AfroUrbe | Juan llegó a Carabobo

Mónica Mancera-Pérez

0

A unos días de celebrar San Juan, profeta de la lengua de fuego, el 24 de junio en nuestra Venezuela, se cumple también el bicentenario de una de las acciones militares decisivas para la Independencia de nuestra tierra: la Batalla de Carabobo.

La semana pasada hablábamos sobre cómo esta fiesta en honor a Juan nace en España y llegó para desplazar prácticas paganas en ese territorio como parte de la dominación católica. Y más tarde en América, nuestra Améfrica, cumplió la función de identidad entre conquistadores y de dominación a indígenas y esclavizados negros y negras. Allí surge un sincretismo que nos lleva hoy a honrar al profeta.

Ahora, imagínese un 23 de junio de 1821, en la víspera de San Juan, repican los tambores pues el 24 está la batalla definitiva en ese tener Independencia o nada, enarbolar definitivamente nuestra bandera de libertad, y que mejor mediador que Juan en esta fuerza necesaria para luchar. Por su parte, para los realistas batallar en la misma fecha de su santo, implicaba sostener el arraigo de su tierra, sostener el dictamen del Rey.

Esa víspera de San Juan da fuerza a ese sentimiento libertario de las comunidades afro que aún eran esclavizadas para la época. El Libertador Bolívar tras su encuentro con Alexandre Petión en Haití (1816) tras la pérdida de la primera y segunda Repúblicas, vio la importancia de sumar a la causa independentista, la liberación de los esclavizados africanos y sus descendientes en la Gran Colombia.

Desde ese entonces, sumar a la afrodescendencia, otorgar libertad al sumarse al ejército libertador fue vital para la concreción de la soberanía. Uno de los personajes que representa este ímpetu de la negritud es Pedro Camejo.

A Pedro Camejo, quien es conocido como “El Negro Primero”, lo ubicamos de inmediato gracias a la devocionalidad expresada a través de las cortes del espiritismo venezolano. Se encuentra en la Corte Libertadora que está compuesta por espíritus que participaron en la Independencia y en los movimientos revolucionarios.

El teniente Pedro Camejo formó parte en la Batalla de Carabobo, en uno de los regimientos de caballería de la Primera División al mando del general José Antonio Páez.

Camejo es heredero de la gesta insurreccional del Rey Miguel (1553); de la revuelta de Andrés López del Rosario, mejor conocido como Andresote (1730); la de José Leonardo Chirinos (1795); da cuenta que luchar por la soberanía de nuestro territorio va más allá del período entre 1810 a 1821, que se constituye en un elemento fundacional para su liberación urgente desde el mismo instante de su captación, de su secuestro de África, la tierra madre.

De igual manera, este 24 significó una importante participación de las mujeres en la gesta de la Patria. Por solo mencionar una de muchas mujeres constructoras de la matria está Andrea Solórzano, la esposa de Pedro Camejo.

Andrea peleó en la guerra. Andrea al igual que Pedro guerreó y ganó. El asunto con ella, como con muchas mujeres de la época es que su historia no fue contada, así como tampoco el reconocimiento por su gallardía.

Cuando Pedro Camejo muere el 24 de junio y la guerra termina, Andrea solicitó a José Antonio Páez por mucho, mucho tiempo, su dinero de la guerra por haber estado en ella y lo que le tocaba por ser viuda de un héroe. Así me comentó Eliné Figueroa, quien hoy representa a Juana Andrea en la serie Carabobo que está por estrenarse pronto, prontísimo.

Así que ven porque Juan llegó a Carabobo: un rebelde más que hace la luz. Es semana bicentenaria. Semana en la que seguiremos avivando ese fuego de libertad.

Desde mi quehacer te invito a seguir el legado del maestro Jesús “Totoño” Blanco con su cofradía La Hermandad en San Agustín del Sur, el jueves 24 a las 8 de la mañana.

Asimismo el sábado 26 de junio, te invito a la Fiesta de la Afroluna, a las 12 del mediodía en Ajíes del Parque Los Caobos, para honrar a todas nuestras ancestras aguerridas, luchadoras y nosotras siguiendo ese legado desde la convicción y la fe en estos momentos, que hemos y seguiremos vendedoras… que han hecho y están haciendo el camino para vivir hoy en nuestra Améfrica.

Mónica Mancera-Pérez | @mujer_tambor