Caracas Ciudad Caribe | La región geoeconómica de Maracaibo (y II)

0

El establecimiento de las rutas de navegación lacustre, utilizando los conocimientos y la tecnología de navegación que poseían los pueblos indígenas del lago, permitió el transporte de mercancías y personas desde Maracaibo hacia los puertos del sur y del oriente del lago y de vuelta a Maracaibo, utilizando bongos y piraguas monoxilas cuyas bordas estaban levantadas empleando tablas de madera y dotadas de velas que convertían dichas embarcaciones en especie de falúas o bergantines. En el siglo XVIII, parte del producto total de la economía andina se exportaba a través de Maracaibo hacia el Caribe. Las ciudades del área andina establecieron lazos comerciales con otros centros urbanos de Barinas, Guanare y los llanos en general, intercambiando trigo, harina, papas y azúcar por cacao, arroz, tabaco y ganado. La ciudad de Boconó, Trujillo, se desarrolló como un centro comercial, gran productor de trigo y tabaco, y participaba en esta red comercial al mismo tiempo que conformaba un centro proveedor de mercancías que se exportaban a través del Puerto de Maracaibo. Esta red de intercambios no se estableció como consecuencia del desarrollo del régimen colonial, sino que se montó sobre la que ya existía desde los tiempos precoloniales . Dicho comercio no solo estimuló el desarrollo de las actividades productivas en la región andina sino también en Maracaibo mismo, patrón de intercambios comerciales que se mantendría inalterado hasta el siglo XX y continúa en el XXI.

El desarrollo de la producción agroexportadora, tanto de la región marabina como la región andina a partir del siglo XVII permitió la integración económica de los procesos productivos de la cuenca del lago de Maracaibo con otras esferas económicas como Cartagena y Río Hacha en el noreste de Colombia, Santo Domingo y La Habana en las Grandes Antillas y Veracruz en el caribe mexicano. Santo Domingo y La Habana, formaban parte de los grandes circuitos de comercio transatlántico, tanto de Sevilla como de la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, en tanto que Veracruz formaba parte de los circuitos comerciales transatlánticos y de los transpacíficos que culminaban en los puertos del occidente de México. Desde la región andina: Carora, Barquisimeto, Trujillo, Barinas, San Cristóbal, Mérida y Pedraza, de Pamplona, Tunja y Río Hacha (noreste de la actual Colombia) y del espacio marabino se exportaba particularmente hacia Europa y las Antillas cacao, café, tabaco, añil, jamones, tocinos, quesos, cueros en bruto, semillas de dividive para el procesamiento de los cueros de res, de cabras y venados, etc., recibiendo a cambio insumos como el aceite, vinos, harina, telas, herramientas, loza doméstica, cristalería, velas de cera, etc. Por vía de Curazao, Jamaica y Saint Thomas, otros comerciantes curazoleños practicaban tanto el contrabando de mercancías como el odioso tráfico de personas capturadas en África que eran vendidas a los hacendados marabinos y andinos.

El tráfico mercantil a través del lago, convertido en una especie de mar interior, y el floreciente negocio de exportación hizo necesario el establecimiento de oficiales reales para el cobro de diezmos e impuestos de almojarifazgo, convirtiéndose en 1678 en Capital de la Provincia de Maracaibo.

Maracaibo era igualmente el centro de la región geoeconómica occidental. El establecimiento de las rutas de navegación lacustre, utilizando los conocimientos y la tecnología de navegación que poseían de los pueblos indígenas originarios del lago, permitió el transporte de mercancías y personas desde Maracaibo hacia los puertos del sur y del oriente del lago y de vuelta a Maracaibo.

Desde el siglo XVIII, parte de la producción económica andina se exportaba a través de Maracaibo. Las ciudades del área andina establecieron lazos comerciales con otros centros urbanos como Barinas, Boconó, Guanare y los llanos en general, intercambiando entre ellas trigo, harina, papas y azúcar por cacao, arroz, tabaco y ganado, red comercial que se mantendría inalterada hasta la actualidad.

El desarrollo de la producción agroexportadora, tanto de la región marabina como la región andina a partir del siglo XVII, permitió la integración económica de los procesos productivos de la cuenca del lago de Maracaibo con otras esferas económicas como Cartagena y Río Hacha en el noreste de Colombia, Santo Domingo y La Habana en las Grandes Antillas y Veracruz en el caribe mexicano, compitiendo en ese aspecto con la Provincia de Caracas.

Ciudad Ccs / Mario Sanoja Obediente
Cronista de Caracas