AHORA LOS PUEBLOS | Carabobo en el imaginario popular venezolano

0

«La acción de armas de Carabobo fue una batalla
inmortal del pueblo uniformado por su pueblo».
Hugo Chávez (1)

Carabobo es un hito fundamental en la conformación de la identidad de la nación venezolana. Si entendemos que las identidades son dinámicas y que se definen y redefinen según la correlación de fuerzas en la batalla simbólica, donde las élites pretenden hegemonizar el discurso historiográfico que define lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos; a estos discursos se les contrapone el imaginario colectivo o popular.

El imaginario colectivo configura una manera de interpretar y pensar la realidad cotidiana en relación con el mundo; constituye la forma particular, propia, autorreferencial, dinámica, policéntrica, totalizante y compleja como cada comunidad, crea y recrea su modo de vida. Incorporando el sistema de valores, representaciones sociales, los modelos culturales, las escalas de sentido y de significación, con las cuales los sujetos construyen sus identidades personales y nacionales.

Al imaginario colectivo lo integran los elementos siguientes: Los mitos, el culto a los antepasados y a los héroes, los hitos, los símbolos, el horizonte histórico, los ritos, la identidad nacional y los discursos historiográficos que la sustentan. “El papel de los imaginarios dentro de la vida del ser humano adquiere una dimensión casi mitológica, a través de la cual se busca comprender el mundo, pero también justificar comportamientos y el sentido que la vida tiene para cada uno” (2).

Como el imaginario popular no tiene una percepción del tiempo lineal, sino cíclico, en un mismo hito o acontecimiento resaltante pueden conjugarse pasado y presente. Carabobo, en el imaginario popular venezolano condensó siglos de acumulación de fuerza. César Rengifo, lo expresa en su obra Esa Espiga Sembrada en Carabobo: “¡De todo el continente estremecido llegaron sombras fuertes a ese campo!” (3), señalando que la cita histórica del 24 de junio de 1821, asistieron: Tupac Amaru, Caupolicán, Cuauhtémoc, Guaicaipuro, Urquía, Apacuana, Yaracuy, el Negro Miguel, Juan Francisco de León, José Leonardo Chirino, Manuela Beltrán, Salvador Chacón, Bernardina Alarcón, Francisco Berbeo, Manuel Gual, José María España, Joaquina Sánchez, Miranda, siglos de derrotas, que junto a Páez, Cedeño, Plaza, Camejo, Farriar, se revindicaron bajo el mando de Bolívar.

La categoría espacio también es redefinida en el imaginario popular. Para los pueblos latinoamericanos y su carga cosmogónica ancestral, el espacio es mucho más que el lugar donde ocurren los acontecimientos. Así lo entendía Bolívar, que como héroe cultural, como hombre hecho pueblo, aprehendió esas nociones de espacio-tiempo que rompen la lógica impuesta por la colonialidad. “El genio Bolívar había observado… la existencia de áreas geográficas que constituyen campos de fuerzas determinantes en la realización de los grandes acontecimientos históricos…” (4). Bolívar configuró con la República de Colombia el más atrevido proyecto geopolítico contrahegemónico, que desafiara tanto a las potencias europeas como, al naciente imperio estadounidense.

Bolívar no sólo visualizaba a Colombia como la potencia que podría equilibrar los poderes hegemónicos en el continente, también acogió del pensamiento mirandino, la idea de América, como la región que podría reestablecer el equilibrio del mundo. “Yo deseo más que otro alguno ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas que por su libertad y gloria… ¿hasta dónde se puede calcular la trascendencia de la libertad del hemisferio de Colón? Yo diré a V. lo que puede ponernos en aptitud de expulsar a los españoles, y de fundar un gobierno libre. Es la unión, ciertamente; mas esta unión no nos vendrá por prodigios divinos, sino por efectos sensibles y esfuerzos bien dirigidos” (5).

Con la frase “La Patria es América”, los pueblos en sus imaginarios resumen su horizonte histórico o destino compartido, para lo cual, se hace necesario forjar más allá de las identidades nacionales, la identidad común de la Patria Grande. Al respecto, el Comandante Hugo Chávez señala: “Las fuerzas nacionales de identidad, que nos transfiguran o nos desfiguran, surgen de nuevo, empujadas por fuerzas históricas que van quedando en las raíces del pueblo. Yo creo estar inserto en una de esas corrientes: un nacionalismo latinoamericano” (6).

A pesar de que las élites impusieron en sus discursos historiográficos a Carabobo como mito fundacional de la República, que se consolidó en 1830 con el desmembramiento de Colombia. Una república alineada a los nuevos poderes hegemónicos y para el usufructo propio de los grupos gobernantes y los grandes propietarios. En el imaginario colectivo, seguía latiendo el llamado a una gloria mayor, que concebía inconclusa la obra de Bolívar, que sabía que no era posible explicar, sin el sacrificio del paso de los Andes, Pantano de Vargas, Boyacá y Carabobo, a la Campaña del Sur, protagonizada por Ejército libertador, que implicó los triunfos de Bomboná, Pichincha, Junín y nos coronó en Ayacucho, en la búsqueda de la libertad, la igualdad y la mayor suma de felicidad. Hoy como mujer venezolana y latinoamericana, me uno al llamado que el Comandante Hugo Chávez hiciera a los pueblos latinoamericanos: “No podemos permanecer sordos al llamado de Bolívar”.

Anabel Díaz Aché

Fuentes Consultadas:
(1) (4) y (6) Chávez, Hugo (2011), Prólogo. Carabobo, Un Punto Itinerario, de Jacinto Pérez Arcay. Fondo Editorial Darío Ramírez. Caracas.
(2) Villar Lozano, Mayerly Rosa; Amaya Abello, Sebastián (2010). Imaginarios colectivos y representaciones sociales en la forma de habitar los espacios urbanos, Barrios Pardo Rubio y Rincón de Suba. Revista de Arquitectura, Vol. 12, enero-diciembre. Universidad Católica de Colombia. Bogotá.
(3) Rengifo, César (2017), La Independencia, “Esa Espiga Sembrada en Carabobo”. Fondo Editorial Fundarte, Caracas.
(5) Bolívar, Simón (1815), “Carta de Jamaica” Contestación de un Americano Meridional a un Caballero de esta Isla. Archivo del Libertador, Documento 1302. Disponible en: http://www.archivodellibertador.gob.ve/escritos/buscador/spip.php?article1268