetbol, que luego seguiría dando satisfacciones como la histórica actuación en Portland, que le daría el pase por primera vez a Venezuela a la máxima cita del deporte mundial: Los Juegos Olímpicos de Barcelona para, casi un cuarto de siglo después coronarse como el mejor del continente en el Campeonato FIBA Américas 2015 en México.

REINALDO J. LINARES ACOSTA / CIUDAD CCS