Repique de San Juan en San Agustín

0

Este primero de junio la ciudad de Caracas fue tomada como todos los años por el repique de tambores de San Juan para dar la bienvenida a las festividades del Santo Negro, que este próximo 24 de junio celebrará su día, junto al Bicentenario de la Batalla de Carabobo.

San Juan llegó a San Agustín la madrugada del martes, con su culo é puya, con su tambor mina y sus cumacos a alegrar la ciudad, a bañarla de luz y a brindar buenas nuevas a todos los devotos, los promeseros y la gente del pueblo caraqueño que lo celebra y lo honra.

José Palacios “Rufinito” es Capitán de Clarín junto a Juan Carlos Betancourt “El Indio”. Estos dos jóvenes personajes de la parroquia van a la cabeza de la Cofradía de San Juan Baustista de San Agustín.

Esta celebración se realizó –nos comenta “Rufinito”– gracias a la colaboración de todas las personas del Barrio Marín así como a los músicos, fotógrafos y artistas que brindaron su apoyo a esta fiesta.

La Fiesta de San Juan Bautista –continúa– se realiza durante todo el mes de junio. Pero entre los días 31 de mayo y primero de junio en San Agustín celebramos La Porfia que no es otra cosa que la salida de la cruz de mayo y la llegada de San Juan Bautista.

Este año, La Porfía se realizó en el sector La Juventud, segunda transversal del Barrio Marín, frente a la casa de Jesús “Totoño” Blanco el Profesor. Después de 28 años regresamos a ese espacio para brindar un póstumo homenaje a “Totoño” quien desencarnó de este mundo en meses pasados.

La fiesta comenzó con un velorio de cruz para darle cierre a las festividades de mayo, honrar el comienzo de las lluvias y dar gracias por los buenos tiempos al Madero Santo y luego San Juan se presentó sangueando por las calles del barrio, entre bailes de niños y jóvenes, en un encuentro con músicos, cultores y promeseros que lo recibieron desde los cantos de fulía. Una vez encontrados Madero Santo y San Juan Bautista, el pueblo celebra el encuentro de las dos manifestaciones con sangueos y fulías al unísono para luego voltear la cruz y darle entrada al santo en una manifestación mágico-religiosa que celebra desde lo popular ambas veneraciones festivas.

San Juan se plantó entre sangueos, coros ancestrales, cantos de sirena y banderas de colores que le abrían paso por las calles. Se vino repicando por el mismo corazón de Marín, barrio arriba hasta el Sector La Juventud donde hace algunos años pagaban promesa “Totoño” y sus amigos y allí se quedó bailando con su pueblo hasta las primeras horas de la mañana de este martes.

Esta fiesta no solo es el testimonio de un pueblo religioso, es también la manifestación de un pueblo organizado, que celebra, que canta, que respeta al vecino, que apoya y colabora y tiene la conciencia de que San Juan y su fiesta le pertenecen mas allá de un momento, pues los mismos conforman su identidad caraqueña, venezolana pero sobre todas las cosas su identidad cultural, de pueblo, de barriada.

San Juan no solo estuvo en San Agustín. Nuestro Santo negro repicó en La Vega con el grupo autóctono y William Ochoa que siempre le da la bienvenida, llegó a Catia, a La Pastora y también se hizo ver en San Martín así como el pueblo de Curiepe en el estado Miranda y en toda la costa venezolana.

San Juan Bautista y su pueblo ampliarán su celebración a partir del 24 de junio en el mismo corazón de San Agustín donde el toque de tambores comenzará desde las 9 de la mañana.

De igual manera se realizará la fiesta desde ese día y hasta finales de julio en otras zonas de la ciudad como Lomas de Urdaneta, El Guarataro, Redoma de La Vega, 23 de Enero y La Pastora, junto al pueblo de Caracas y los promeseros que le cantan a San Juan Bautista desde hace más de 100 años.

José Javier Sánchez / Ciudad CCS
Foto Mailerys González