CONVIVIR PARA VIVIR | Se trabaja para elevar los niveles de conciencia de las comunidades

0

El trabajo de formar y elevar los niveles de conciencia a la comunidad es factor clave en toda organización de los consejos comunales. Presentamos en esta sección la interesante experiencia del Consejo Comunal Providencia, ubicado en la parroquia San José de Caracas, donde han realizado un arduo trabajo de formación –e incluso en el ámbito cultural, deportivo y ambientalista–, para crear participación y concientización a la comunidad.

Este consejo comunal fue fundado en el año 2009 y cuenta con 22 integrantes, conformados por las siguientes vocerías: salud, educación, cultura, deportes, servicios públicos (que comprenden electricidad, agua, gas, aseo urbano y telefonía), alimentación, atención al adulto mayor –como a las personas con discapacidad–, mujer y niños, niñas y adolescentes y protección al ambiente. Atienden a un total de 567 familias.

El trabajo con la comunidad y la formación de conciencia

Una de sus voceras –y líder de la comunidad–, Carmen Luisa Hurtado (docente y una de las pioneras en el trabajo de formación, cultura y protección ambiental), plantea que no es tarea fácil elevar los niveles de conciencia a sus habitantes, para rescatar espacios libres de violencia y de contaminación ambiental, y más aún en tiempos de pandemia: “En las visitas de casa por casa conocemos la realidad de cada núcleo familiar. Buscamos espacios para incorporarlos al trabajo de la comunidad y motivarlos con formación. En cuanto a la parte infantil, los involucramos con cuentacuentos, lectura de poesías, talleres de dibujo, de pintura, de música y hasta siembra de plantas, rescate de animales de calle –y adoptarlos, para que tengan un nuevo hogar– (…) Con este trabajo de hormiga, junto a la comunidad y de la mano con la juventud, rescatamos una cancha deportiva en estado de abandono. En ese espacio se fomenta el deporte y la sana convivencia (…) A través de la concientización también recuperamos un parque, para que los niños y el resto de la comunidad tengan un esparcimiento sano. Hemos compartido con las madres de familia, con la juventud, con los adultos mayores. Hemos involucrado a la comunidad en elaborar y celebrar manifestaciones culturales –Cruz de Mayo, por ejemplo–, en estos espacios recuperados y cumpliendo con las normas de bioseguridad”, expone la profa Hurtado.

No obstante, nuestra entrevistada también ha motivado a parte de sus habitantes en jornadas de siembra de plantas, en los jardines cercanos al Panteón Nacional. “Por cada plantica que se siembra, exaltamos los valores de la educación, la protección y defensa del ambiente, como legado que deja el gran maestro Simón Rodríguez, y reivindicamos su pensamiento”.

Plan manos a la siembra, pensando en la salud

Asimismo, la profa Hurtado, con su trabajo de hormiguita, ha animado a la comunidad en crear huertos en sus hogares –como en el parque recuperado–, un plan de siembra pensando en la salud de sus habitantes: “Las enfermedades afectan la calidad de vida de las personas. Hay que crear espacios para la siembra y emplear plantas como toronjil, yerbabuena, malojillo, pira, moringa… para sanarnos. Lo estamos haciendo”.

De cara al proyecto de Ciudades Comunales

“Es un gran reto la organización de los consejos comunales, sobre el proyecto de las comunas. Con nuestro granito de amor hemos participado en reuniones con los responsables de cada eje parroquial de San José. Hay que transformar a la mujer nueva y al hombre nuevo, en la espiritualidad, en los valores, en la sana convivencia, en la comunicación, en el humanismo. En una sociedad con estas características se hace presente la verdadera formación que nos dejó Simón Rodríguez, de cara a la nueva y al nuevo ciudadano. Esa es la parte esencial para creer y crear las comunas, con ciudadanas y ciudadanos al servicio de la paz, de la solidaridad, del trabajo en equipo y en comunidad.

Así rompemos el paradigma de las desigualdades, del egoísmo, de la miseria humana y/o moral, que lamentablemente nos afectan. ¡No podemos caer en eso!”, argumenta la profa Hurtado.

Asimismo deja un mensaje para las lectoras y lectores del semanario Ciudad CCS: “Hay que trabajar con base en la unión y el respeto, sin distingo de ideología política o religiosa.

En la fuerza está la unión. Son muchos los objetivos que los consejos comunales debemos alcanzar. Hay que encender la chispa a la comunidad y formarla al trabajo en equipo para salir adelante”, finaliza nuestra entrevistada.

Siboney del Rey / Ciudad CCS