SOMOS LO QUE SOMOS | La mano que ayuda a Venezuela

Luis Zárraga

0

Cuando la situación apremia, cuando estamos a punto de la desesperación, siempre llega una mano amiga que busca resarcir los daños ocasionados por otros que pretenden asfixiarnos con su poder.

A Venezuela con las sanciones y el bloqueo permanente se le ha pretendido sacar del juego, en lo económico, para sufrimiento de la mayoría de nuestro pueblo.

Lo han intentado, pero no han podido ni podrán, como ha dicho nuestro jefe de Estado, Nicolás Maduro Moros.

Los Estados Unidos de Norteamérica siempre se han equivocado con los hijos del Libertador Simón Bolívar y ahora, que se cumplen 200 años de la Batalla de Carabobo, menos podrán doblegarnos.

Se equivocan cuando consideran que en esta patria estamos solos en el orbe internacional. Para que ellos sepan siempre aparecen manos amigas del país.

Eso ha ocurrido en momentos que se han reunido Vladimir Putin, presidente ruso, y Joe Biden, de EE.UU., en Ginebra (Suiza). Sin que nadie lo haya afirmado pero tampoco desmentido y analizando las posiciones recientes, somos partidarios de que ese encuentro ha dado pie para que el tema Venezuela y las sanciones y el bloqueo hayan sido tratados y allí con seguridad, así cree quien escribe este artículo de opinión, se han sentado bases para el solicitar respeto de los señores de Norteamérica hacia nuestro país.

Con esa mano a favor de lo que es una petición justa, “el Departamento del Tesoro de Estados Unidos autorizó ciertas transacciones con el Gobierno venezolano, para adquirir bienes relacionados con la lucha contra la pandemia de covid-19”, reseñaron agencias y medios de comunicación.

De acuerdo con las informaciones difundidas: “La Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC) explicó que la licencia otorgada incluye transacciones y actividades con el Banco Central de Venezuela, Banco de Venezuela y Banco Bicentenario, entre otros, que involucren la entrega de mascarillas, ventiladores y tanques de oxígeno, vacunas y la producción de vacunas, pruebas de covid-19, sistemas de filtración de aire y hospitales de campaña, entre otros”.

Aunque se mantiene la prohibición para la exportación o reexportación de bienes, tecnología o servicio a militares; operaciones con Pdvsa y otras empresas del Estado; así como la liberación de cualquier propiedad bloqueada, de conformidad con sanciones vigentes, es un paso positivo.

Así las cosas, este es un primer paso, pero cuando el río suena piedras trae y si así llueve que no escampe, para bien de esta patria tan acosada, pero que con este noble pueblo en lucha merece tiempos mejores, siempre con la Revolución al pie del cañón.

Luis Zárraga