Earle Herrera: La pandemia le dio un tiro en la nuca al periodismo impreso

0

El periodista, docente, humorista y político venezolano participó en el conversatorio Cita con la Actualidad

20/07/2021.- Earle Herrera, periodista, docente, humorista y político venezolano, con marcado estilo oriental (no podía ser de otra forma, pues su lar nativo es El Tigrito, estado Anzoátegui) fue el invitado de esta semana en Cita con la Actualidad, espacio dedicado por nuestro semanario, Ciudad CCS, a abordar temas noticiosos y de interés para la colectividad, además de tocar algunos aspectos relacionados con la vida y personalidad de los entrevistados y entrevistadas.

En el caso del también diputado a la Asamblea Nacional, su bien ponderado uso del humor para, en no pocas oportunidades, debatir tópicos tan polémicos como el ejercicio de la política en Venezuela, le ha añadido a su figura una de sus principales cartas de presentación, y por ello una de las preguntas de la tertulia periodística fue cómo evaluaba el humor dentro del chavismo.

Herrera fue categórico al afirmar que la Revolución Bolivariana refleja la idiosincrasia del pueblo venezolano y al respecto expresó que, a pesar de la crisis, «el pueblo venezolano nunca ha perdido el sentido del humor, el pueblo se ríe de todo, sigue bailando, sigue la fiesta…». Para sustentar su afirmación, «El Profe» destacó la publicación de Contragolpe del humor, luego del golpe de Estado de abril de 2002, en la que bajo la fina pluma de Luis Britto García y otros colaboradores, entre ellos Roberto Malaver y Augusto Hernández, se satiriza las actuaciones y contradicciones de los conspiradores de aquel episodio.

Ya un poco más serio, el escritor habló de la difícil tarea que le ha tocado al presidente Nicolás Maduro en su misión de conducir al país, y en ese contexto destacó la tremenda responsabilidad que le ha tocado al «Hijo de Chávez», no solo al enfrentar el bloqueo económico como uno de los principales obstáculos que ha tenido que sortear en esta misión, sino en su lucha por consolidar una imagen como líder sucesor de un proceso político.

Por supuesto, el nombre de Chávez no podía faltar en la conversación. Herrera hizo la advertencia que el nombre del Comandante ha dado para todo, ha sido utilizado en demasía, «así que cualquier cosa que uno diga es ya conocida».

No obstante, resaltó que uno de los aspectos más significativos es que Chávez logró unificar un sentimiento que traspasó el país y se extendió a otras naciones, principalmente de América Latina, además de impulsar un nuevo ciclo histórico a partir del siglo XXI.

Tampoco podía estar ausente el tema universitario, sobre todo el relativo a la Universidad Central de Venezuela, en la que como estudiante, profesor y miembro de distintas instancias de cogobierno (Consejo de Escuela y Consejo de Facultad), además de participar en innumerables actividades culturales, dedicó casi cuatro décadas de su vida.

Earle lamentó el estado actual del campus universitario de la UCV, máxime cuando tiene el estatus de Patrimonio Arquitectónico de la Humanidad. Recalcó que la situación de abandono de la Ciudad Universitaria es responsabilidad no solo de sus autoridades, sino también del estudiantado, de los trabajadores y del Estado.

Asimismo planteó la necesidad de, en definitiva, sancionar una ley de universidades que esté en consonancia con la realidad de ese sector, en especial en la búsqueda de consolidar una participación masiva y democratización de los sectores que conforman esta comunidad a la hora de designar sus autoridades. Propone la fórmula de escoger a 5 mil electores por cada 50 mil estudiantes.

En cuanto a la figura de las redes sociales, reconoció que la pandemia «le dio un tiro en la nuca al periodismo impreso»; no obstante, consideró que aún existe la esperanza de mantener la buena lectura y escritura gracias a la tecnología. Igualmente comentó que, gracias a este recurso, «la dictadura de los grandes medios está golpeada».

Finalmente, expresó algunas reflexiones sobre el desarrollo y el devenir de la Revolución Bolivariana: «Hay que darle continuidad al trabajo de Chávez… Hay que hacer una revolución dentro de la revolución; hacer que no se burocratice, que esté en una permanente renovación para evitar que se consoliden los intereses personales».

CIUDAD CCS / REINALDO J. LINARES ACOSTA