Letra agazapada | Disculpen la demora

0

Fue de mora, la demora. Es una mora, por fortuna, no legislativa: es silvestre. Eso lo quisiera explicar, pero este no es el momento, porque el sentimiento lo puede, a uno, afectar; así que con muchas comas, algunas moras, y sin más demoras, me despido de mi padre y agradezco las manifestaciones de cariño. Fueron tres ediciones sin revisar, o casi, ya que a la hora final, esos detalles se convierten en oraciones; orar de rezar por el descanso “eterno” y orar de enamorar, que no pega, pero los curas, y eso sí que es otro tema, los domingos tempranito se ponen a trabajar, mientras el periodismo dormita porque en La Vega no se puede transitar. Vaya manera de rimar.

En la página 11 del semanario pasado, un punto se le atravesó a una coma. En una rodada en bicicleta, los atravesados suelen terminar atropellados… son tan complicados los puntos atravesados y, en este punto inusual, al pretender suplantar, a la coma convenida, interrumpió la lectura. Si les cambió la consonante…

Entonces, esa pausa inconveniente le hace sentir a la gente algo que no es posible describir, porque la Ley de Promoción del Ciclismo Urbano, que es una noticia sorprendente, importa más que los puntos, las comas y los puntos y aparte. Este semanario, por cierto, sorprende cada semana y para no dejarlo para mañana, con echarle una ojeada usted encuentra poesía donde antes no la había.

¿Poeta o poetisa?

En la página uno, García Sojo es poetisa. En La Poesía Contra el Bloqueo, que también es la última página, es la poeta y en la lectura de este intersticio de la historia, no caben en ella los insectos de la indiferencia. Gracias, poeta.

En la página 10, se habla del disfrute a partir del viernes 11; después, a partir también, pero del lunes 14, se llevarán a cabo las actividades culturales y el miércoles 16 es la actividad central. Luego, el jueves 18 y después, el viernes 18.

Tildar

En la página 2 estuve mucho tiempo agazapado. Trate usted de desplazarse así, agazapado, desde, por ejemplo, el baño hasta la cocina. Al rato, le duelen los huesos, las articulaciones, las tensiones, los espasmos… le duele todo. El texto de Parlamento en marcha no marcha; a una “construcción” (la segunda) le faltó una “c”; aún, con tilde y aun, sin, están mal empleados. O empleadas. La foto de una mata (o árbol: nos leen los colombianos) de cacao, propiedad de la gobernación del estado Miranda en una nota que destaca la discusión de la Ley de Zonas Económicas Especiales más, al final de la página, la reiteración de las palabras de la diputada Asia Villegas…

Ciudad Ccs / Gustavo Mérida