Sandra Oblitas Ruzza: El espíritu indómito de Chávez sigue presente en la Universidad Bolivariana

0
Sandra Oblitas recuerda sus tiempos como estudiante universitaria en la UCV y lo define como un gran amor que atesora por siempre.

La rectora desea conocer las ideas e inquietudes de los nuevos estudiantes para desarrollar juntos la propuesta académica que exige la actualidad 

La celebración de los 18 años de creación de la Universidad Bolivariana de Venezuela fue la ocasión propicia para desarrollar el encuentro de Cita con la Actualidad de esta semana.
Llegando a nuestra mesa de conversación la actual rectora de la Universidad Bolivariana de Venezuela, Sandra Oblitas Ruzza, acompañada de Luis Zárraga, Gustavo Mérida, Teresa Ovalles, Mercedes Chacín y Juan Cermeño.

Entre risas y anécdotas, Sandra dio inicio a esta amena entrevista recordando su infancia que vio compartida entre Venezuela y Hungría pero en unión familiar: “Mi infancia en Trujillo, mi mamá es trujillana, pero mi infancia más tierna fue en Budapest, Hungría, donde mis padres eran estudiantes, todo los recuerdos que tengo de esa etapa de mi vida son bonitos”.

Es importante resaltar que Sandra Oblitas durante algunos años ocupó diversos cargos dentro del Consejo Nacional Electoral (CNE), hecho que marcó la pauta para la primera pregunta:

En la cita participó Andrea (hija), la acompañante más querida de la rectora.

—Empecemos a hablar del CNE, estuvo allí por 17 años, ¿qué nos puedes decir de esta etapa?, ¿algún recuerdo, hecho difícil que vivió como rectora de esa institución?

—Son momentos históricos de toda esta dinámica que nos ha tocado vivir al calor de la Revolución Bolivariana. Nos tocó un momento en el Consejo Nacional Electoral en el que efectivamente sorteamos distintas circunstancias, fueron momentos muy intensos que se vivieron al calor de la dinámica política de manera muy fuerte, vibrante con muchas emociones pero siempre comprometido el destino de la patria, la paz, la democracia, sobre esa base había que darlo todo y de alguna manera creo que lo dimos. Pero queda una institución, queda un pueblo apropiado de los procesos democráticos como su bandera para seguir en batalla.

Bueno, los recuerdos son muchos, todos muy intensos que nos tocaron circunstancias complejas, en lo personal, que quedan para el recuerdo, lo más importante es que cada elección es un hito en términos de esa construcción que se ha venido haciendo.

En recuento y para destacar el tema central de esta conversación, recordamos que la Universidad Bolivariana de Venezuela este domingo 18 de julio cumple 18 años formando profesionales en todo el país.

La misma fue fundada en el año 2003 por decreto presidencial de Hugo Chávez, después de las acciones de paro del año 2002, empezó sus labores académicas en septiembre del mismo año.

La Universidad Bolivariana es la punta de lanza para desarrollar el programa la municipalización de la universidad en todo el territorio nacional.

La casa de estudios promueve Programas de Formación de Grados (PFG) innovadores como es Agroecología, Gestión Ambiental y Social, Medicina Integral Comunitaria, todos dedicados a fomentar el trabajo y el desarrollo de las comunidades del país. Durante 18 años mantiene su lema “UBV la Casa de los Saberes”.

Algunas actividades dentro del recinto universitario se mantienen, aun en estos días de pandemia.

—¿18 años de la creación de la Universidad Bolivariana de Venezuela?

—La UBV efectivamente cumple 18 años. Es creación del Comandante Chávez, es su proyecto político, académico, cultural es una perspectiva de generarw un espacio primero para atender todo el tema de la exclusión que estaba muy marcada en ese momento, la acompaña la Misión Sucre. Se crea la municipalización y territorialización de la universidad y de la educación universitaria en general, toma forma.

La Universidad Bolivariana tiene un compromiso muy grande porque viene a hacer digamos la universidad de la Revolución, la universidad que forma a los profesionales para ese estado socialista que estamos construyendo. Son 18 años, es mucho lo que se ha hecho, tiene toda la configuración de los Programas Nacionales de Formación.

Hoy nos corresponde celebrar en primer lugar la consolidación de un proyecto académico y empezar a ver hacia adelante, que queremos en perspectiva y en consecuencia para alcanzar algunos propósitos en ese sentido original, que es la Universidad Bolivariana de Venezuela, que es la que forma profesionales para el estado revolucionario.

—¿Cómo han afrontado en la UBV las circunstancias actuales del país, tanto el bloqueo como la pandemia?

—El bloqueo y pandemia, ¿quién fue primero? Coinciden en afectar el desenvolvimiento natural no solo de la universidad sino de nuestro país. Es mérito de las universidades que se han mantenido activas durante todo este tiempo de pandemia, afectada igual por todo lo que ha sido el bloqueo que es el contexto donde se da la pandemia en Venezuela. El Plan Universidad en Casa es el reto para poder sostener la actividad académica en medio de esta circunstancia y en ese sentido creo que hay un aprendizaje colectivo en cuanto a los distintos mecanismos de enseñanza; es decir, están mediando las tecnologías de la comunicación, pero también el Programa de Iniciación Universitaria que se transmite por televisión como un ejercicio de masificación y de garantías de acceso.

No solo ha mantenido la actividad académica sino toda la vida universitaria, nosotros hemos tenido las convenciones que son espacios de encuentro nacionales e internacionales en las distintas áreas que corresponde a cada centro de estudio.

Y propiamente el bloqueo, sin duda, ha afectado de manera directa a la universidad con lo que tiene que ver con las posibilidades de acceso. Es importante mencionar que las trabajadoras y trabajadores, estudiantes, docentes, profesores, tienen un sentido de militancia, de compromiso, que ha permitido que todas las actividades se mantengan y que la universidad siga avanzando y tenga carácter de vida universitaria, aun en la situación que estamos viviendo.

Con respecto al bloqueo hemos abierto unas líneas de investigación en el marco de la cátedra libre antibloqueo que se trabaja en conjunto con el Ministerio de Finanzas y el Instituto Simón Bolívar de solidaridad con los pueblos, de la Cancillería venezolana, pero más allá de la retórica de hablar de las circunstancias que nos afectan es dar el debate en el terreno de lo académico, de lo que ha significado el bloqueo para Venezuela, es ir sistematizando experiencias de resistencia y las conciencias de lo que ha significado para el país, y así poder aportar soluciones desde la universidad.

—¿La UBV tiene alguna oferta especial académica por este aniversario?

—No, no tenemos una propiamente para esta ocasión. Pero estamos trabajando en una dinámica para concretar algunas formaciones para que sean ofertadas en el Programa Nacional de Ingreso. Lo que sí tenemos son unos 26 programas de posgrados en Salud, Educación, Derechos Humanos y también diplomados.

— ¿La UBV como centro de vacunación y la lucha contra el covid-2019 ?

— Sí, la Universidad Bolivariana ha dispuesto sus espacios para ser un centro de vacunación que es administrado por la Alcaldía de Caracas.

Para nosotros es una satisfacción que la universidad sea un espacio de interacción en ese sentido y que pueda atender a la parroquia San Pedro en este proceso. El centro tiene algunas dificultades que vamos resolviendo, pero la mayor satisfacción y así lo han referido nuestras trabajadoras y trabajadores que prestan el apoyo en las jornadas, es la alegría, el agradecimiento de las personas que son vacunadas en nuestros espacios.

—¿Cómo te sientes siendo rectora de la Universidad Bolivariana de Venezuela, la universidad que es la de Chávez?

—La Universidad Bolivariana de Venezuela es un compromiso, es un amor latente. Es un honor, es un privilegio para mí estar allí. La confianza que me ha dado el presidente en este momento de poder decir qué podemos hacer con esta obra maravillosa del Comandante Chávez quien dijo: “Yo quiero una universidad para este país, para este pueblo, para esta patria”, y creo que es un compromiso muy grande y sin duda es un gran amor, es el amor de Chávez que compartimos estando allí, porque la Universidad Bolivariana de Venezuela creo que tiene como la personalidad del Comandante Chávez en toda su cotidianidad y es lo que permite sortear todas las dificultades que se presentan. El espíritu indómito de Chávez está presente y nos acompaña de manera permanente.

—¿Se ha dado o está planteada una reunión entre las rectoras de la UCV y la UBV?

—No, aunque estamos muy cerca, pero no una reunión, no ha habido como el punto para el encuentro. Creo que la Universidad Central de Venezuela tendría que reinventarse un poco. Lo grave de la UCV es que abandonó su esencia universitaria, abandonó la academia para dedicarse a una acción en la que tampoco ha tenido éxito, que es la acción política, eso es como un doble fracaso que ha tenido la UCV.

—¿Cómo es el vínculo o la articulación con la comunidad de la parroquia San Pedro?

—Bueno, tenemos como dos vertientes, una es la propia estructura o diseño de los Programas de Formación que van con los proyectos territorializados, que es el espacio de encuentro en las comunidades donde convergen distintas disciplinas y sus docentes, la parroquia no es ajena a ellos, y la otra es la vinculación con los actores que hacen vida en la parroquia, que tienen acciones culturales, políticas o deportivas y que hacen de la universidad su espacio de encuentro.

La universidad fue el espacio de encuentro de la comunidad para la celebración del Bicentenario de la Batalla de Carabobo.

—¿Qué encontraste en la universidad que te gustaría cambiar o aportar desde ti a la UBV?

—Probablemente no sea totalmente justa la dimensión que pueda o puedo tener de la universidad porque la recibí en pandemia, no he visto a la universidad en su totalidad, no he tenido la oportunidad. Una de las cosas que yo quisiera es poder ver la universidad en conjunto para tener un mejor tacto, una mejor percepción de lo que es, no he podido tener la realidad de lo que es la universidad.

He tenido muchas referencias y vivencias de los trabajadores y profesores.

Quisiera tener esa cercanía con la base estudiantil y conocer cuáles son esas inquietudes de esas nuevas generaciones que están ingresando y poder construir juntos esas propuestas de lo que pudiera ser la universidad para esta generación, conocer la espiritualidad de la juventud para poder decir: vamos a construir por aquí, vamos a desarrollar tal cosa.

—¿Cómo se viene realizando el trabajo con la Misión Sucre?

—La Misión Sucre es la expresión territorializada, municipalizada de la academia, distintas universidades cobijan lo que son los egresados de la Misión Sucre bajo su titularidad; la que más otorga es la Universidad Bolivariana de Venezuela, de la Misión Sucre unos 36.000 mil estudiantes están ahora cursando dentro de los mismos programas de formación de la Universidad Bolivariana, estamos en un seguimiento que precisa mayor rigor, eso es lo que significa que garantiza que sí están desplegadas lo que son las aldeas universitarias en los municipios del país. La Misión Sucre nace para la municipalización, es la masificación de la inclusión en Venezuela.

—¿Qué actividades tienen programadas en el marco del aniversario de la UBV?

—Bueno, nosotros estamos organizados en 10 ejes territoriales y cada una de esas sedes tendrá sus actividades propias. Este domingo 18 vamos a tener un acto sencillo, un acto central de conmemoración.

También hemos invitado a rectores y rectoras a tener una participación virtual para ser alusión a esta celebración.

Vamos a tener una entrega de títulos para los nuevos egresados profesionales de la Universidad Bolivariana en el marco de esta importante fecha.

Durante la semana vamos a tener algunas actividades deportivas, recreativas y culturales de manera semipresenciales, que es lo que nos permite la situación de pandemia.

___________

Biografía Mínima

Sandra Oblitas Ruzza nació el 7 de junio de 1969. Es socióloga egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en 1994. A partir de 2003 comenzó a trabajar en el CNE supervisando los procesos logísticos del Registro Electoral. En 2005 fue directora de la Oficina Regional Electoral de Distrito Capital. Entre 2006 y 2009 fue presidenta de la Comisión de Registro Civil y Electoral, siendo reelegida para el período 2009-2013. Se desempeñó como rectora principal del Consejo Nacional Electoral (CNE) desde 2016 hasta junio de 2020. Fue designada por el presidente Nicolás Maduro el 15 de julio de 2020 como rectora de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV).

Texto Nailet Rojas | Fotos Jacobo Méndez