ARRIMANDO LA BRASA | La continuación de la Historia

Laura Antillano

0

La detallada descripción de lo que significó la convocatoria de participación de las fuerzas patrióticas, diseminadas en distintos territorios, a la Batalla de Carabobo, (descripción que ha venido dándonos la emisora nacional), es sumamente interesante, y nos hace pensar en las estrategias de esa época, cuando no había internet, ni siquiera la tecnología de los antiguos telégrafos.

Pienso en eso como lo debe haber cavilado Shakespeare cuando la peste de su época, con relación a las circunstancias de protección ante la peste misma y las posibilidades de resguardo, encerrado escribiendo las mejores piezas de su obra total. Y lo digo, concentrada en la razón esencial que movió a los patriotas a constituirse en una fuerza de defensa territorial en función de ser nación o territorios libres del poder español.

La asesoría de las instituciones y sus investigadores, dedicados a la búsqueda de los sucesos y consecuencias de la Historia de esta que fuese la Gran Colombia, nos conmueven, en cuanto denotan los sueños de Simón Bolívar y tantos seguidores, que se jugaron la vida en la misma medida.

Las estrategias de encuentro, las posibilidades de contacto, (sin redes sociales, teléfono, computadoras, cables, internet), nos llenan de asombro indudablemente.

Hemos seguido la pista descrita por el canal nacional, en esta pesquisa de llegar en fecha al día de la Batalla de Carabobo, y es un caramelo para la imaginación, ver en cada cabeza como suponemos fueron esas llegadas de batallones de soldados dispuestos a la lucha desde tan distintos lugares del territorio, y comandados por algunos de los nombres que después quedaron sellados en los libros de la historia nacional para recordatorios en las escuelas.

Lo interesante ha sido el darle este carácter de pesquisa que se sigue y deja que el suspenso haga lo suyo (aun cuando conocemos el final). Cuatro países o regiones eran el sueño de Bolívar como: Gran Colombia, pero como sabemos, las diferencias internas y la falta probablemente de Bolívar en términos de su intervención hasta física, presencial conductor del proyecto.

Y una serie de estrategias que impidieron, a la hora de la decisión, que en la misma votaran los miembros del ejército, y quienes se la “habían jugado completa” por ese proyecto bolivariano, hizo cambios que llevaron a la disolución de los nexos territoriales, y la individualización de los países que hoy tenemos.

Lo de adentro, lo pequeño, emocional, personal, y hasta el azar, contribuyeron al generar diferencias que hoy son latentes en un solo hacer un viaje imaginario por cada una de estas naciones, donde hablamos español (como colonias que fuimos de España), y donde en pleno siglo XXI las posteriores generaciones de los pueblos originarios de estos territorios, tienen hambre, y viven con frecuencia como víctimas de la ocupación de sus territorios.

Leer la crónica de la vida de los mapuches, por ejemplo, es un ejemplo de ello.

Algo de lo que más nos atrajo de la novela ganadora del último certamen del Premio de Novela Rómulo Gallegos, la obra de la escritora Perla Suez “El país del diablo”, fue precisamente el haber desarrollado un relato cercano, minucioso y hasta poético, al respecto.

Laura Antillano