MEMORIAS DE UN ESCUÁLIDO EN DECADENCIA | Comunicado

Roberto Malaver

0

¡No vamos a aprender nunca! Bastó que este señor llegara al CNE para que se pusiera a sacar un comunicado metiéndose con el programa ese que nos tiene locos de bola, y sin consultar a nadie, porque así somos nosotros, más arrechos que el perro de los Branger. Es querer imitar al compañero Espoleta Allup. Sí, ese mismo que ahora nadie sabe dónde anda, dónde habla y dónde come. Hacer como cuando llegó a presidente en la Asamblea Nacional y se puso a decir que en seis meses salía el dictador, y ahí está, y no solo eso, también sacó a Bolívar y a Chávez de la Asamblea, y allí están los dos ligaditos. Es que no aprendemos, coño. Nos dan palo y pedimos más. Quédate tranquilo. Espera a ver qué carajo pasa en esas elecciones, que, con toda seguridad, cuando conozcamos a los postulados del partido ese el 27 de junio, esa gente empieza a matarse entre ellos mismos y nosotros vamos a gozar una bola y parte de otra. Pero llegas al CNE y listo, crees que tienes el poder y sales a publicar un comunicado donde dices que en nombre del CNE, qué bolas, será en nombre tuyo, porque ahí nadie sabía un carajo de esa vaina hasta que lo leyeron en Twitter. Así somos, queremos rescatar la democracia, y nos comportamos peor que el dictador.

Es verdad que nos están dando una lección de democracia con esa vaina de postular sus candidatos y después que vote hasta el gato que está en la oscuridad, pero nosotros también tenemos que ver qué carajo hacemos. Ahí está el interino con su fecha de vencimiento y sin garantía. Y no es como un remedio, que se vence y uno lo puede seguir usando por un tiempo, no, el interino se vence, aunque está vencido desde que se autoproclamó, y al carajo los enfermos. No tenemos en quien confiar. Esos carajos del chavismo tienen su vaina bien montada para jodernos por culpa de nosotros que nos pusimos a creer en Matemático Borges, y en el poeta López y en el interino, y ahora estamos viendo para el Wuaraira Repano buscando una luz que alumbre lumbre de alumbre esta incertidumbre. Así como vamos, no vamos bien un carajo, vamos directo a una nueva derrota. Y miren lo que pasó en Perú, que con toda la campaña admirable que le hicimos a la Fujimori vino el maestro ese y nos dio medio guiriney, como decía el dictador anterior. Y salimos todos a llorar para El Valle. Los compañeros oligarcas nuestros estaban arrechos, como si fueran peruanos. Hasta el escritor de la Tía Julia estaba arrechísimo porque no ganó la ladrona, como el la llamó antes. Es que decimos una vaina hoy y otra mañana.

Teníamos programado un recital de poesía venezolana con nuestro poeta López una vez que la Fujimori ganara en Perú, y llegó este maestro y nos jodió el recital. Estamos más salados que la cuca de la sirenita, dijo una sifrina al este del este. Y tiene toda la razón del mundo es ancho y ajeno. Se nos viene encima el 21 de noviembre sin carnaval ni comparsa, y no tenemos un carajo. Solo están dos candidatos que se lanzaron sin importarle un carajo lo que diga el compañero Joe Biden. Es decir, el italiano Gracia, como candidato por el estado Bolívar y el hombre del lápiz como candidato a alcalde por Caracas. Ustedes creen que se pueden ganar unas elecciones con un panorama desde el puente así. No, amigos, ese muerto no lo pago yo. Hasta el compañero James Story, desde Bogotá, sale por ahí llamando a que le paren bolas por zum, y el único que lo ve es el interino, porque a nadie le interesa lo que va a decir.

El papá de Margot leyó en alta voz el comunicado del rector del CNE y dijo: “Mejor lo hizo Rafael Simón Jiménez, que se fue para el carajo del CNE, porque entendió que no podía estar ahí porque era escualidísimo. Este rector está loco de bola. Ya empezó la fiesta del saboteo sin esperar la fiesta de la democracia. Con gente así, que es más dictadora que el dictador, no vamos pa´ el baile, o mejor dicho, seguimos bailando en un tusero”. Y se fue al cuarto y agarró la puerta y le metió aquel coñazo tan fuerte que la vecina gritó: “¿Te leíste el comunicado, muérgano?”.

-Usted es el culpable de todas mis angustias.- Me canta Margot.

Roberto Malaver