HORIZONTE DE SUCESOS | Origen misterioso

Heathcliff Cedeño

0

Recientemente me encontré con una publicación en cuyo título se preguntaba, ¿Qué sucedió antes del Big Bang? La respuesta es difícil de imaginar, aunque existan múltiples teorías. Y es que al parecer muchos no se conforman con el enigma o el hecho de que la realidad, el tiempo y el espacio empezaron con esa chispa o gran explosión.

Según otras versiones, todo nuestro universo existe en una membrana (brana) que flota en una dimensión más grande o “masa”. “En este volumen hay otras membranas con sus propios universos. Estos universos pueden interactuar entre sí y cuando chocan, la violencia y la energía producidas son más que suficientes para dar lugar a un big bang”, refiere el texto.

Estas membranas podrían flotar cerca de forma paralela atraídas por la gravedad o alguna otra fuerza que no entendemos, pero que chocan entre sí. Este contacto repetido da lugar a múltiples o «cíclicos» big bang, de acuerdo a esta teoría. Esta hipótesis se ampara en la teoría de cuerdas porque requiere de dimensiones espaciales adicionales.

La dificultad para creer en la existencia de múltiples universos es la imposibilidad de comprobar esa teoría. Y, como dicen, si no se puede comprobar es un callejón sin salida. Sin embargo, debido a la naturaleza convincente de la teoría y al gran número de diferentes disciplinas de la ciencia, perseveró y ganó popularidad. Es preciso mencionar que primero existe la idea, se vuelve común y después aparece en la realidad. Una idea sólida es garantía de que algo existe.

Una de las razones por las que se basó es porque –según el artículo– puede haber formas indirectas de recopilar evidencia de un multiverso. Y una de las que se posiciona en la actualidad es la de mirar una imagen de alta resolución del fondo cósmico de microondas (el CMB).

Esto “podría mostrar evidencia de nuestro universo interactuando con otro universo muy cercano al nuestro, ya sea a través de un cordón umbilical cósmico, o simplemente chocando entre sí a través del telón de fondo de la brana cíclica”, establece la teoría.

Tal vez no exista un ejemplo de todo esto en el plano mental. Sin embargo, resulta plausible la idea de que cada pensamiento tiene un lugar material en la existencia, aunque no podamos acceder a ellos. En este pequeño universo estarían los deseos e ideas que diariamente nos pasan por la mente, que es la que controla todos los universos y todo lo que existe.

Heathcliff Cedeño