ARRIMANDO LA BRASA | Inhumano y medieval

Laura Antillano

0

Resultan muy acertadas las palabras del presidente López Obrador al considerar: “ Inhumano y Medieval” el bloqueo a Cuba. Y desde el 23 de junio todos los medios de información dieron a conocer como la gran mayoría de los países reunidos en la ONU voto por la suspensión del bloqueo a este país.

Las circunstancias que insisten en mantener el aislamiento con la imposibilidad de desarrollarse en relaciones comerciales y humanas como corresponderían a cualquier país del planeta, han convertido esta circunstancia en una medida fuera de todo orden lógico, en términos del respeto elemental que deben tenerse las naciones unas a otras, dado que no se trata de una colonia, ni nada por el estilo, sino de una nación independiente, que lucha fehacientemente por la formación de sus habitantes y la vida cotidiana en términos de reconocimiento a la entereza de su propia circunstancia de territorio libre.

Cuando pensamos en Cuba, dos constantes cruzan en nuestra memoria en términos de lo vivido por la Historia, y la contemporaneidad de su seguimiento. Uno es la figura de José Martí, su excelsa presencia, su acción de vida y su pensamiento; de hecho José Martí y Simón Bolívar son dos personajes estelares, irrevocablemente, en la construcción misma de lo que somos como Continente Latinoamericano que tuvo que construir su independencia a fuerza de luchas incansables.

En el presente la imagen de solidaridad que la nación cubana presenta tiene un símbolo inequívoco en la presencia misma de las delegaciones de médicos cubanos, que viajan por el mundo apoyando a países de todo el planeta en el área de salubridad, con una honestidad en la esencia misma de su naturaleza generosa.

Con lo que vivimos hoy en día ante la presencia del Covid-19, la acción de los cubanos ha sido de primera línea en el mundo entero, con logros inmedibles, y recibiendo aplausos de todos los continentes.

Una isla del Caribe que tiene una población con un nivel educativo de primera línea, y se ve sometida a la imposibilidad de tener intercambios comerciales y de todo tipo con sectores del planeta ¿Por qué otra nación lo decide así?

La enorme labor desarrollada por una institución cultural como la Casa de las Américas, no se compara con ninguna otra en el Continente con relación a lo que significa dignificar y poner en contacto a los intelectuales del Continente Americano y el mundo.

Defender pues su derecho a existir como nación respetable conlleva la suspensión inmediata de las medidas que el fulano bloqueo se atribuye, más cuando la mayoría de las naciones en el mundo así lo señalan.

Laura Antillano